Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 9/8/19
cannabis

#cannabis

Un hospital bonaerense realizará el segundo ensayo clínico del país sobre cannabis medicinalADJUNTO

cannabis

LA PLATA, agosto 8: Se realizará en el hospital El Cruce de Florencio Varela, en pacientes con epilepsia refractaria. En este caso se incluirán pacientes adolescentes y adultos. El primer estudio se inicio a principio de año en el hospital Garrahan, y durará dos años.

#Incumbencias
En Canadá, los farmacéuticos extienden sus roles profesionales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 12: Gracias a cambios regulatorios, desde hace un tiempo además de adaptar las recetas pueden hacer sustituciones terapéuticas, proporcionar vacunas contra la gripe y ordenar e interpretar los resultados de laboratorio.
#AME
Se incorpora al PMO el medicamento para tratar la atrofia muscular espinal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 13: La secretaría de Salud nacional informó que obras sociales y prepagas deberán cubrir la totalidad del valor de Spinzara, el tratamiento de última generación para tratar la enfermedad pediátrica. Para analizar cada caso, se creó una comisión que funcionará en el seno de la cartera sanitaria, que hará un seguimiento de cada paciente.

Con unos 21 pacientes, en febrero de este año comenzó en el hospital pediátrico Garrahan el primer ensayo clínico del país sobre uso de cannabis medicinal como terapia complementaria para pacientes con epilepsia refractaria. Si bien la ley de 2017 autorizó el uso del aceite para esta patología, no existía hasta el momento un estudio local que avalara esta situación. Por eso la importancia de la investigación propia. Esta semana, la secretaría de Salud nacional confirmó que iniciará un nuevo trabajo en la materia, en este caso en un hospital bonaerense. Se trata de un ensayo con adultos y adolecentes que tienen esta grave patología, y que serán tratados con el cannabis como complemento de su terapia. El hospital “El Cruce” Dr. Néstor Kirchner de la localidad de Florencio Varela estará a cargo de las tareas, bajo la supervisión de la secretaría de Regulación y Gestión Sanitaria nacional. El objetivo es evaluar “la efectividad, seguridad y tolerabilidad del cannabis medicinal como adyuvante en pacientes adolescentes y adultos con epilepsia refractaria”.

La medida fue comunicada ayer miércoles en el Boletín Oficial, mediante la resolución 156/2019. La resolución recordó que “la normativa explica que la Ley 27.350 creó el programa nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales en la órbita del entonces Ministerio de Salud”. Asimismo, se dispuso que este plan actuará “bajo la órbita de la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos”. “La citada Ley establece la facultad de este Ministerio de investigar y/o supervisar la investigación con fines médicos y científicos de las propiedades de las plantas de cannabis y sus derivados”, manifiesta el texto oficial en sus considerandos, en relación a las actividades que se llevan adelante respecto del uso del cannabis de forma medicinal, para determinadas afecciones.

Silvia Kochen, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), presentó un protocolo de ensayo clínico para evaluar la efectividad, seguridad y tolerabilidad del Cannabis como adyuvantes en pacientes adolescentes y adultos con epilepsia refractaria, a realizarse en el hospital El Cruce de Flrencio Varela. De esta forma, desde el gobierno aprobaron el ensayo que está destinado a probar en pacientes con epilepsia refractaria los resultados del mismo, y la forma en que se llevará adelante su aplicación. Además, la Dirección General de Asuntos Jurídicos ha tomado la intervención de su competencia.

Este es el segundo estudio de su tipo, el primer que incluye adultos. En el del hospital Garrahan, ya hay 21 pacientes que forman parte del estudio, que se realiza mediante controles periódicos en el centro asistencial. Según sus promotores, el trabajo se prolongará por dos años. Si las personas tienen mejoras en su calidad vida, el Estado seguirá costeando la entrega del aceite derivado de la marihuana. En los primeros tramos del estudios, lo central pasa por ajustar las dosis de cannabis a utilizar en cada paciente. Si bien en su lanzamiento se habló de más de 100 pacientes, hasta ahora se limita a 21 personas. Para eso, se hacen controles periódicos a través de los consultorios externos, donde se analizan los efectos del uso del aceite, como complemento de los medicamentos tradicionales.

“En menores de 45 kilos, se comienza con 2,5 mg/kg/día y a niños con peso mayor se les indican 5 mg/kg/ día, y se irá ajustando la dosis hasta un máximo de 25/mg/ día distribuidos en dos tomas”, sostuvo Roberto Caraballo, jefe de Neurología del hospital Garrahan y uno de los promotores del ensayo. El especialista confirmó al diario La Nación que los médicos “harán un seguimiento de los pacientes durante esos dos años: aquellos que evidencien beneficios, el Estado nacional seguirá suministrando el aceite de cannabis tras concluido el protocolo”. Si no hay evidencia de mejora, no se retirará el aceite, y se podría seguir accediendo al aceite por uso compasivo.

La noticia se da en un contexto donde el cannabis medicinal es parte de un verdadero boom. En la provincia de Buenos Aires se aprobó una iniciativa para que las farmacias puedan gestionar el aceite. En este aspecto, podrán tramitar de manera legal el producto y entregarlo posteriormente a cada uno de los pacientes que lo soliciten, siempre que sea para determinadas afecciones. Asimismo, este tipo de aceite seguirá sin ser producido a nivel nacional por el Estado. En lugar de esa opción, se expenderá solo el denominado comercialmente como “Charlotte’s Web”, el cual proviene desde Estados Unidos y lo importa el país. Además, podrá ser obtenido únicamente con la receta médica correspondiente para tratar enfermedades determinadas como el caso de la epilepsia refractaria.