Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 22/11/19
ResistenciaBacteriana

#ResistenciaBacteriana

Resistencia microbiana: múltiples actividades en el país para fomentar el uso racional de antibióticos

ResistenciaBacteriana

BUENOS AIRES, noviembre 22: En el marco de la denominada la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos las provincias realizan actividades para frenar este flagelo, que según la OMS será la principal causa de muerte en el año 2050.

#ResistenciaBacteriana
El SENASA recuerda la prohibición del uso de antibióticos en la producción animal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, mayo 13: La entidad nacional remarcó que este año las empresas no podrán usar estos medicamentos en los alimentos que se le dan al ganado. Además, limita el uso de los fármacos durante la cría. La medida es parte de los intentos por frenar el flagelo de la resistencia microbiana.
#ResistenciaBacteriana
Resistencia microbiana: especialistas advierten que en el país no hay control en la venta de antibióticos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 15: En el marco de las actividades por la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos, el titular de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) alertó por la falta de regulación en el consumo de estos medicamentos.

Cada año, en noviembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pone en marcha la llamada Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos, una propuesta que busca concientizar sobre abuso de estos medicamentos, que se volvió una amenaza para la salud pública del planeta. Según la entidad sanitaria internacional, la resistencia a los antibióticos hace que “se incrementen los costos médicos, que se prolonguen las internaciones hospitalarias y que aumente la mortalidad”. Por eso, en estos días, se vienen desarrollando actividades para alertar por los problemas que trae la aparición de las llamadas “súper bacterias”, que para el 2050 producirán más muertes que el cáncer, volviéndose la principal causa de muerte en el planeta. Las provincias argentinas tomaron el asunto como una política de Estado, y junto a las entidades nacionales apuntan a buscar mecanismos para frenar esta problemática.

La resistencia es un proceso natural, ya que los medicamentos van perdiendo con el tiempo su capacidad para exterminar agentes patógenos. Pero, en los últimos años, el uso inapropiado ha acelerado exponencialmente este proceso, que se relaciona con diversas causas: utilización de los antibióticos en infecciones que no lo requieren; uso excesivo; automedicación; incumplimiento de la posología; e inadecuada administración. Por esto, se vienen realizando en el país distintas medidas para frenar el uso inapropiado de estos medicamentos. En la provincia de Entre Ríos, por ejemplo, el Programa de Medicamentos Esenciales (ex Remediar), distribuye fármacos en 375 efectores del primer nivel de atención, tanto provinciales como municipales. En cuanto a los antibióticos, son 16 los tipos disponibles en los botiquines (aciclovir, amoxicilina, azitromicina, fluconazol, norfloxacina, penicilina, entre otros). En tanto, en 2018, el antibiótico más recetado en los establecimientos del primer nivel de la provincia, fue Amoxicilina 500 mg. sumando casi 60 mil recetas.

Desde el Ministerio de Salud de Entre Ríos, a través del Departamento Integral del Medicamento, se impulsan estrategias bajo normativas nacionales para la comercialización de fármacos. Luego de la reunión federal que se realizó en los últimos meses, convocada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) se decidió que cada región debe plantear sus propios planes para reducir la resistencia antimicrobiana. Mayor control en farmacias y seguimiento mediante registros son los ejes más importantes de las propuestas. Si bien, las normativas están vigentes hace años, se suman una serie de puntos a los que adhiere la provincia.

"Ha aumentado la mortalidad en el mundo notablemente porque nos estamos quedado sin antibióticos para tratar a los pacientes que están internados", destacó la infectóloga del hospital Heller de Neuquén, Carolina Pincheira, respecto de esta problemática. La especialista explicó que los gérmenes producen mecanismos para que los antibióticos no los afecten y, entonces, no se los pueden matar. Resaltó que es algo muy grave, ya que, para poder matarlos hay que producir medicamentos más fuertes, cosa que "no es fácil ni barato". Señaló que con la cantidad de fármacos disponibles si se utilizaran adecuadamente, "no habría necesidad de crear nuevos". Pincheira precisó que "la bacteria pneumoniae", que puede causar múltiples infecciones como infecciones urinarias y neumonía, entre otras, "es uno de los gérmenes que ha creado resistencia a casi todos los antibióticos disponibles".

De todas formas, sostuvo que en Argentina la situación no es tan grave como en otras partes del mundo. "El principal problema son los pacientes internados que van adquiriendo gérmenes resistentes de la comunidad", subrayó y explicó que "muchas veces se complican y no hay opciones para tratarlos". La infectóloga remarcó que se trata de una problemática poblacional y que no son casos aislados de pacientes. "Si yo me automedico creo bacterias resistentes y se los paso a otra persona", ejemplificó y enfatizó que por eso hay que trabajar en la concientización para que "las personas entiendan que globalmente no deben automedicarse porque los gérmenes van quedando en el ambiente".

Se estima que cada 11 segundos una persona en Estados Unidos contrae una infección resistente a los antibióticos. Y una de cada 15 minutos, alguien muere. La resistencia a los antibióticos es un problema de salud mundial que pese a los esfuerzos no se detiene, pese a los esfuerzos que se hacen. El uso racional de este medicamento es una de las claves para detener este flagelo, además de las medidas higiénicas necesarias para frenar los contagios. Los gérmenes o bacterias resistentes a los medicamentos enferman a unos 3 millones de personas cada año en los Estados Unidos y matan a unas 35 mil, señaló el informe reciente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Hace seis años, los CDC habían estimado alrededor de 2 millones de infecciones resistentes a los antibióticos y 23 mil muertes. El nuevo informe utilizó datos no disponibles anteriormente, incluidas bases de datos electrónicas de salud de más de 700 hospitales, y al aplicar los nuevos datos retrospectivamente, los CDC calcularon que la estimación de 2013 omitió aproximadamente la mitad de los casos y muertes. El trabajo analizó 18 patógenos que afectan la salud humana, clasificando la amenaza de cada uno como "urgente", "grave" o "preocupante".