Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 4/11/19
AccesoalosMedicamentos

#AccesoalosMedicamentos

Ya son más de 100 centros de todo el país los que entregan analgésicos del plan de cuidados paliativos

AccesoalosMedicamentos

BUENOS AIRES, noviembre 4: Son medicamentos como la morfina y la metadona, que se entregan de manera gratuita a partir de un programa del Instituto Nacional del Cáncer (INC).

#AccesoalosMedicamentos
Ediles salteños piden retrotraer precios de medicamentos a agosto de este año
ADJUNTO
SALTA, octubre 28: La iniciativa fue aprobada en la última sesión del Concejo Deliberante de la capital. El proyecto le pide a los legisladores nacionales que reclamen ante Nación la posibilidad de bajar los precios a los valores previos a la devaluación posterior a las PASO. Los concejales dicen que la corrida del dólar impacto en el valor de los tratamientos, lo que genera un problema de salud pública en todo el país.
#AccesoalosMedicamentos
Hasta octubre de este año, las farmacias dejaron de dispensar 33 millones de medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, diciembre 11: Un informe de la COFA determinó que en los primeros 10 meses del año la venta de tratamiento se desplomó un 5,57 por ciento, lo que representa 33.441.680 unidades menos.

Con el apoyo de laboratorios estatales de varias provincias, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) lleva adelante un plan para entregar analgésicos a personas con tumores de distinta gravedad. El denominado Programa de Provisión de Analgésicos Opioides (PRAO) ya atiende las necesidades de esos tratamientos de más de 100 centros de salud, donde se entregan analgésicos opioides a sus pacientes, esenciales para los cuidados paliativos y de alivio del dolor. Previo a este plan, el acceso a medicamentos esenciales como la morfina y la metadona era aleatorio y parcial. Se estima que en la Argentina menos del 5 por ciento de las 600 mil personas que requieren cuidados paliativos acceden a dichos tratamientos. La morfina es esencial para los cuidados paliativos.

Este programa llegó a 21 provincias del país, de las cuales 19 ya están dispensando los fármacos. Más de 1600 pacientes atendidos accedieron a esos analgésicos. Estos datos se dieron a conocer en el décimo Congreso Argentino de Cuidados Paliativos, celebrado en Salta. "El objetivo del programa de Provisión de Analgésicos Opioides es que cualquier paciente con necesidades paliativas en cualquier lugar del país pueda acceder a esos medicamentos esenciales”, dijo el doctor Nicolás Dawidowicz, director del Programa Nacional de Cuidados Paliativos.

Los opioides como la morfina y la metadona son considerados esenciales para el tratamiento del dolor. "La morfina constituye uno de los estándares de calidad de la atención médica en cuidados paliativos: bien prescripto es el analgésico más noble, además de ser el más antiguo, del cual conocemos todas las posibilidades de efectos adversos. La morfina brinda alivio a los dolores más intensos y es mucho más económica que prácticamente todos los demás analgésicos”, subrayó el doctor Silvio Pederiva, director médico del hospice privado CCP Baires, que también participó del Congreso. “El aporte del INC al producir y hacer llegar a centros de todo el país estos medicamentos es muy valioso”, destacó el especialista.

El Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de las Naciones Unidas se expidió en 2013 al respecto del valor de estos medicamentos: “Los gobiernos deben garantizar que los medicamentos esenciales, entre otros, los analgésicos opioides, estén incluidos en sus obligaciones básicas mínimas asumidas en relación con el derecho a la salud”. Sin embargo, se estima que en la Argentina menos del 5 por ciento de las 600 mil personas requieren cuidados paliativos acceden a dichos tratamientos.

“Previo a la instalación del programa de Provisión de Analgésicos Opioides, existía una distribución parcial y aleatoria respecto a cuáles jurisdicciones entregaban esa medicación y cuáles no. La idea del programa es instalar como una estrategia nacional la provisión en todo el territorio nacional de los analgésicos opioides, en este caso morfina y metadona”, explicó Dawidowicz. El programa comenzó en 2014 con la producción de estos comprimidos de morfina y metadona en LIF, un laboratorio público de medicamentos de la provincia de Santa Fe. El desarrollo del mismo llevó 2 años, debido a que los medicamentos debían pasar por aprobaciones de la ANMAT. Luego, sucedió la primera compra a escala nacional, en 2018. Allí comenzó un complejo proceso que incluyó la firma de convenios con los ministerios de salud de las distintas jurisdicciones, para que designen referentes clínicos y de gestión, paso crucial para establecer la logística de distribución de los medicamentos.

Dawidowicz aclaró: "Si bien el programa nacional de cuidados paliativos está alojado en el Instituto Nacional del Cáncer, entendemos que los cuidados paliativos no son solo para enfermedades oncológicas, por lo cual intentamos alcanzar a todos los pacientes con necesidades paliativas, independientemente del diagnóstico”. Se estima que por cada paciente con cáncer que requiere cuidados paliativos hay otros 7 con enfermedades no oncológicas que también los requieren (afecciones cardiovasculares, respiratorias crónicas, VIH/sida y diabetes, entre otras).

Por su parte Silvio Pederiva advirtió sobre ciertos obstáculos que aún hoy dificultan el acceso de los pacientes a los analgésicos opioides: “Hoy existe un déficit de prescriptores de opioides en la Argentina. Y como muchas cosas que suceden en el país, esto tiene que ver con cuestiones administrativas. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, los recetarios requieren un trámite especial de inscripción que además tiene costo; luego, los recetarios traen 20 recetas también con un costo y también requieren un trámite especial”. Otra de las dificultades es que estos analgésicos sólo se pueden prescribir para 10 días de tratamiento, y luego hay que volver a repetir la prescripción. “La realidad hoy es que los pacientes en el interior de las provincias viajan lo que tengan que viajar, hasta 500 kilómetros, para llegar al hospital donde tienen la medicación para recibirla", explicó Dawidowicz. "Pero como la ley indica que estos medicamentos pueden ser entregados para 10 días de tratamiento, es habitual que tengan que repetir el viaje muchas veces durante el mes”, finalizó.