Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 17/9/19

#SaludenCrisis

Advierten que sigue aumentando la brecha entre la jubilación mínima y el precio de los medicamentos

SaludenCrisis

BUENOS IRES, septiembre 17: Un grupo de entidades presentaron un informe donde aseguran que desde el 2015 la diferencia entre el haber mínimo y el valor de los Tratamientos es del 154 por ciento. El PAMI mantuvo “pisado” los precios, lo que permitió a los jubilados casi empatar esa suba.

#SaludenCrisis
Clínicas dicen que no pueden pagar el aumento salarial vigente
ADJUNTO
BUENOS AIRES, mayo 2: Desde CaPresCo, entidad que agrupa a unos 70 sanatorios de la zona oeste del conurbano bonaerense, dicen que muchos establecimientos no pueden cumplir con la paritaria acordada con el gremio de la Sanidad.
#SaludenCrisis
Proponen que los hospitales porteños entreguen gratis todos los medicamentos
ADJUNTO
CAPITAL FEDERAL, diciembre 9: Dos legisladores presentaron una iniciativa para que se declare la emergencia en materia farmacológica, y que se garantice el acceso universal a los tratamientos. Además, piden que la Ciudad produzca sus propios tratamientos.
S

e estima que en el país los adultos mayores consumen entre 4 y 8 medicamentos, lo que hace que los tratamientos sean una parte importante de la llamada canasta del jubilado. En los últimos años, distintos informes vienen alertando que la suba de los habares de los pasivos está por debajo de la inflación, incluida la de los productos farmacéuticos, lo que genera una brecha que termina siendo un problema en el acceso a los fármacos. Por eso, producto de esta brecha, los mostradores de todo el país vienen experimentando una caída en la dispensa, que genera una fuerte crisis en el sector independiente de la farmacia. Un reciente informe asegura que la diferencia entra la suba de la jubilación mínima y el precio de los medicamentos es de más del 150 por ciento, lo que genera un problema sanitario grave. Esta brecha se cierra con la cobertura del PAMI, pero traslada esa diferencia a las farmacias, que deben afrontar con sus escasos recursos esta diferencia.

El Centro de Economía Política Argentina, el Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria elaboraron un informe donde alertan sobre la brecha que se crea entre el precio de los medicamentos y las jubilaciones, que deja en situación de vulnerabilidad a los jubilados. Desde mayo de 2015 a septiembre de 2019, informaron, “las jubilaciones mínimas tuvieron una recomposición del 239 por ciento, pero los medicamentos aumentaron un 393 por ciento su precio de venta al público (PVP), o el 247 por ciento para la cobertura de PAMI”. Esto hace que la brecha sin cobertura sea del 154 por ciento, mientras que con la cobertura de la obra social estuvieron cerca de “empatar”: la diferencia es del 8 por ciento. "Esta situación trae como consecuencia que las personas mayores dejen de consumir su medicación o lo hagan de manera limitada para generar un ahorro económico en los gastos que estos demandan", advierte el informe, que difundió en su edición de hoy el diario Página/12.

Esta situación vuelve a deteriorar la calidad de vida de los jubilados, a los que por una disposición del gobierno actual, desde 2017 el PAMI dejó en entregar la totalidad de la medicación crónica gratuita, exigiendo una serie de requisitos para ese beneficio que hizo que muchos jubilados dejaran de percibirlo. Los especialistas señalan que la mayoría de las personas de más de 60 años consumen en promedio entre 4 y 8 medicamentos, lo que hace inevitable el impacto negativo en su economía y por ende en su salud. "Esta situación es sumamente preocupante, no sólo porque al no poder acceder a los medicamentos aumenta la mortalidad, sino porque además aumenta la morbilidad de patologías que generan dependencia y discapacidad, como lo es la concurrencia de un ACV con hemiplejía, a consecuencia de la falta de un tratamiento antihipertensivo adecuado y oportuno", alerta el trabajo de las entidades.

La Defensoría de la Tercera Edad calcula que la Canasta para Personas Mayores es de 30.524 pesos. Esto es porque en esa franja etaria hay muchos gastos extra. Por ejemplo, la tardanza en la entrega de turnos médicos o estudios complementarios hace que deban acudir a la medicina privada asumiendo sus costos. Necesitan más presupuesto en transporte, porque si bien la tarjeta Sube tiene descuentos, en muchos casos deben utilizar taxis o remises por la disminución en la movilidad física. También hay que incluir servicios especializados, como cuidadores domiciliarios, que no son cubiertos por casi ninguna obra social, y la alimentación terapéutica es más cara que una dieta convencional.