Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 18/9/19

#Gripe

A una década de la pandemia H1N1, expertos debatieron sobre los desafíos a futuro de la gripe

Gripe

BUENOS AIRES, septiembre 18: La Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) organizó una jornada de debate sobre lo que dejó la crisis de 2009, y su proyección en la actualidad. Los especialistas coincidieron que la vacunación antigripal es la principal medida para evitar las consecuencias graves de los brotes.

#Gripe
La gripe comienza a circular y piden a grupos de riesgo vacunarse
ADJUNTO
BUENOS AIRES, abril 4: Como cada año, la influenza estacional empieza a instalarse en todo el país. Ante el inicio de la campaña de vacunación, piden a integrantes de los grupos de riesgo que accedan a la dosis correspondiente.
#Gripe
Gripe: un riesgo para los niños pequeños
ADJUNTO
BUENOS AIRES, junio 14: Las epidemias anuales de gripe pueden afectar gravemente a todas las personas y en particular a los niños pequeños que son un grupo de riesgo. En los niños, la gripe es más peligrosa que el resfriado común. Cada año millones de niños contraen gripe estacional; algunos de estos casos derivan en hospitalización y otros niños incluso mueren por esta enfermedad.
E

l 7 de mayo de 2009, el laboratorio de referencia de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ANLIS-Malbrán confirmó el primer caso argentino de gripe A, producido por el virus H1N1. Un tiempo atrás, México y Estados Unidos reportaron casos de esta variedad de la influenza, que puso al mundo en situación de pandemia. Una década después, el virus sigue circulando en todo el planeta, pero gracias a la acción de los sistemas sanitarios hoy existe una vacuna segura contra el mal, además de una red de contención que permite afrontar los desafíos que genera todo los años esta enfermedad. “Aprovechar esa amenaza para transformarla en una oportunidad”, fue una de las conclusiones que sacaron especialistas argentinos reunidos este martes para analiza lo que dejó la pandemia, pero con un ojo puesto en los desafíos actuales. Los expertos convocados por la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) coincidieron en la necesidad de seguís fomentando la vacunación como principal herramienta para prevenir nuevos brotes y situaciones similares a las que se vivieron hace 10 años.

La SAVE y la Universidad Isalud organizaron la jornada “Pandemia de influenza 2009-2019: lecciones y desafíos”, donde se recordó cómo actuó el país durante la crisis de esos días, y sus consecuencias en la forma de actuar ante la gripe cada año, un evento en el que estuvo presente MIRADA PROFESIONAL “La influenza estacional es un desafío inmenso todos los años, requiere mucho trabajo, tanto en la etapa previa como cuando comienza a circular el virus”, sostuvo a modo de introducción Carla Vizzotti, titular de la SAVE y del departamento de Enfermedades Prevenibles de Isalud. La idea de la charla fue revisar lo que dejó la pandemia de 2009, en especial cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de adelantar que planeta no está del todo preparado para una situación como la vivida hace un siglo, en 1918, con la llamada gripe española. “Que dé española no tuvo nada, lo que sucede que el único país que no era parte de la Primera Guerra Mundial era la neutral España, que publicaba algo de lo que estaba pasando con la gripe en Europa. Pero la gripe mató más gente que la guerra”, sostuvo como ejemplo Ginés González García, invitado a dar inicio a la jornada. El ex ministro de Salud y rector honorario de Isalud recordó que en 2005 el país inició “una pelea dura para lograr tener la medicación para combatir el H1N1, y tratamos en esferas internacionales para quitar la patente a ese medicamento, pero no lo logramos”. La Argentina en su momento creó un plan de contingencia para situaciones de pandemia, con simulacros y otras cuestiones, que sirve todavía hoy para atender males como la gripe estacional.

En la primera de las mesas de debate, denominada “Influenza en la Argentina, circulación viral y estrategia de vacunación”, Nathalia Katz, de la dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, Elsa Baumeister, del ANLIS-Malbrán y Pablo Bonvehí, infectólogo miembro de la SAVE y de diversas organizaciones, analizaron la forma en que se vacuna en el país, y los problemas surgidos luego de la crisis de 2009. “En la pandemia, con el virus H1N1, el grupo más afectado fue el de menores de cinco años, con tasas de 76 casos por cada 100 mil habitantes, y tuvimos en total unos 626 fallecidos por el mal, aunque sabemos que el número estimado es muchísimo más”, recordó Katz, que dijo que a partir de la aparición del nuevo virus “se modifica el corredor endémico respecto a la gripe en el país”. De los estudios posteriores de la pandemia, se determina que aparece un grupo nuevo de afectados, los obesos. “A partir de los datos y diversos estudios el grupo de obesos aparece como un grupo de riesgo, con mayores casos de hospitalización y muerte”, remarcó Katz.

La aparición de la obesidad como factor de riesgo fue una de las cuestiones que dejaron la pandemia. En cuanto a la vacunación, ya en 2010 se comenzó a aplicar la antigripal que permite prevenir el H1N1, y el impacto de la pandemia en la sociedad hizo que se valoraba mucho más la vacuna como forma preventiva. Como dato de esto, al año siguiente de la crisis la cobertura de la inmunización alcanzó el 93,4 por ciento de la población, gracias a la incorporación de la vacuna al Calendario Obligatorio para los grupos de riesgo, que llega a nuestros días. “La vacunación no puede evitar la circulación viral, lo que busca es evitar de los cuadros graves y las complicaciones”, remarcó Baumeister. La especialista fue la encargada de montar el sistema de diagnóstico en el país que recibió las muestras en 2009, para analizar el virus y su expansión en el país. “Todo el Malbrán se puso trabajar en la pandemia, con grupos de trabajo de las 8 de la mañana a las 11 de la noche, maximizando los recursos para analizar las muestras”, agregó Baumeister. Además de esto, se montó una red de laboratorios en las provincias que permitió descentralizar el diagnóstico y que hoy forman una importante red para estas situaciones.

Sobre la vacunación, Bonvehí explicó que en el país se usa la vacuna inactiva, de virus fraccionado, que tiene “un gran perfil de seguridad”. La misma se produce “en huevos embrionarios”, que en situación de pandemia no permite la producción rápida de dosis. En el mundo existen otras alternativas para vacunar contra la gripe, como la vacuna recombinable, la de coadyuvantes (en especial el llamadoMF59) y las cuadrivalentes. Uno de los problemas que hay es que la mutación del virus hace que la formulación de las vacunas no termine de cubrir las cepas virales circulantes, como ocurrió en varios años. La OMS da la recomendación de las cepas a usar en septiembre para el hemisferio sur y en febrero para el hemisferio norte. “Todos estos saltos se pueden salvar con la vacuna universal contra la gripe, que se está investigando y desarrollando en varios países, es un gran desafío”, dijo Bonvehí. El virus de la gripe tiene dos tipos, influenza A y B. La influenza A tiene dos subtipos: H1 y H3, mientras la influenza B tiene dos linajes: el Victoria y el Yamagata. Pero estos tipos tienen además lo que se llaman “glades genéticos”. “Este año viene muy complicado, hubo muchos reportes de cambios, la OMS tardó en dar sus recomendaciones”, remarcaron los especialistas.