#AbusoDeMedicamentos: Un estudio revela que el 40% de los adultos mayores del país consume psicofármacos
Edición y Dirección General: Farm. Néstor Adrián Caprov VER STAFF
Hace 1 año

Un estudio revela que el 40% de los adultos mayores del país consume psicofármacos

Adjunto #AbusoDeMedicamentos

Un estudio realizado por el PAMI determinó que el 30 por ciento de los afiliados toma algún tipo de estos medicamentos, pero la cifra llegaría al 40 por ciento según sus autores. Afirman que este porcentaje es el más alto del planeta, superando a Europa y Estados Unidos.

Hace 1 año
Farmacias bonaerenses sostienen que se mantiene la deuda del IOMA: “¿quién decidió que no se pague?”
ADJUNTO
#FarmaciaenCrisis
Desde el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires reiteraron que se mantiene la falta de pago con el sector, pese a que hace dos semanas la entidad rechazó los dichos. El pedido corresponde a unos 400 millones de pesos de recetas de mayo.
Hace 1 año
En 2019, crecieron un 40% las fusiones y compras en la industria farmacéutica
ADJUNTO
#IndustriaFarmacéutica
Según los datos, las operaciones alcanzaron los 420 mil millones de euros. El sector biofarmacéutico encabezó la tendencia. La compra de Allergan, fabricante del Botox, por parte de Abbvie,la más impactante del año.
E
l alto consumo de psicofármacos en el país es algo que preocupa, en especial en tiempos de crisis económica, donde los cuadros de ansiedad se multiplican. Esta tendencia se da en personas de toda edad, pero tiene una mayor incidencia en los adultos mayores. Así lo afirma un reciente estudio del PAMI, que detectó que al menos el 30 por ciento de los afiliados consume algún tipo de estos medicamentos. Pero el número podría llegar al 40 por ciento, según el análisis final, lo que sitúa al país por encima de los niveles mundiales, incluyendo países desarrollados como Estados Unidos y los países de Europa. . Más del 50 por ciento de las prescripciones son de Aprasolan y Clonazepam”, precisó uno de los autores del trabajo, que analizó el impacto que tiene este aumento en el consumo de los tratamientos.
El trabajo realizado por la obra social nacional analizó el consumo de psicofármacos recetados en la población adulta mayor. El resultado central señala que “la prescripción de estos medicamentos en tratamientos ambulatorios alcanza al 30 por ciento de los pacientes (1.298.425 personas)”. De ese total, “el 67 por ciento de los psicofármacos utilizados resultaron ser benzodiazepinas: una familia de fármacos ansiolíticos e hipnóticos”. Pero los números pueden ser más altos: si se incluyen las recetas manuales, se calcula que 4 de cada 10 jubilados toman estos medicamentos por lo menos una vez al año. Los resultados "deben generar una señal de alerta", manifiestan los autores. “Del total, las dos terceras partes (908.227) la recibieron en tres o más ocasiones. La práctica mostró ser más habitual en pacientes mujeres (75 versus 25 de hombres) y en los mayores de 75 años”, sostiene el estudio.
“La información dice que fundamentalmente el 30 por ciento de los afiliados del Pami en 2016 consumieron un psicofármaco y de todo ese total, el 66 por ciento resultaron ser benzodiazepinas, es decir, son ansiolíticos e hipnótocos. Más del 50 por ciento de las prescripciones son de Aprasolan y Clonazepam”, precisó Julián Bustin, autor principal del estudio, asesor de la secretaría general técnico médica del PAMI y jefe de la Clínica de Memoria y Gerontopsiquiatría del INECO. “Antes no teníamos datos objetivos en Argentina y a partir de la receta electrónica podemos saber los lugares donde se prescriben y qué tipo son", dijo. Otra de las cuestiones que deslizó el profesional tiene que ver con que son más las mujeres que toman este tipo de medicación. “En general el consumo es mayor, hablamos de un 75 por ciento en mujeres y un 25 por ciento en varones. Esta diferencia de sexo se da en todas partes del mundo, las mujeres sufren más patologías como la depresión y el trastorno de la ansiedad”, explicó.
Una de las dificultades es la naturalización y banalización del consumo. "Muchos pacientes están tan acostumbrados a que formen parte de su vida que no los cuentan como medicamentos", sostiene la médica clínica María Noble, directora del curso de atención primaria de la Sociedad Argentina de Medicina Interna, integrante de la iniciativa Inter-Especialidades y también asesora del PAMI. "Es similar a lo que ocurre con las aspirinas". En cuanto a los niveles, estos porcentajes son superiores a los que se dan en otros países, como Estados Unidos, donde las prescripciones de estos fármacos crecieron un 67 por ciento entre 1996 y 2013, algunos expertos ya anticipan una epidemia de adicción a estos fármacos más seria y aterrorizante que la crisis de opioides. Y también culpan a las compañías farmacéuticas por sus campañas engañosas de marketing.
Para Gerardo Fridman, un doctor en Farmacia de la UBA que constató que el alza del consumo de psicofármacos en el nordeste argentino triplicó el ritmo de crecimiento poblacional entre 2004 y 2013, el mal uso de las benzodiazepinas se debe en gran parte a su indicación por médicos que no son especialistas. "Yo nunca vi la receta de un psiquiatra con un antihipertensivo, un hipoglucemiante, un antiartrósico, un anticonceptivo o un antiprostático. Pero sí veo traumatólogos, cardiólogos, endocrinólogos, ginecólogos y hasta oftalmólogos que prescriben clonazepam o alprazolam como si nada", afirma desde la farmacia donde trabaja en la ciudad de Corrientes.
"Compartí esta noticia e invitá a tus amigos a dejar su opinión".