Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/9/19

#ProducciónPública

Ya se usa la primera versión pública del medicamento recomendado por la OMS para realizar abortos seguros

ProducciónPública

BUENOS AIRES, septiembre 19: El sistema de salud de Santa Fe recibió las primeras partidas del misoprostol producido por su planta estatal LIF. El producto pasó las pruebas de seguridad y si lo aprueba la ANMAT podrá usarse en todo el país.

#Producciónpública
Laboratorio de Santa Fe completa entrega de fármacos para el Remediar
ADJUNTO
SANTA FE, agosto 12: El LIF informó que ya completó la partida del primer semestre del 2015 de la especialidad Simvastatina.
#Producciónpública
Aseguran que laboratorio público mendocino producirá medicamentos antes de fin de año
ADJUNTO
MENDOZA, abril 29: La planta ubicada en la localidad de San Rafael finalmente comenzará a trabajar en septiembre de este año, confirmaron funcionarios provinciales. Las tareas para reacondicionar el establecimiento están “a un 70 por ciento”, remarcó el ministro de Infraestructura luego de un recorrido por el lugar. En una primera etapa se producirán unas 20 versiones genéricas de diversos tratamientos”.
E

n julio de este año, la provincia de Santa Fe inició la última etapa de prueba de la primera versión pública del medicamento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar abortos seguros. Se trata del misoprostol, una droga que luego del debate por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo ganó popularidad en el país. Desde hace tiempo que el fármaco gana terrero, primer con la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para su uso ginecológico y luego con el lanzamiento de una versión nacional, del laboratorio Domínguez. Pero esto no logró frenar su precio, que viene en alza de la mano de la inflación. Por eso, el gobierno santafecino inició la producción propia, a través del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF). Esta semana, la primera partida del producto llegó a los centros de salud y hospitales locales, lo que marca un hito en materia de salud pública. Las primeras estimaciones hablan de que el producto costará un 35 por ciento del valor comercial actual.

El misoprostol fue incluido por la OMS en su lista de medicamentos esenciales este año, otro respaldo a su uso para realizar abortos seguros y ambulatorios hasta la semana 12 de embarazo. La versión estatal se empezó a fabricar en enero de 2018 y ya pasó todas las pruebas para ser usado. “Es la primera producción pública del país y abarca los formatos oral y vaginal”, informaron desde el LIF. Las primeras dosis, luego del período de prueba, ya se encuentran a disposición para su uso. “Fue enviado a los depósitos regionales y será entregado bajo receta archivada con un registro y control por parte de los equipos de salud. Es una buena noticia que tengamos un producto público en un momento de crisis. Favorecer la salud de las personas cuando faltan insumos en todos lados y no hay cotización clara de los medicamentos es algo que nos da mucha alegría y tranquilidad. El abuso que existe en el mercado de precios con este producto público puede empezar a desarmarse”, explicó el subdirector de Géneros e Interculturalidades del Ministerio de Salud de Santa Fe, Oraldo Llanos.

El LIF es el primer laboratorio público de Argentina que fabrica misoprostol. El resto de la producción está en manos de los privados Beta y Domínguez. Beta hace el Oxaprost que está combinado con diclofenac y no está indicado para interrumpir el embarazo, sino para problemas gástricos. La caja vale más de 6.700 pesos. A mediados de 2018 Domínguez fue autorizado a hacer el Misop y por primera vez la Anmat reconoció el uso ginecológico. A diferencia del Oxaprost, el Misop es misoprostol puro y vale 4.200 pesos. En tanto, la distribución es gratuita y el costo de fabricación de la versión estatal representa un 35 por ciento del valor de los productos comerciales de laboratorios privados. Por ahora, estará disponible en la salud pública de Santa Fe pero podrá llegar a otras provincias si obtiene una autorización de la ANMAT.

“La llegada del misoprostol es un sueño hecho realidad. Es un producto que da un posicionamiento distinto para acompañar la salud de las personas porque es de calidad y de bajo costo. No solo es más barato sino que el uso del misoprostol ayuda a bajar los riegos producen las complicaciones por abortos inseguros. Es una inversión en salud, no un ahorro”, explicó Llanos. Para el funcionario tanto la producción pública del misoprostol como la aplicación de los protocolos de ILE son un derecho adquirido en Santa Fe. “Esperamos que la diversidad en las opiniones sume y que no vayamos para atrás en la garantía de derechos. Además de lo sanitario esto tiene el valor simbólico del respeto al derecho de cada persona a decidir su proyecto de vida. La provincia acompaña en el marco de la legislación vigente en Argentina. Es una política integral, con soberanía de insumo y con el respeto por el derecho a decidir”, concluyó el funcionario.

Uno de los temas que preocupa a las organizaciones que promueven su uso es el precio del tratamiento, que aumenta por encima de la inflación. En mayo de este año, un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria alertó que en cinco años el precio del misoprostol creció un 400 por ciento. El mes pasado, entidades que promueven la legalización de la interrupción de embarazo insisten que esta suba atenta contra el acceso de las mujeres, en especial aquellas en situación de pobreza y vulnerabilidad social.