Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 12/9/19
Opinión

#Opinión

El intencionado y persistente proceso de abandono del Instituto Tomas Perón

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, septiembre 12: Segunda parte de la columna de opinión escrita por Daniel Godoy, director del Instituto de Estudios en Salud de ATE, sobre la realidad de la producción pública de medicamentos en la Provincia. En este caso habla de las responsabilidades de la actual gestión bonaerense.

#Sarampión
Brote de sarampión: ya son más de 50 los contagios en todo el país
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 19: Las autoridades sanitarias emitieron un nuevo reporte donde adelantaron que se produjeron 55 contagios en lo que va del año, la mayoría en menores de un año sin antecedentes de viajes a zonas con circulación viral, lo que habla de casos autóctonos.
#CompradeMedicamentos
Gobierno anuncia ahorro de $600 millones por compra conjunta de medicamentos para la hemofilia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 13: La Superintendencia de Servicios de Salud coordinó la adquisición de tratamientos para este mal, que fueron distribuidos para uso de pacientes del PAMI, IOMA y obras sociales. También se utilizaron en el sistema público.

Segunda parte

Vidal lo hizo

Durante la gestión del actual gobierno provincial, se debilitó en extremo la capacidad productiva del Instituto, discontinuando los convenios de PPM con los Municipios, abandonando líneas de producción específicas (por ejemplo salbutamol e ibuprofeno de uso pediátrico), y dejando de comprar insumos básicos como material de vidrio y reactivos para el normal desarrollo del laboratorio. Pero además se desarrolló un intencionado y persistente proceso de abandono integral del Instituto y sus capacidades.

Se redujo considerablemente la inversión edilicia y tecnológica; se abandonaron los mantenimientos preventivos (ascensores, sistemas de aire, agua de calidad farmacéutica, áreas calificadas, generadores eléctricos necesarios para mantener las cadenas de frio); no se previó el deterioro de las cañerías de gas que dejaron sin servicio a todo el sector productivo; las obras de planta iniciadas en la gestión anterior se detuvieron sin llegar a concluirlas; al no haber agua ni gas no se podía esterilizar ni generar Agua destilada que es esencial en procesos biológicos y farmacéuticos; las máquinas de la planta de producción no fueron renovadas y varias fueron reparadas por el personal con arreglos momentáneos.

En reemplazo del fondo producido se creó una cuenta SAMO con la cual se intenta generar algún recurso para lo inmediato y las partidas presupuestarias fueron asignadas tardíamente y en tiempos administrativos que dificultaron su ejecución

La situación de los laboratorios asociados Berazategui, Quequén y Hurlingham entraron también en proceso de desarticulación y vaciamiento, con lo cual se perdió la capacidad de producir jarabes y gotas que era la especialidad de los dos primeros; Berazategui producía Ibuprofeno jarabe y Mebendazol jarabe para el Hospital de Niños y una gran variedad de productos para el Hospital municipal. Quequén estaba equipado para la producción de formas liquidas (gotas y jarabes).Se producía salbutamol gotas, sulfato ferroso gotas, difenhidramina jarabe, paracetamol jarabe

La misma producción en el Tomas Perón se vio reducida: las principales líneas tuvieron un 20 por ciento de reducción en volumen producido (Diabetes, hipertensión y AINES), y vacunas como la antirrábica o la BCG han faltado en los servicios.

Evitando su desaparición

El Instituto es sostenido con el esfuerzo colectivo de los trabajadores, que realizan sus tareas en condiciones adversas y con gran falta de insumos. Las líneas productivas se sostienen con sobrantes de stocks de compras anteriores por propia iniciativa de lxs trabajadorxs para superar la anomia impuesta por esta gestión.

El marketing política que se hizo con la producción de Tramadol, es ficticia pues en realidad no garantiza la provisión de este medicamento a los hospitales, ya que solo se compró materia prima para el desarrollo y un lote piloto; con lo cual los Hospitales no podrán tener este medicamento hasta la ejecución del presupuesto 2020.

Los laboratorios de diagnóstico y control consiguen reactivos y materiales de programas y hospitales para poder continuar con su trabajo.

El mantenimiento se realiza con el ingenio de los trabajadores sin prácticamente recursos, o con recursos mínimos que salen de partidas pequeñas, sin haber una planificación real en la inversión necesaria para poner en valor las plantas de producción y los laboratorios

Comentarios finales

En una sociedad y en un sistema de salud pauperizado por la gestión Macri, la restitución del acceso a los medicamentos es una prioridad impostergable. Sin entrar en disquisiciones complejas, es el acceso la categoría a resolver. Y desde esa necesidad sanitaria deberán emerger en el nuevo tiempo de la Argentina, un conjunto de políticas públicas encadenadas y articuladas para dicho objetivo.

La PPM seguramente deberá desplegarse en toda su capacidad para ser útil a esos fines. La capacidad instalada y lxs trabajadorxs son la piedra angular desde donde podrá lograrse esta maximización de potencialidades. Deberá planificarse en forma integral con el resto de la Red de Laboratorios Públicos del país, para regionalizar producciones de acuerdo a las necesidades epidemiológicas y las necesidades concretas de cada zona.

La provincia de Buenos Aires cuenta en el Instituto Biológico Tomás Perón con una pieza clave en este tablero tan necesario como estratégico. Como todo proceso complejo necesita que se planifique y se lleven adelante políticas a mediano y largo plazo para consolidar los esfuerzos que se hacen desde la institución, y también de distintos sectores del sistema de salud que requiere de la provisión de medicamentos, vacunas, sueros y también diagnósticos y contralor por parte del IB. Es sustancial incluir a trabajadoras y trabajadores en la refundación del IB, que incluye organizar y realizar un plan de inversión para poner en valor las instalaciones y cada una de las áreas productivas, como así los laboratorios de control de calidad y diagnósticos.

Se debe consolidar y ampliar el vademécum respondiendo a enfermedades crónicas y prevalentes, a medicamentos huérfanos y a nuevos fármacos con lo que se ahorrarían sumas importantes al presupuesto provincial, incluido la refuncionalizacion de los Laboratorios asociados, como los de Berazategui, Quequén y Hurlingam. Es posible y es necesario.