Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/1/20
Regulaciones

#Regulaciones

En dos años, la ANMAT casi triplicó el retiro de productos alimenticios

Regulaciones

BUENOS AIRES, enero 7: Un informe de la agencia reguladora indica que en 2017 se realizaron 40 retiros del mercado, pero en 2019 esa cifra trepó a 110. Afirman que la mayor coordinación entre las provincias y Nación, a través del Sistema de Información para la Vigilancia Alimentaria (SIVA), explica el aumento de los retiros. En muchos casos los incidentes implican fuertes multas a los fabricantes, e incluso la clausuras.

#Regulaciones
Se amplía el retiro de lotes de fármacos que contienen valsartán chino
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 23: Canadá y España fueron algunos de los países que confirmaron que más tratamientos contra la hipertensión son retirados sospechados de contener la droga, contaminada por una sustancia cancerígena.
#Regulaciones
Gobierno sanjuanino analiza permitir la venta de misoprostol en farmacias
ADJUNTO
SAN JUAN, noviembre 7: Lo admitió el propio gobernador, que instruyó al Ministerio de Salud para que evalúe la situación La decisión se da luego que la ANMAT autorizara el medicamento del laboratorio Domínguez para su venta bajo receta archivada en mostradores.

Hace unos días, la noticia del retiro de varios lotes de una conocida gaseosa puso la labor de la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) en el escenario mediático. Es que muchos canales se hicieron eso de la noticia, ya que la conocida marca admitió que una partida de la variedad cola estaba vinculada a cuadros gastrointestinales. Todos los días, la agencia reguladora no sólo trabaja para garantizar la calidad de los medicamentos y productos médicos y farmacéuticos, sino que además junto a las provincias controla los alimentos que se venden en todos los comercios. La tarea se hace a través del Instituto Nacional de Alimentos (INAL), que depende al organismo. En los últimos dos años, esta entidad casi triplicó las disposiciones que retiran parcialmente productos, confirmó un informe difundido esta semana. Según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), cada año enferman en el mundo unas 600 millones de personas (por ingerir alimentos contaminados, de los cuales unos 420 mil terminan siendo casos fatales.

El informe de la ANMAT y el INAL muestra el aumento del retiro de alimentos, como el sucedido en los últimos días de diciembre del año pasado con la conocida gaseosa. Los datos vertidos indican que en 2017 este tipo de iniciativas fueros 40, crecieron a 85 en 2018 y llegaron a las 110 en 2019, casi el triple. “En 2015, incorporamos una plataforma digital en la que autoridades sanitarias provinciales y nacionales comenzamos a compartir información sobre monitoreos e incidentes alimentarios. Los resultados de ese cambio se empezaron a materializar en los últimos años”, explican desde del instituto respecto del aumento. En estos dos años hubo varios casos conocidos, como las conservas que dejaron a dos hermanas en grave estado por estar contaminadas con la bacteria que causa botulismo, o productos que decían ser aptos para celíacos que no lo eran, según los estudios posteriores. El fortalecimiento en el control de alimentos se debe a la creación del “Sistema de Información para la Vigilancia Alimentaria (SIVA), una red integrada con las autoridades sanitarias de las 24 jurisdicciones, que hoy permite contar con información actualizada para una rápida y efectiva toma de decisiones en caso de riesgos para la salud”, explican desde su Programa de Comunicación Institucional.

Según explicaron desde el INAL, esta red –conformada por las autoridades sanitarias de las 24 jurisdicciones nacionales –se ocupa de detectar los productos que no cumplen con el Código Alimentario Argentino e iniciar el trámite para su prohibición. Estas anomalías suelen detectarse en los monitoreos que realizan las áreas de bromatología de municipios o provincias a partir de denuncias surgidas tanto desde la guardia de un hospital como desde organizaciones de defensa al consumidor o algún vecino en particular. “Cuando recibimos una denuncia intentamos actuar inmediatamente y buscar precisiones: se le pregunta al que alerta de qué alimento se trata y dónde lo adquirió. En base a esa información un equipo de especialistas se acerca hasta el lugar en el que se elaboró o vendió el producto para revisar las condiciones higiénico-sanitarias, pero también para chequear que cuenten con las autorizaciones de habilitación y dialogar con los empleados sobre los procesos de elaboración”, detallan desde el INAL. Si en esas inspecciones se detecta una infracción grave al Código Alimentario Argentino se puede inhabilitar al sitio para la elaboración o comercialización de determinados alimentos o clausurar y decidir el retiro de un producto. Un alimento se retira cuando hay un incidente alimentario; es decir, cuando se registra un evento que tiene consecuencias potencialmente dañinas para la población. Si bien sacar un alimento de circulación es responsabilidad del fabricante, la ANMAT se ocupa de alertar a la población a través de publicaciones en el Boletín Oficial y supervisar que quien lo elaboró cumpla con el retiro a riesgo de sufrir la aplicación de fuertes multas por incumplir esa disposición.