Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/10/19

#ProducciónPública

Advierten “estado de abandono” en la planta productora de medicamentos bonaerense

ProducciónPública

LA PLATA, octubre 24: Ex funcionarios del El Instituto Biológico “Dr. Tomás Perón” se hicieron eco de un documento y confirmaron los problemas en la producción de fármacos y vacunas, producto del recorte presupuestario.

#Producciónpública
Piden al gobierno que explique el “vaciamiento” de la agencia de laboratorios públicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 16: Un grupo de diputados elevó un pedido de informes al Ministerio de Salud para que informe la situación de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP), hoy sin autoridades y con su presupuesto congelado. “Nos preocupa el vaciamiento”, afirmó la titular de la comisión de Salud de Diputados, Carolina Gaillard.
#Producciónpública
Laboratorio puntano entregó lote de medicamento pediátrico para sistema público de salud
ADJUNTO
SAN LUIS, enero 28: La planta productora estatal le entregó al Ministerio de salud provincial 80 mil frascos de amoxicilina 500 en suspensión pediátrica, que está en faltante en algunos laboratorios privados. Los mismos serán distribuidos en los más de 190 centros asistenciales de toda la provincia. La partida permitirá un ahorro de 12 millones de pesos.
A

principios de septiembre de este año, MIRADA PROFESIONAL publicó una columna de opinión basada en un trabajo de Daniel Godoy, director del Instituto de Estudios en Salud del gremio ATE, donde se analizaba el rol en el sistema sanitario del Instituto Biológico “Dr. Tomás Perón”, la planta productora de medicamentos bonaerense. Además, se denunciaba el ajuste impuesto por la actual gestión, y los problemas para mantener el suministro de tratamientos esenciales. A partir de ese trabajo, expertos en producción pública y ex miembros del instituto levantaron la voz en contra de la realidad que se vive en el lugar, que entre otras cosas produce fármacos y vacunas que luego se distribuyen en el sistema provincial. “Estado de abandono”, fue la mirada ofrecida por varios de estos especialistas, que remarcan que actualmente la planta fabrica 40 millones de unidades cuando podría elevar ese número a 200 millones, si se sale de la situación de recorte, el cual “debilitó en extremo su capacidad productiva”.

En su trabajo, Godoy alerta que en la actualidad el laboratorio bonaerense discontinuó “los convenios de producción pública de medicamentos con los municipios, abandonando líneas de producción específicas como por ejemplo de salbutamol e ibuprofeno de uso pediátrico, y dejando de comprar insumos básicos”. Además, sostiene que “se desarrolló un intencionado y persistente proceso de abandono integral del Instituto y sus capacidades; se redujo considerablemente la inversión edilicia y tecnológica; se abandonaron los mantenimientos preventivos –ascensores, sistemas de aire, agua de calidad farmacéutica, áreas calificadas y generadores eléctricos necesarios para mantener las cadenas de frío–; no se previó el deterioro de las cañerías de gas que dejaron sin servicio a todo el sector productivo”, entre otras cuestiones. Un grupo de expertos y ex miembros de la planta coincidieron con esta mirada, convocados por el diario Página/12. “El Biológico es un laboratorio clave que está en situación de abandono y desfinanciamiento. Clave tanto por la capacidad de producir medicamentos esenciales para sostener el funcionamiento de programas sanitarios de la provincia como por el rol innovador y de líneas en las cuales históricamente se destacó. La reducción de su capacidad resolutiva es una pérdida para la soberanía y del modelo de desarrollo de la provincia y del país”, señaló Nicolás Kreplak, ex viceministro de Salud de la Nación y titular de la Fundación Soberanía Sanitaria.

Por su parte, Patricia Rivadulla –quien colaboró con Godoy en el trabajo que inició la protesta, -recordó al mismo diario que “cuando llegué en 2009 junto a Tirso Vázquez nos sentamos en tarros de vaselina vacíos, porque ni sillas había. Ahí dijimos ‘bueno, esto tiene que producir’, y produjo un volumen constante. Ver ahora que no lo mantienen y no se puede sostener me enloquece”. De acuerdo a la especialista Rivadulla, el potencial del instituto se recorta en el horizonte a través de procesos de asociatividad con otros laboratorios públicos. “El nivel máximo de producción fue entre 2014 y 2015, cuando en combinación con otro laboratorio de producción pública como el LIF de Santa Fe, produjimos glimenclamida –un antidiabético de uso oral– para que ellos se lo vendieran al programa REMEDIAR“, explicó Rivadulla.

Según Diego Torino, quien entre 2012 y 2015 se desempeñó como director de Patologías Prevalentes de la cartera sanitaria provincial, el “Biológico” producía la metformina destinada al Programa de Diabetes de Buenos Aires (PRODIABA), desde el cual “teníamos el seguimiento nominalizado de 110 mil ciudadanos y a les garantizábamos la provisión”. “Llegábamos al tratamiento oportuno, desaparecieron los reclamos por este insumo, se ahorró significativamente ya que la producción se calculaba en un 10 por ciento del costo de la compra y se generó trabajo para los compañeros de sectores que estaban inactivos”, redondeó Torino.

A fines de julio, y en un golpe de efecto promocional que le trajo numerosas críticas, Vidal introdujo la problemática del cáncer en la campaña electoral al anunciar que el laboratorio comenzaría a producir medicamentos para atenuar el dolor causado por esa enfermedad. Sin embargo, para los autores del documento, “el marketing político que se hizo con la producción de tramadol es ficticio pues en realidad no garantiza la provisión de este medicamento a los hospitales, ya que solo se compró materia prima para el desarrollo y un lote piloto, con lo cual los hospitales no podrán tener este medicamento hasta la ejecución del presupuesto 2020”.