Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/1/20
AvancesTecnológicos

#AvancesTecnológicos

Esperanza contra la diabetes: comienzan a probar un páncreas artificial

AvancesTecnológicos

BUENOS AIRES, enero 15: La farmacéutica Betalin Therapeutics anunció que testeará el uso de un “micro páncreas” en pacientes, y si los resultados son los esperados en cinco años podrá venderse en el mercado.

#AvancesTecnológicos
Grandes compañías tecnológicas hacen planes para el sector salud
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 7: Google, Microsoft y Amazon entre muchos otros preparan proyectos para meterse en un negocio que mueve cada año 3,5 billones de dólares.
#AvancesTecnológicos
Lanzan una app para tratar el asma y el EPOC en farmacias norteamericanas
ADJUNTO
NUEVA YORK, diciembre 4: My Pharmacy es una aplicación de la firma Propeller, que permite a los pacientes con estos males respiratorios acceder a los servicios en las grandes cadenas de ese país.

La compañía farmacéutica Betalin Therapeutics anunció esta semana que su revolucionario páncreas artificial comenzará a ser testado en pacientes para que pueda salir al mundo a la mayor brevedad, unos cinco años según sus primeros cálculos, informó el portal Fuente Latina. El “micro páncreas” pretende lograr que los pacientes que deben monitorizarse constantemente los niveles de azúcar en la sangre y e inyectarse insulina puedan dejar de hacerlo. El páncreas artificial es un dispositivo compuesto por tejido pulmonar porcino y células beta secretoras de insulina, o donadas o creadas en un laboratorio. El páncreas artificial reemplaza al natural que no funciona bien. Se implanta debajo de la piel (usualmente en la pierna) y él solo se adhiere al sistema vascular, en un proceso con anestesia local y que no dura más de una hora. Se calcula que el precio del implante sería de unos 50 mil dólares, aunque la empresa también asegura que puesto que las complicaciones de la diabetes y la insulina salen muy caras, los seguros médicos y gobiernos se sumarán a su pago.

Se calcula que unos 160 millones de personas en el planeta dependen de la insulina para sobrevivir. En la diabetes tipo 1 las células que producen esta hormona en el páncreas no funcionan bien y hasta ahora los tratamientos de implante de células beta de páncreas de donantes no han prosperado. La recaída es alta porque las células beta trasplantadas no están diseñadas para sobrevivir autónomamente en el cuerpo. El director general de Betalin, Nicolai Kunicher, explicó a la prensa el motivo: “Las células deben estar rodeadas de un tejido-soporte. Ese tejido imita el entorno natural de las células dentro del cuerpo”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que casi 500 millones de personas en todo el mundo sufren de diabetes tipo 1 o tipo 2, lo que resulta en el 8.8% de la población adulta. Teniendo en cuenta que la enfermedad también duplica el riesgo de muerte prematura, su solución es una cuestión acuciante. La parte más difícil del proyecto es la adquisición de suficientes células beta para llenar el dispositivo, porque son necesarios muchos cientos de miles y porque hasta ahora solo se consiguen de cadáveres, sin embargo, se ha dado un gran impulso a la tecnología médica para la creación de células beta en laboratorios.