Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Opinión: acerca del acceso a los medicamentos y la ley de producción pública

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES, junio 13: En esta columna de opinión publicada en el diario Clarín, el diputado nacional por Proyecto Sur Jorge Cardelli analiza la necesidad de reglamentar la ley 26.688 que “permitiría potenciar la producción pública y ahorrar en la inversión estatal y privada en salud”. respuesta a una columna anterior del titular de la UCR.

#Psicofármacos
Farmacéuticos cordobeses dicen que por la crisis aumenta el uso de psicofármacos
ADJUNTO
CORDOBA, septiembre 9: En las farmacias de esa provincia cada vez más personas se acercan a buscar esos tratamientos, muchas veces sin recetas. En tiempos conflictivos, el piso de la venta sube un 10 por ciento, pero en crisis se puede disparar hasta el 40 por ciento, como en 2001. Los profesionales aseguran que el consumo sea por períodos cortos, y no de largo plazo como suele suceder.
#NuevosFármacos
Llega a España un nuevo tratamiento contra patologías autoinmunes graves
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 12: El medicamento de Pfizer Xeljanz logró la autorización de la Sanidad de ese país como alternativas para males como la colitis ulcerosa (CU) activa de moderada a grave y artritis psoriásica activa (APs).

El miércoles 6 de junio, se publicó en esta sección una columna titulada “Medicamentos: ¿cómo sustituir importaciones?” cuyo autor es Mario Barletta, titular del Comité Nacional de la UCR.

El texto comienza con una rotunda afirmación: “Salud para todos implica remedios para todos”. Aunque el acceso a los medicamentos es sólo un aspecto de los muchos que deben considerarse para garantizar el derecho universal a la salud, no pretendemos polemizar sobre ello con Barletta, sino aportar una mirada complementaria al tema.

Basta con concurrir a una farmacia para comprobar que los remedios están caros, muy caros . Aun para los que obtienen descuentos por tener obra social o adherir a alguna prepaga. Que lo digan, si no, los afiliados al PAMI. Pero, según el último Censo Nacional, casi cuatro de cada diez personas carecen de obra social o de prepagas . Por lo general, pertenecen a los sectores más pobres de la población y ante un problema de salud acuden a los hospitales públicos donde, con suerte, logran que los abastezcan de la medicación necesaria. Si así no ocurre, cualquier tratamiento se torna ilusorio dado que el precio de los fármacos los torna inaccesibles.

En este marco, resulta importantísima la producción pública de medicamentos que realizan los laboratorios de la Nación, las provincias, los municipios, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las fuerzas armadas y las universidades nacionales.

A modo de ejemplo, citaremos el caso del Laboratorio Central Tomás Perón, dependiente del Ministerio de Salud bonaerense. Durante 2011, allí se produjeron 70 millones de comprimidos entre antitérmicos y medicamentos para diabéticos, hipertensos y pacientes psiquiátricos que se distribuyeron en hospitales provinciales a un costo total de 600 mil pesos; es decir, ¡a menos de un centavo por unidad! En el territorio nacional, existen alrededor de cuarenta laboratorios dedicados a la investigación y producción pública de medicamentos, materias primas para la producción de fármacos, vacunas y productos médicos diversos. Su actividad ha sido declarada “de interés nacional” y sus productos entendidos “como bienes sociales” por la Ley Nº 26.688 sancionada sin oposición alguna por diputados y senadores hace casi un año.

Las disposiciones de esa norma permitirían no sólo potenciar la producción pública de medicamentos y condicionar sus precios de mercado , sino también generar intercambios interjurisdiccionales de lo fabricado con el consiguiente ahorro en la inversión estatal y privada en salud.

Lamentablemente, estas disposiciones no se aplican porque el Poder Ejecutivo aún no ha reglamentado la ley . Mientras tanto, los laboratorios privados siguen aumentando sus ganancias y la gente soportando duros golpes en sus bolsillos cada vez que intenta comprar un simple antibiótico.