Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/10/19
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

Droguerías rosarinas dejan de entregar medicamentos al sector público

SaludenCrisis

ROSARIO, octubre 2: En esa localidad de la provincia de Santa Fe e cortó la entrega de tratamientos para el sector público por la gran deuda que se mantiene con el sector. “La situación es insostenible, hemos perdido con la devaluación y con los impuestos que pagamos”, sostienen desde la Cámara de Droguerías e Insumos Médicos de Rosario (CADIM).

#SaludenCrisis
Aseguran que la gestión de Jorge Lemus dejó de construir siete hospitales de alta complejidad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 10: Un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria denunció que se frenaron las inversiones de siete establecimientos, una medida que afecta a cerca de un millón de personas. Se trata de cuatro hospitales del Bicentenario y tres de los denominados SAMIC (Servicio de Atención Médica Integral para la Comunidad).
#SaludenCrisis
Peligra la dispensa de medicamentos para los bonaerenses: crisis total en el IOMA
ADJUNTO
LA PLATA, octubre 22: La advertencia de los farmacéuticos se expande a toda la Provincia y a otros prestadores, por la falta de pago de unos 400 millones de pesos, que llegarán a los mil millones con los vencimientos inmediatos. Desde el IOMA dicen que esta semana se pagaría buena parte de lo reclamado, dicen los voceros, pero no hay confianza en ese anuncio.

En el último año, el sistema público de Rosario abrió unas 50 mil nuevas historias clínicas, de personas que fueron expulsadas por distintos motivos de la seguridad social y deben atenderse en el sector público. Esto generó un aumento de la demanda de los insumos, en especial medicamentos, que deben ser pagados por el estado municipal. Esta semana, las droguerías que surten a los centros asistenciales de esa localidad dejaron de entregar tratamientos, por la deuda que mantiene el Estado provincial. La noticia generó alarma en el sector, ya que el faltante se comienza a hacer sentir en algunos lugares. Por el momento, el conflicto se centra en Rosario, pero en la provincia de Santa Fe dicen que la situación es similar en otras ciudades, y no descartan nuevos cortes.

La decisión de no entregar medicamentos a los efectores públicos la tomó la Cámara de Droguerías e Insumos Médicos de Rosario (CADIM), que en estas horas cortó la provisión de productos por “la extensa deuda que la Provincia mantiene con las empresas del sector”. De esta forma, los hospitales y centros de salud que dependen del Estado santafesino tendrán limitaciones a la hora de utilizar algunos medicamentos e insumos para la atención de los pacientes. "Después de estar durante 45 días en diálogo con el Ministerio de Salud se decidió la no entrega de medicamentos e insumos médicos debido al atraso en los pagos", afirmó Miguel Ángel Buz, referente de CADIM.

Según explicó el dirigente, el último pago del gobierno provincial fue en mayo, cuando la demora habitual era de dos meses o 45 días, y en el caso de los SAMCo (Servicio para la Atención Médica de la Comunidad) desde marzo y abril. "La situación es insostenible, hemos perdido con la devaluación y con los impuestos que pagamos para ser proveedores", indicó Buz, en diálogo con La Ocho, y agregó: "El gobierno no ha tomado el verdadero valor que tiene la salud". En cuanto al futuro de la provisión de insumos y medicamentos, el secretario de CADIM indicó que todavía no mantuvo un encuentro formal con el próximo gobernado, Omar Perotti, y advirtió que las 11 empresas que integran la entidad están preocupadas por la situación del sector en el 2020.

En marzo de este año, en Rosario la secretaría de Salud Pública de Rosario destinó 15 millones de pesos en diciembre de 2018 para la entrega de medicamentos en los 50 centros de salud que tiene la ciudad. La cifra representa casi el doble de los 8 millones que había gastado el mismo mes de 2017. En diciembre de 2018, el gobierno de Rosario aseguró que durante la segunda mitad del año, se abrieron más de 5 mil históricas clínicas nuevas, ya que muchas personas que perdieron su trabajo –el gran Rosario tienen según el INDEC la tasa de desempleo más alta del país –y su cobertura médica.

Más enfermos que reclaman más drogas, que a su vez son cada vez más caras. Esa es la explosión que llega primero a los centros de salud, los espacios más cercanos para los rosarinos en los barrios. Ese fenómeno tiene, por supuesto, un costo estructural: Salud Pública municipal frena obras programadas y redistribuye esas partidas para comprar insumos, según admitió el secretario Leonardo Caruana.