Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 29/10/19
ACV

#ACV

Día Mundial del AVC: el mal que ataca en el país cada 9 minutos

ADJUNTO
ACV

BUENOS AIRES, octubre 29: Según las estadísticas, se producen casi seis ataques cerebro vascular por hora. Para los especialistas, el mal es “más devastador que un ataque cardíaco”, y piden tener en cuenta los factores de riesgo. La posibilidad de tener imágenes claras rápidas después del evento, clave para la atención del pacientes. Un nuevo estudio da nuevos indicios respecto de la mortalidad de los ataques en la Argentina.

#ACV
“En nuestro país se estima que se produce un ACV cada 4 minutos”
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 30: Máximo Zimerman, jefe de la Clínica de ACV y de la Clínica de Neurorehabilitación del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), y Jesica Ferrari, hablaron del accidente celebro vascular, en el marco del Día Mundial de este mal.
#ACV
Un nuevo dispositivo para prevenir el ACV isquemico, disponible en Argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 19: Su nombre es ¨Watchman¨ y funciona en pacientes con fibrilación auricular. Ayuda a disminuir el uso de anticuagulantes y ya se emplea en Canadá y Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 15 millones de personas sufren un ataque cerebro vascular (ACV) cada año en todo el planeta. De este grupo, 5 millones mueren y otros 5 millones sufren una discapacidad de por vida. En la Argentina, se produce uno de esos eventos cada nueve minutos, según datos arrojados por los últimos informes. Existen dos tipos de ACV: el isquémico, que se produce cuando un coágulo bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro, y el hemorrágico, causado por la ruptura de un vaso sanguíneo cerebral. Los especialistas afirman que este tipo de males son prevenibles, si se mejoran algunos hábitos de vida y se controlan los factores de riesgo.

Si bien la Argentina tiene pocos estudios epidemiológicos sobre ACV, fundamentalmente los dos más importantes publicados hasta el momento son el Prevista, en el cual se habla de una incidencia de accidente cerebrovascular por cada 100 mil habitantes de 76,5 en forma global. A su vez hay otro estudio, algo más antiguo, de prevalencia hecho por Mario Melcon que habla de una prevalencia de 478 por 100 mil cuando se ajusta a la población del Censo nacional. “El ACV es más devastador que un ataque cardíaco, en especial por la incapacidad que provoca: generalmente parálisis de medio cuerpo y muchas veces pérdida del habla. Por eso debemos recordar que es una enfermedad prevenible, tratable y recuperable, como muchas otras patologías”. El médico cardiólogo Jorge Tartaglione , presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA). Los principales factores de riesgo son la hipertensión arterial (presente en casi el 80 por ciento de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina), diabetes (el 22 por ciento de los pacientes que sufren un ataque cerebral son diabéticos), tabaquismo (aumenta el riesgo entre un 50 y un 70 por ciento, siendo mayor el impacto en las mujeres), el colesterol alto y el alcoholismo.

En ese sentido, entre las principales medidas de prevención, la FCA recomienda realizar estrictos controles de la presión arterial, la diabetes y las enfermedades del corazón, abandonar el cigarrillo y hacer dieta y ejercicio físico bajo supervisión médica. Sin dudas, la detección a tiempo y una pronta atención médica resultan clave para evitar secuelas. Existen tres signos principales del ACV que a simple vista se perciben en el cuerpo y pueden resumirse en la sigla HaBraSo: es indispensable prestar especial atención al HAbla, los BRAzos y la SOnrisa. Si la persona se expresa con dificultad o le cuesta articular su discurso, levanta ambos brazos hacia adelante y uno de ellos cae, o bien, si sonríe de forma asimétrica, se debe llamar inmediatamente a una ambulancia porque, cada minuto cuenta.

El cerebro es imagen

Durante mucho tiempo hubo un paradigma asociado a que “el tiempo es cerebro”. Hoy ese paradigma ha cambiado, posicionándose como actual “el cerebro es imagen”. Con la introducción de tecnología de precisión y dispositivos de avanzada, como el resonador Magnetom Aera de Siemens Healthineers, en Argentina Pedro Lylyk, Director General y Médico neurocirujano de Clínica la Sagrada Familia, ha logrado dilucidar el momento - o la penumbra terapéutica - en el que se encuentra el paciente durante el estado de irrigación cerebral. Esto es posible gracias a que se obtienen imágenes fisiológicas que permiten detectar la hora exacta en la que se produjo el ataque, extendiendo la ventana terapéutica de 6 a 24 horas, y de esta manera brindar un tratamiento específico y más efectivo. “Nuestro resonador está diseñado para obtener imágenes muy precisas y cuenta con tecnología que permite en un tiempo muy corto detectar un ACV, permitiendo a los profesionales de la salud seleccionar prontamente el mejor tratamiento para cada paciente”, comentó Marcelo Luraschi de Siemens Healthineers. Hace diez años, el paciente que estaba teniendo un ataque cerebrovascular era llevado al “shock room” para ser evaluado, y posteriormente al tomógrafo para luego ser trasladado a la sala de angiografía.

Nuevo estudio

En el marco del Día Mundial del ACV, el Centro Integral de Neurología Vascular de Fleni presenta los resultados preliminares sobre incidencia y mortalidad del Estudio Epidemiológico Poblacional sobre Accidentes Cerebrovasculares (EstEPA). Este estudio, único en su tipo en Latinoamérica, evalúa durante 6 años la prevalencia, incidencia, carga de enfermedad y mortalidad del ACV en nuestro país. EstEPA tiene como fin ampliar el conocimiento sobre este tipo de enfermedades y mejorar procesos de prevención y políticas de salud al respecto. “Los datos de prevalencia muestran que el 2 por ciento de los mayores de 40 años en General Villegas son sobrevivientes de un ACV” sostiene Sebastián F. Ameriso, jefe del Centro Integral de Neurología Vascular de Fleni. El especialista indicó también que dada la similitud de la población de General Villegas con la población argentina en general (datos Censo 2010) se podría inferir que alrededor de 340.000 personas que viven en Argentina han tenido un ACV. Además, otros resultados confirman la hipertensión como el principal factor de riesgo vascular y la alta frecuencia de las apneas del sueño en pacientes con ACV.

Actualmente, el equipo de investigación de EstEPA está trabajando en las etapas conocidas como incidencia (en donde se detectan todos los casos nuevos de ACV) y mortalidad (en donde se calcula el porcentaje de las muertes que representa el ACV sobre el total de las causas de fallecimientos). La duración estimada de la etapa de incidencia es de 5 años y ya finalizaron los primeros dos años de recolección de datos. “De acuerdo a esta información, se puede estimar que en Argentina se registran entre 50 mil y 60 mil casos de ACV nuevos por año. La cantidad de casos es levemente mayor en hombres, y aumenta a medida que envejece la población” detalla Matías Alet, miembro del staff del Centro Integral de Neurología Vascular. Con respecto a la mortalidad, los datos de seguimiento del segundo año muestran que el ACV en General Villegas es la tercera causa de mortalidad, siendo la primera el cáncer y la segunda la enfermedad cardiovascular. Esto coincide con información reciente reportada por la OMS.

Por otra parte, Fleni anuncia los resultados de la segunda encuesta del programa Sifhon (SItuación de la enfermedad cerebrovascular Fundamentada en encuestas de HOgares Nacionales) que evalúa el conocimiento sobre riesgo vascular y la salud de la población en Argentina. En 2015 se presentó Sifhon 1 y ahora la institución presenta los resultados de Sifhon 2, que fue una encuesta digital diseñada para evaluar el grado de conocimiento de la población sobre enfermedad cerebrovascular, prevalencia de factores de riesgo y hábitos saludables. La misma fue una encuesta online de 3.840 casos de CABA y provincia de Buenos Aires. La mitad de los encuestados tuvieron entre 41 y 65 años, predominantemente mujeres (72 por ciento).