Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/8/19
ProducciónPública

#ProducciónPública

Destacan que la producción estatal permite “garantizar” el acceso a los medicamentos

ADJUNTO
ProducciónPública

BUENOS AIRES, agosto 30: referentes de distintas experiencias de esta actividad debatieron en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) sobre la realidad del sector, y remarcaron que en la actual crisis es una alternativa importante que hay que fortalecer.

#Opinión
Medio ambiente: un pacto por la Amazonía más declamativo que efectivo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: A propósito de los incendios y la crisis ambiental y sanitaria que se generó en el “pulmón del mundo”, Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace Andino, analiza el pacto que preparan seis de los ocho países de la cuenca del Amazonas, reunidos en la ciudad colombiana de Leticia.
#Sarampión
Alarma por los dos niños extranjeros sin vacunar que tuvieron sarampión en su visita al país
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 12: Una nueva alerta epidemiológica lanzada por la secretaría de Salud confirmó los casos, menores de 7 y 11 años. Los pacientes estuvieron en Capital Federal y l localidad bonaerense de Luján, y partieron a Europa desde el Aeropuerto de Ezeiza.

El problema de acceso a los medicamentos crece desde hace un tiempo, según alertan las farmacias argentinas. El año pasado se dispensaron unas 40 millones de unidades menos que en 2017, una tendencia que podría crecer este año. “Es un grave problema de salud pública”, afirman sobre la cuestión las autoridades de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que esta semana difundieron datos preocupantes en la materia de junio de este año. En un reciente encuentro en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), referentes en producción pública de medicamentos aseguraron que los laboratorios estatales y su trabajo son “una alternativa que permite garantizar” el acceso de las personas a sus tratamientos. En la jornada, se analizó la actividad, que no pasa por su mejor momento pero aún así tiene recursos para ayudar a los sistemas sanitarios a cumplir con la atención en materia de fármacos.

La jornada “Producción pública de medicamentos y vacunas. Un eslabón inclaudicable para construir soberanía” tuvo lugar esta semana en la UNSSAM, y contó con la presencia de especialistas en la materia, además de integrantes de la red de laboratorios estatales que funciona en el país. Si bien durante la charla hicieron hincapié en el recorte sufrido durante los últimos años, ratificaron su compromiso con la salud pública, y aseguraron que estos establecimientos son útiles “para garantizar el acceso a la salud de toda la población”. El encuentro fue organizado por la Agrupación Rolando García y el Grupo de Gestión de Políticas de Estado en Ciencia y Tecnología (GGPECyT) “Martín Isturiz”.

Para nosotros, la producción pública de medicamentos y vacunas significa soberanía sanitaria: garantizar el acceso a medicamentos, brindar información al Estado para tener un buen índice de precios de medicamentos, contribuir al equilibrio de la balanza comercial, generar puestos de trabajo calificado y una oportunidad para que la ciencia y la tecnología estén al servicio del pueblo”, dijo Noelia Burgardt, investigadora del CONICET y de la Universidad de Buenos Aires, durante el encuentro. En los últimos tiempos, alertó, los recortes presupuestarios a todo nivel afectaron su labor. “Por un lado, está la fuerte presión de la industria farmacéutica, para la cual la salud no es un derecho sino un negocio. Y, por el otro, sucedió que el primer año de funcionamiento de la ANLAP coincidió con el cambio de gobierno, por lo que la agencia estuvo acéfala varios meses y el presupuesto otorgado fue cada año menor”, dijo la investigadora. Por eso, espera que un cambio de políticas “se puede reactivar todo el sector”.

Por su parte, Élida Hermida, investigadora de la UNSAM y miembro del GGPECyT, repasó los principales hitos de la producción pública y algunos datos que hablan de sus logros en materia de acceso a los tratamientos. En el año 2009, recordó, el Ministerio de Salud de la Nación “necesitaba comprar 150 mil comprimidos de albendazol para el tratamiento de la hidatidosis (enfermedad parasitaria)”. “Pidieron cotización a un laboratorio privado y a uno público: el primero les pasó 22 pesos por comprimido, mientras que el público cotizó 50 centavos”, dijo Hermida. Otro beneficio de la producción púbica está relacionado con los “medicamentos huérfanos”, aquellos que la industria privada no produce porque no son rentables, como los destinados a enfermedades poco frecuentes o específicas de ciertas regiones de nuestro país, como el Chagas.

Burgardt también se refirió al Laboratorio del Fin del Mundo, en Tierra del Fuego, que aprovechó la oportunidad de dejar de importar un medicamento y comenzar la producción propia a partir de un acuerdo con la compañía Bristol-Myers. Como a la farmacéutica se le estaba por vencer la patente del atazanavir, un antirretroviral, le ofrecieron trabajar en conjunto: de esta manera, la empresa conserva la patente (compartida) diez años más, mientras que el laboratorio nacional consiguió la transferencia tecnológica de un medicamento que no se producía en el país y, a su vez, generó capacidad para producir otros.