Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/8/19
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

La oposición insiste con medidas para garantizar el acceso a los medicamentos

SaludenCrisis

BUENOS AIRES, agosto 19: En medio de la crisis generada por la devaluación del peso, dirigentes de distintos sectores reclaman medidas para evitar que la suba de los tratamientos traiga un problema de salud pública. Legisladores y especialistas analizaron la situación de la seguridad social.

#SaludenCrisis
Por un caso de tuberculosis, cierran la sucursal Lanús del ANSES y piden declarar la emergencia sanitaria
ADJUNTO
LANUS, febrero 21: Los empleados confirmaron que no se atiende al público luego de que se confirmara un contagio de esta enfermedad respiratoria. Piden que se tomen medidas para evitar nuevos contagios. Las autoridades enviaron al personal a realizarse estudios.
#SaludenCrisis
Corte del Plan MEPPES: laboratorios y el IOMA llegaron a un acuerdo y se regulariza la dispensa
ADJUNTO
BUENOS AIRES, diciembre 9: Informaron que las partes acordaron un plan de pagos para los 3 mil millones de pesos adeudados, y así volver a entregar medicamentos a los afiliados. Desde los gremios estatales piden mejoras al futuro gobierno.

En estos días, comenzaron a llegar los aumentos de precios de los medicamentos a las farmacias, lo que profundiza el clima de emergencia que se vive en el sector (ver sección Esto que Pasa). Desde la oposición insisten en pedir medidas para garantizar el acceso, ya que la suba se volvió un problema de salud pública. Hace unas semanas, en plena campaña antes de las PASO, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró que entre sus primeras medidas implementará una ley para que el Estado subsidie los medicamentos a los jubilados. “Vamos a hacer una ley que diga que los jubilados no pagan medicamentos y el Estado lo va a subsidiar”, afirmó. Esta idea se fue difundiendo entre los dirigentes, que quieren que haya medidas para evitar que la caída de las ventas en farmacias –que en junio alcanzó el 13 por ciento –se vuelva un problema más extendido.

En el marco de un seminario organizado por el gremio de la Sanidad, el titular del bloque PJ Unidad y Renovación y vicepresidente de la Comisión de Salud de la Cámara alta, Darío Díaz Pérez, sostuvo que “estoy seguro que el objetivo central de un gobierno popular tiene que ser el paciente y sus derechos”. “El medicamento es un bien social, todo paciente tiene el derecho a un acceso fácil del mismo. Un gobierno con sentimiento popular tiene que poner el índice no en el negocio, no en la empresa, sino en el paciente”, opinó. Por su parte, el titular de ATSA La Plata, Pedro Borgini, dijo que “Hace tiempo que no hay una presencia del Estado” en lo que hace a medicamentos y aseveró que con la situación actual “se hace más difícil para las clínicas privadas, hospitales públicos y los consumidores, cada está más lejos el acceso a medicamentos”.

Borigini explicó que "en un momento muy difícil donde vemos a un amplio sector de la población con severas dificultades para mantener sus tratamientos por falta de recursos, consideramos que tenemos más que nunca que encontrar y auspiciar políticas activas desde el Estado para garantizar ese derecho". Otro de los panelistas, Arnaldo Medina, Vicerrector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, aseveró que el argentino “es un mercado desregulado” y comparó “los países centrales lo que hacen es promover el uso de genéricos, controles de precios, y otras medidas como la producción publica de medicamentos”.

En su disertación, Gustavo Marín, doctor en Medicina e investigador del Conicet, ejemplificó con la situación puntual que atraviesa el IOMA en cuanto a la cobertura de los medicamentos anti-hipertensivos. En ese sentido, criticó que la obra social no evalúe el alcance y la efectividad de un remedio por sobre otro y obedezca a las reglas que le impone el sistema financiero. “El 70 por ciento del costo de bolsillo de esos medicamentos (antihipertensivos) lo está pagando el afiliado o el copago de las obras sociales”, sostuvo Marín. “Es decir que, a igual resultado a obtener por uno u otro medicamento, la obra social no hace un análisis –llamémoslo científico- de elegir la mejor opción: paga lo que el mercado le pide por la presión del mismo mercado”, agregó, y remarcó que “pero a las complicaciones asociadas a esta enfermedad sí las paga la obra social, al 100 por ciento”.