#Opinión: Síndrome de Poland y Pectus Excavatum, entre la cirugía y la aceptación emocional
Edición y Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov

VER STAFF
Hace 1 año

Síndrome de Poland y Pectus Excavatum, entre la cirugía y la aceptación emocional

Adjunto #Opinión

Esta malformación genética se caracterizan por presentar una asimetría óseo-muscular torácica, es decir que los pechos no son parejos por la falta de desarrollo total o parcial del músculo pectoral. Sobre cómo ayudar a sobrellevarlo opinó para Marlen Bustillo, cirujana plástica especialista en estética y reparadora, quemados y Cirugía 3D de Tórax.

Hace 1 año
Se pone en marcha en el PAMI el plan para garantizar la entrega gratuita de medicamentos
ADJUNTO
#SeguridadSocial
Las flamantes autoridades de la obra social nacional anunciaron las primeras medidas que buscan cumplir con la cobertura de tratamientos para los afiliados, una de las promesas más fuertes del actual gobierno.
Hace 5 meses
Antivacunas: la mentira mortal que está causando miles de víctimas
ADJUNTO
#Antivacunas
José Manuel Valiñas, columnista de el Universal de México, hace este fuerte alegato a favor de las vacunas, y alerta que el rechazo ideológico “está causando ya cientos, quizá miles de muertes”.
D
urante las primeras etapas del embarazo, algunos bebés tienen problemas con la formación de los órganos y las partes del cuerpo. Estos problemas de salud se conocen como "malformaciones congénitas". Algunas veces se diagnostican mediante una ecografía realizada durante el transcurso de la gestación. Cuando eso no sucede, generalmente son una sorpresa para los padres. El Síndrome de Poland y Pectus Excávatum se caracterizan por presentar una asimetría óseo-muscular torácica, es decir que sus pechos no son parejos por la falta de desarrollo total o parcial del músculo pectoral. También por tener el tórax con forma de embudo. El grado más severo de Poland está marcado por la ausencia del desarrollo de la mano. Ambos diagnósticos afectan sobre todo a los varones.

Para tener una vida normal, es necesario que estos pacientes accedan a una cirugía ya sea reparadora y/o estética sobre todo entre adolescentes y adultos donde es más evidente el desarrollo de una sola glándula mamaria. En grados severos el compromiso funcional lleva a que los Hospitales o Entidades privadas de la salud cubran el tratamiento quirúrgico para reparar lo funcional sin extenderse a lo estético Pero ¿cuál es el límite de la imagen corporal perfecta: ¿cómo soy? ¿O cómo me ven? Depende de la relación que tenemos con el medio social. Esta percepción es personal y la simetría corporal y las proporciones adecuadas nos lleva al equilibrio.

Para Donald Woods Winnicott, un célebre pediatra, psiquiatra y psicoanalista inglés, el primer espejo es el rostro de la madre. Figurativamente hablando, el chico puede verse a través de sus padres y/o familiares siendo aceptado totalmente sin evaluación ni presión a que cambie. Sin embargo, el hecho de que el estado subsidie el Síndrome de Poland como una incapacidad, no debe ser un rótulo que limite a la persona a realizar actividades normales, cuando tranquilamente puede cumplirlas.

El apoyo psicológico durante la infancia y la adolescencia es vital para estos pacientes que, a pesar de corregida la asimetría torácica con implante a medida, no recuperan su deficiente autoestima. En consecuencia, creo que la inserción social debe iniciarse en el momento del diagnóstico, lo que se dificulta por la falta de conocimiento tanto a nivel médico como de pacientes, por ser una patología de baja incidencia (se da en 3 bebés por cada 15.000 nacidos vivos).

La Secretaría de Salud tiene la obligación de tratar y prevenir toda enfermedad ya sea física y/o mental, exigiendo sean declaradas las malformaciones congénitas por más que estas no comprometan la vida del paciente. Es la única forma de lograr una estadística real que sea útil para trabajar en el apoyo tanto al paciente como a su entorno. Estas personas, con un seguimiento del desarrollo, pueden evitar las consecuencias físicas que se presentan durante el crecimiento, como la escoliosis, el distrés respiratorio y otras afecciones. La clave está en el acceso oportuno a una rehabilitación kinesiológica, el control estricto del desarrollo corporal, y a un acompañamiento psicológico. Es acá donde la psicoterapia juega un papel fundamental, permitiendo que el chico acepte la asimetría corporal de la misma manera que se acepta el color de ojos o el tipo de piel entre otros rasgos físicos. Si en un futuro decide realizarse la intervención quirúrgica, esta será exitosa porque el paciente encontrará valores personales más allá de su aspecto físico.
Compartí esta noticia e invitá a tus seguidores a dejar su opinión.