Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/11/19
Opinión

#Opinión

Fundación Huésped: las 10 medidas para terminar con el VIH en la Argentina

Opinión

BUENOS AIRES, noviembre 14: El director ejecutivo de la Fundación Huésped Pedro Cahn escribe esta columna de opinión en en el diario Perfil donde recuerda que en el país se estima que 129 mil personas viven con VIH y 2 de cada 10 no lo saben.

#Opinión
¿Podemos repensar un sistema de salud equitativo, solidario y sustentable?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 9: La pregunta se la hace el farmacéutico y bioquímico Ricardo Lilloy, presidente de la Cámara de Entidades de Medicina Privada de la República Argentina (CEMPRA), y la intenta contestar en esta columna de opinión publicada por el portal Infobae.
#Opinión
Alerta bronquiolitis: la prevención es la clave contra esta enfermedad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, mayo 22: En esta columna de opinión publicada por el la agencia de noticias Télam, las especialistas Verónica Aimar y Berecoechea Celeste recomiendan potenciar los cuidados en los bebés contra la enfermedad aguda de causa viral que se presenta con frecuencia en el lactante menor de 1 año.

El 1 de diciembre es el Día Mundial del Sida. Diez días más tarde asumirá sus funciones el nuevo gobierno, quien tiene en su manos la posibilidad de terminar con el VIH en Argentina, una meta posible y realizable. Nuestro país ya cuenta con herramientas para la prevención, el testeo, el tratamiento y la retención. El desafío es que estas herramientas alcancen a todos. Por eso, desde la Fundación Huésped lanzamos la campaña #PoneteLaCinta, que busca acercarle al nuevo Presidente miles de firmas de ciudadanas y ciudadanos comprometidos con la respuesta al VIH.

En Argentina, se estima que 129 mil personas viven con VIH y 2 de cada 10 no lo saben. Entre quienes sí conocen su diagnóstico, el 83,5 por ciento están en tratamiento. Y, de ellos, el 67,8 por ciento tiene su carga viral indetectable. Mucho hemos avanzado, pero todavía queda por hacer. Si logramos que el 90 por ciento de las personas con VIH conozca su diagnóstico, acceda al tratamiento y mantenga su carga viral indetectable, será posible controlar la epidemia de VIH/sida en 10 años.

El punto de partida es garantizar el presupuesto necesario y mejorar la planificación y ejecución de las compras de antivirales, vacunas y reactivos para todas las personas con VIH. Algo que, desde los años 90, está garantizado por la Ley Nacional de Sida. En los últimos años se ha repetido el faltante ocasional de medicamentos para el VIH, así como también de vacunas y de reactivos para la carga viral. En nuestro país la epidemia de VIH es estable, lo que permite anticipar la compra de tratamientos con tiempo suficiente para evitar faltantes.

Del mismo modo, la provisión de vacunas y de reactivos también puede y debe ser anticipada. Estas insuficiencias no hacen más que entorpecer la adherencia a los tratamientos y dificultar el acceso al derecho a la salud de la población. Para eso es necesario desarrollar, con las 24 jurisdiccIones, los sub-sectores del sistema de salud y los laboratorios productores, una estrategia consensuada, sólida y sustentable para reducir costos, disminuir la fragmentación del sistema de salud y favorecer un acceso homogéneo y equitativo a los medicamentos y otros insumos

Esto no será posible sin el liderazgo de un Ministerio de Salud que asuma el rol rector de la política sanitaria. Tampoco será posible avanzar en el control de la epidemia sin políticas públicas basadas en la evidencia, por lo que aquí también es fundamental el financiamiento y la promoción de la ciencia. Resulta urgente promover el acceso al testeo de VIH: descentralizar, promover estrategias innovadoras como el auto-testeo y derribar las barreras tanto administrativas como aquellas que profundizan el estigma y la discriminación, de manera de disminuir la cantidad de diagnósticos tardíos.

Para eso es necesario llevar adelante campañas de comunicación masivas para informar, prevenir y contribuir a eliminar el estigma y la discriminación del VIH, hepatitis virales y otras ITS. Pero las política públicas no pueden ser llevadas a cabo ni será posible avanzar en la respuesta integral a la epidemia, sin fortalecer a los equipos de salud como actores clave en el abordaje del VIH, otras infecciones de transmisión sexual y hepatitis virales, ni sin trabajar junto a organizaciones de personas con VIH y otras organizaciones de la sociedad civil incorporando la estrategia de navegadores pares.

También será necesario poner en marcha estrategias de prevención combinada que incluyan la Profilaxis Pre-Exposición (PrEP) para las poblaciones en mayor riesgo de infección, además de estimular el uso de preservativo y la Educación Sexual Integral. Se ha demostrado que una persona con VIH que tiene su carga viral indetectable por más de seis meses y continúa con su tratamiento no transmite el VIH por vía sexual. Por eso, es necesario desarrollar estrategias de difusión entre los equipos de salud y la población general acerca de que una persona con VIH que tiene su carga viral indetectable por más de seis meses y es adherente al tratamiento no transmite el virus por vía sexual, para contribuir a la disminución del estigma.

El nuevo gobierno tiene en sus manos la posibilidad de controlar la epidemia del VIH, que representa una oportunidad de gran trascendencia con la que sentar las bases de un mundo más justo y equitativo para las generaciones futuras, que demostrará lo que se puede conseguir a través de la solidaridad, las medidas empíricas y la colaboración multisectorial. Terminar con el VIH es un compromiso con las 1500 personas que mueren por año a causa del sida en Argentina.

De lo que se trata, una vez más, es de que cada persona pueda acceder a aquello que es inherente a cada uno de nosotros: nuestros derechos. En este caso, asegurar la implementación de las políticas y los fondos necesarios para garantizar los derechos sexuales y reproductivos, en especial de aquellas poblaciones más vulnerables (como la población trans, los hombres que tienen sexo con hombres y las juventudes). El nuevo gobierno está frente a una oportunidad histórica. Confiamos en que no va a desaprovecharla