Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 17/12/19
Vacunación

#Vacunación

Los argentinos confían en las vacunas, pero muchos registran problemas de acceso a las dosis

Vacunación

BUENOS AIRES, diciembre 17: Según una encuesta de la Fundación Bunge y Born, la mayoría cree en la eficacia e importancia de la vacunación, aunque en algunos segmentos los porcentajes bajaron. El gran Buenos Aires, la zona con más dificultades a la hora de vacunarse.

#Vacunación
Campaña antigripal: recuerdan que los menores que se vacunan por primera vez deben aplicarse dos dosis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, abril 13: La filial argentina de la farmacéutica Sanofi alertó que los niños menores de 9 años que accedan por primera vez a la vacuna deben aplicarse dos dosis para que la protección sea total. Las mismas deben estar separadas como mínimo por 28 días. Para los menores de dos años, la vacuna es gratuita dentro del calendario nacional de vacunación.
#Vacunación
Vacuna contra la meningitis: siguen las denuncias de faltante de dosis
ADJUNTO
SAN MIGUEL, mayo 27: En varias provincias se registran retrasos en la entrega de las vacunas, que son parte del calendario Oficial. En Tucumán, por ejemplo, recibieron sólo el 12 por ciento de lo necesario.

Los adolescentes son el grupo etaria de la Argentina con mayores niveles de desconfianza respecto a las vacunas, reveló una reciente encuesta realizada por la Fundación Bunge y Born, que analizó el impacto de algunos discursos que ponen en duda la eficacia y seguridad de la vacunación. Si bien alarma el crecimiento de las personas que ponen en duda la inmunización, los especialistas a cargo de la consulta aseguran que los problemas de acceso a las dosis son la principal causa por las cuales muchos argentinos no se vacunan. Los números marcan que en general los argentinos mantienen una confianza alta respecto a las vacunas. Así, el 95,8 por ciento de los entrevistados consideraron que las vacunas son seguras, el 95,47 por ciento que son importantes para los niños y el 93,69 por ciento que son efectivas. No obstante, afirman la entidad, los niveles de confianza más bajos se dieron entre los adolescentes y entre las personas con menor nivel educativo, se acuerdo al el Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas (ICAV) elaborado luego de realizar la consulta.

El dato más alarmante del trabajo de la Fundación Bunge y Born es que cerca de un 13 por ciento tuvo problemas a la hora de acceder a las vacunas. En este sentido, sólo un 86,3 por ciento de la población pudo vacunarse la última vez que lo intentó y el faltante de dosis se reveló como el principal motivo de estos intentos frustrados (79,7 por ciento de los casos), con mayor intensidad en el gran Buenos Aires (90 por ciento). Otros obstáculos fueron la distancia al centro de vacunación; la excesiva espera; la contraindicación errónea o que el vacunatorio estuviera cerrado. Los resultados indican que las dificultades para vacunarse también son mayores entre la población joven y con menor nivel educativo. "La población adolescente no sólo no tiene confianza sino tampoco acceso, siendo que una buena parte del calendario les toca a ellos y si no están vacunados pueden transmitir enfermedades a niños más pequeños aunque no la desarrollen", aseguró Eduardo López, el jefe del Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez y líder del proyecto "Observatorio de la Salud del Niño y el Adolescente" de la fundación. El objetivo del ICAV que se actualizará cada año, "es contribuir al diseño de los programas y estrategias de inmunización y orientar de manera eficiente los recursos humanos y financieros destinados a ella".

En cuanto a la confianza, los datos de la encuesta confirman que los grupos “anti vacunas” se mantiene estables en cuanto a cantidad de adherentes, y se estima que hoy representan el 2 por ciento de la población. "Aún con una menor confianza entre la población más joven, en Argentina las barreras de acceso es lo que explica el déficit de cobertura de vacunación", dijo López. Los mayores niveles de escepticismo respecto a la importancia, seguridad y efectividad de las vacunas se registran entre los adolescentes y las personas de bajo nivel educativo. Así, entre los jóvenes de entre 15 y 20 años sólo el 94,2 por ciento cree que las vacunas son buenas para los niños, el 92,1 por ciento que son seguras y el 90,2 por ciento que son efectivas; contra el 98 por ciento, 97 por ciento y 95,3 por ciento alcanzados entre los encuestados de 41 a 51 años, respectivamente. "De por sí, el adolescente es reacio a las acciones preventivas porque cree que no le va a pasar nada y, literalmente, a esa edad desaparece de la historia clínica: por eso no sirve decirle a la madre ‘hay que vacunar a su pibe’, sino que hay que lograr que el adolescente diga ‘esto es bueno para mí’”, analizó López. Otro tanto ocurrió con las personas con primaria incompleta: sólo el 87,1 por ciento considera que las vacunas son buenas para los niños y el 88,5 por ciento que son efectivas; contra el 97,6 por ciento, y 93,9 por ciento registrado entre las personas con estudios de posgrado, respectivamente.