Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 6/8/19
Opinión

#Opinión

Semana de la Lactancia Materna: empoderémonos para facilitarla

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, agosto 6: En el marco de la tradicional fecha, que concluye mañana 7 de agosto, María del Carmen Morasso, médica especialista en Nutrición y profesora adjunta de la licenciatura en Nutrición de la Universidad Austral, recuerda los beneficios de dar el pecho a los bebés.

#Opinión
Salud, tecnología y big data: ¿Más datos, mejor atención?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 27: Omar Vigetti, especialista en desarrollo y comportamiento organizacional, remarcó que en estos tiempos la innovación se pone al servicio de la medicina, por lo que el futuro está “al alcance de nuestra mano”.
#Opinión
Por qué dejar de fumar también es bueno para nuestros ojos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, abril 24: En esta columna de opinión publicada en el suplemento Docsalud, Omar López Mato, médico oftalmólogo, explica los beneficios que genera dejar el cigarrillo para la vista.

De 1992 en adelante, todos los años durante los primeros días de agosto, se lleva a cabo la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Este año, bajo el lema "Empoderémonos: ¡Hagamos posible la lactancia materna!". El concepto empoderar está asociado habitualmente a dar poder a personas o minorías que se encuentran en desventaja. En el lema, el verbo está expresado en imperativo, reflexivo. Es decir, la acción empoderar vuelve hacia cada uno de nosotros como un boomerang y nos interpela para que nos hagamos cargo de nuestra responsabilidad, y que más niños puedan gozar su derecho de ser amamantados.

Toda la sociedad debe tomar conciencia del apoyo que necesita cada madre para sostener la lactancia materna, de manera exclusiva hasta los 6 meses del bebé y continuar luego el tiempo posible, idealmente hasta los 2 años. Existe un claro desafío para buscar soluciones innovadoras e inteligentes y superar obstáculos que llevan a las madres a descontinuar la lactancia.

No existe mejor alimento para los recién nacidos y lactantes que la leche materna. No solo aporta todos los nutrientes necesarios, sino que es el único alimento que provee anticuerpos para protegerlos de contraer enfermedades frecuentes como neumonía, sarampión y diarrea; ayuda a crear una flora intestinal saludable; y mejora el metabolismo de los hidratos de carbono a largo plazo.

Los niños amamantados fortalecen su confianza básica y su seguridad a través del contacto con la madre, del intercambio de miradas, de la sensación de ser alimentado cuando tiene hambre. Tienen menos riesgo de padecer muerte súbita en el primer año de vida, y en su adolescencia y adultez tienen menos riesgo de padecer sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2.

Además, obtienen de 2 a 5 puntos más en los indicadores de desarrollo cognoscitivo. Y tienen asegurado su alimento, especialmente, en momentos de crisis económica en su hogar. Existe un beneficio para la madre, ya que reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario, diabetes tipo 2 y depresión post parto; y también para el Estado por los altos costos asociados a no amamantar.

En la Argentina, la mayoría de los niños salen de las maternidades con la lactancia materna iniciada. En 2015, tras una encuesta, el Ministerio de Salud de la Nación observó que a los 2 meses de vida sólo 58 por ciento continuaba siendo amamantado y para 6 meses 65 por ciento estaban desprotegidos de este beneficio natural.

Ante esta problemática, cabe preguntarnos ¿quién es responsable de garantizar la lactancia materna? Habitualmente se asume que es la madre quien concentra la responsabilidad, pero hay otros actores que pueden ayudar o interferir con la decisión materna. ¿Está preparado el padre, el resto de la familia, los equipos de salud, la comunidad, los empleadores, los jardines maternales, para asumir como propia esa responsabilidad? Las madres necesitan apoyo, amamantar es algo que se aprende y muchas mujeres tienen problemas en el inicio.

Corresponde que los padres participen y sean capacitados desde el embarazo, para compartir otras tareas de crianza de los hijos. Las autoridades de salud deben poner en práctica la ley nacional 26.873 de promoción y concientización pública de la lactancia materna, y los equipos de salud tienen que formar grupos de apoyo a la lactancia a nivel comunitario. También, es necesario dar a conocer la línea telefónica gratuita para apoyo a la lactancia (0800-222-1002 opción 7) para acercar a las familias al equipo de salud especializado.

Los jardines maternales deberían disponer de espacios apropiados para que la madre, si puede y lo desea, llegue a dar de mamar a su niño o pueda extraerse su leche y dejarla en condiciones de conservación apropiadas para que le sea administrada. Los empleadores tienen que garantizar espacios de lactancia, para que el amamantamiento se dé un ámbito higiénico y privado.

Es necesario que nos informemos para conocer en qué situación concreta podemos sumar para que muchas madres continúen la lactancia. Será cuestión de compartir tareas, asumir responsabilidades, educar y comunicar.