Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 4/9/19
Opinión

#Opinión

Debates actuales: la neumonía y la importancia de la vacunación

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, septiembre 4: Para Federico Roiter, docente de la materia Medicina II en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, la mortalidad generada por neumococo puede disminuirse con la aplicación de un correcto esquema de vacunación, como explica en esta columna de opinión publicad por el diario Perfil.

#Cannabis
Cannabis medicinal: el Reino Unido aprueba dos nuevos medicamentos
ADJUNTO
LONDRES, noviembre 12: Los fármacos Epidyolex y Sativex comenzarán a ser parte del vademécum del Servicio Nacional de Salud (NHS). Se los usa para tratar pacientes con epilepsia severa y esclerosis múltiple.
#AlertaDengue
Corrientes y Misiones, en alerta por la epidemia de dengue en Paraguay
ADJUNTO
CORRIENTES, noviembre 13: En el país vecino ya comenzó a circular el virus de la enfermedad, y se espera que el intercambio turístico de esta época del año termine por generar brotes en suelo argentino. También preocupa la fiebre amarrilla y el sarampión.

Los grandes hechos históricos, cambios ideológicos y revoluciones industriales que determinaron los cambios de período en la historia de la humanidad suelen ser de amplio conocimiento para la sociedad. Sin embargo, cuando se trata de los descubrimientos científicos que permitieron al ser humano cambiar drásticamente su calidad y expectativa de vida, la divulgación suele ser más escasa. En 1929, un bacteriólogo del Hospital St. Mary, de Londres, detectó por casualidad que el hongo Penicilum notatum “mataba” bacterias previamente sembradas sobre una lámina de vidrio. El hallazgo no solo le valió a Sir. Alexander Fleming el premio Nobel de Medicina en 1945 sino que, además, inició una cascada de descubrimientos en el mundo de la infectología que cambiaron la historia natural del hombre y las enfermedades bacterianas.

Pasados 90 años de tal descubrimiento, las bacterias halladas en esa lámina de vidrio aún siguen siendo responsables de una importante carga de enfermedad en el mundo, sobre todo el Streptococcus pneumonie, conocido como “neumococo”. Tanto su forma localizada (neumonía adquirida en la comunidad) como su forma diseminada (bacteriemia, meningitis, etc.) tienen una elevada mortalidad de hasta 36 muertes cada 100 mil personas, sobre todo, en aquellas poblaciones de mayor riesgo como adultos mayores de 65 años, enfermedades crónicas, como insuficiencia cardíaca y huéspedes inmunocomprometidos.

La mortalidad generada por dicha bacteria puede disminuirse con la aplicación de un correcto esquema de vacunación, indicado en las poblaciones de riesgo mencionadas. A pesar de su claro efecto beneficioso, la Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para Enfermedades No Transmisibles (Argentina 2013) reveló que la prevalencia de dicha vacunación es del 16,2 por ciento, mientras que el Ministerio de Salud de la Nación propone un alcance del 95 por ciento. En síntesis, en Argentina menos de 20 personas de cada 100, que deben ser vacunadas, la reciben.

En una encuesta realizada en el año 2017 en el Hospital Universitario Austral, sobre 265 pacientes con factores de riesgo atendidos en consultorios ambulatorios, solo el 36 por ciento presentaba el calendario de vacunación antineumocóccica completo.

Actualmente, en la Argentina se encuentran dos vacunas disponibles: la vacuna antineumocóccia polisacárida 23 serotipos y la vacuna antineumocóccica 13 serotipos. Y las poblaciones de riesgo de acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación son:

-Adultos mayores de 65 años (independientemente de si tienen otra enfermedad). – -Personas entre 5-64 años que presenten alguno de los siguientes factores de riesgo: inmunodeficiencia congénita o adquirida; infección por VIH; insuficiencia renal crónica; síndrome nefrótico; leucemia, Linfoma, Enfermedad de Hodgkin y Mieloma Múltiple; enfermedades neoplásicas; tratamiento farmacológico inmunosupresivo; trasplante de órgano sólido; asplenia funcional o anatómica; anemia de células falciformes; e implante coclear o fístula de líquido cefalorraquídeo.

-Pacientes de cualquier edad que presenten cardiopatía crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetes, alcoholismo, enfermedad hepática crónica y/o tabaquismo. -Pacientes trasplantados de médula ósea.

La recomendación es que, en caso de poseer alguna de las patologías o factores de riesgo descriptos, se realice una consulta ambulatoria en el servicio de Clínica Médica o Infectología del hospital más cercano, para aclarar dudas, necesidades y esquema de vacunación.