Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 18/10/19
Opinión

#Opinión

Día Mundial de la Menopausia: alternativas para atravesar esta etapa de la vida

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, octubre 18: María Lourdes Crespo, especialista en ginecología y obstetricia, recuerda que este periodo especial en la vida de las mujeres, que se presenta entre los 45 a 50 años, se sufren muchos cambios, los cuales deben conocerse para paliarlos.

#Tuberculosis
Alertan en Santa Fe por el aumento sostenido de casos de tuberculosis
ADJUNTO
SANTA FE, noviembre 15: Las autoridades sanitarias admiten que en los últimos años se vienen incrementando los contagios de esta enfermedad respiratoria, vinculada a las dificultades socio-ambientales y la pobreza.
#Sarampión
Alerta sarampión: piden informes sobre el avance de la enfermedad y la disponibilidad de vacunas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 14: Un proyecto en la legislatura porteña reclama que se den detalles de las personas afectadas, y la distribución de los contagios según las comunas. Además, quieren saber si hay dosis suficientes para la vacunación.

La menopausia es un proceso biológico natural que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica cuando pasan 12 meses sin tener un período menstrual. Ocurre cuando los niveles de la Hormona foliculoestimulante (FSH) aumentan y los de estrógeno (estradiol) disminuyen.

Si bien ese momento se puede ver afectado por factores genéticos o alguna enfermedad, por lo general no se necesita realizar exámenes para confirmarlo.

Suele producirse entre los 40 y 50 años. Se da en el marco de lo que se conoce como climaterio, es decir, un periodo que se extiende desde 2 a 8 años antes de la menopausia y hasta 2 a 6 años después de la última menstruación. Durante el mismo se produce una disminución de la actividad hormonal que se manifiesta con algunos síntomas físicos como sofocos y síntomas emocionales. Estos pueden alterar el sueño, disminuir la energía o afectar la salud psicológica.

La menopausia puede darse en forma precoz, cuando la sintomatología aparece antes de los 40 años a causa de un déficit estrogénico primario. En este caso, no se trata de un proceso natural, por lo que una vez evaluada, se recomienda realizar tratamiento hormonal hasta la edad de la menopausia natural.

Después de la menopausia, aumenta el riesgo de contraer ciertas afecciones, por ejemplo enfermedad cardiovascular e hipertensión, osteoporosis, incontinencia urinaria, alteraciones de la función sexual y aumento de peso, entre otras.

Tratamientos y alternativas

Los tratamientos disponibles van desde ajustes en el estilo de vida hasta la terapia hormonal. Estos se enfocan en aliviar los signos y síntomas y en prevenir o manejar los trastornos crónicos que pueden producirse con el envejecimiento. Los más frecuentes son:

Terapia hormonal con estrógeno. Es la opción de tratamiento más eficaz para aliviar los sofocos menopáusicos. Si bien su uso a largo plazo puede provocar ciertos riesgos de tener enfermedades cardiovasculares y cáncer de mama, comenzar a utilizar hormonas cerca del momento en que comienza la menopausia ha demostrado ser beneficioso para algunas mujeres. Es conveniente consultar con el médico para evaluar cada caso individual.

Estrógenos vaginales, para aliviar la sequedad vaginal, administrados a través de una crema, una tableta o un anillo. Este tratamiento libera solo una pequeña cantidad de estrógeno y puede ayudar a aliviar las molestias al tener relaciones sexuales y algunos síntomas urinarios.

Tratamientos para mejorar el estado de ánimo, los sofocos y las alteraciones del sueño, como antidepresivos en dosis bajas.

Medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis, que ayuden a reducir la disminución de la masa ósea y el riesgo de fracturas. También se utilizan suplementos de vitamina D para ayudar a fortalecer los huesos.

Para elegir el tratamiento más adecuado es recomendable que médico y paciente conversen sobre las opciones disponibles y sobre los riegos y beneficios de cada una. Esto debe reevaluarse todos los años, ya que las necesidades de cada paciente pueden cambiar con el tiempo.