Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 5/8/19
SaludPública

#SaludPública

Afirman que muchos estudios médicos de rutina son innecesariosADJUNTO

SaludPública

BUENOS AIRES, agosto 5: Especialistas aseguran que algunos de los estudios usados en chequeos, como radiografías de tórax en personas sanas, ergometrías en pacientes asintomáticos y ecografías transvaginales o de tiroides, deberían dejar de usarse. La opinión de los expertos argentinos.

#Regulaciones
ANMAT anunció un nuevo sistema para evitar sobornos en su estructura
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 9: La agencia reguladora anunció un plan para evitar irregularidades en las autorizaciones y otros trámites, que incluye un programa “anti sobornos”.
#Opinión
La alimentación debe ser adecuada teniendo en cuenta cuestiones personales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 16: Marcela Stambullian, directora de la carrera de Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, resaltó el rol de estos profesionales, como forma de festejar el Día del Nutricionista, conmemorado a principio de semana.

Radiografías de tórax en personas sanas, ergometrías en pacientes asintomáticos y ecografías transvaginales o de tiroides son algunos de los 400 estudios médicos que “ya no deberían usarse”, según surge de una investigación basada en más de tres mil artículos médicos. De acuerdo con el estudio, que analizó los resultados de artículos publicados en las prestigiosas revistas científicas JAMA, The Lancet y The New England Journal of Medicine, esas prácticas “no están avaladas por suficiente evidencia”.

“El problema surge de las recomendaciones de sociedades médicas u organismos internacionales, que favorecen que los profesionales adopten las prácticas. Otras veces hay interés por usar métodos que parecen innovadores, o los pacientes piden estudios que no son necesarios para chequear su estado de salud”, explicó el médico clínico Carlos González Malla al ser consultado por la investigación. Miembro de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), González Malla señaló que uno de los problemas que genera el uso de esos estudios es el “sobrediagnóstico” y el “sobretratamiento”, dos situaciones que ocurren “muy frecuentemente” porque los médicos “somos inconscientes del riesgo que eso genera”.

“Hacer un estudio innecesario no logra el objetivo de prevenir una enfermedad y además trae riesgos, como el de falsos positivos o que se encuentre algo como un nódulo, que jamás traería consecuencias al paciente y sin embargo lo obliga a embarcarse en un montón de análisis más”, detalló el especialista. A su entender una de las causas del problema es que existe hoy “mucha presión social”, ya que “la gente a veces se sienta y te pide que le hagas tal o cual estudio porque lo buscó en Google o se lo hicieron a un conocido y le dijeron que ayuda a prevenir el cáncer”. “La realidad es que hay muy pocas enfermedades que se pueden prevenir. Podés resonarte todo el cuerpo, que los resultados den normales y al mes venir con una leucemia”, aseguró.

En el caso del cáncer González Malla señaló que “los únicos dos tipos (de tumores cancerígenos que la medicina puede prevenir) son el de colon y el de cuello de útero”. “Hay instituciones que recomiendan chequeos completos en un día o cosas por el estilo, un producto que se vende y que siempre encuentra algo. Pero no sabemos quién está ganando plata con eso”, cuestionó el profesional.

Según la investigación publicada en eLife, el 92 por ciento de los estudios “innecesarios” se realizó “en poblaciones de países de altos ingresos”, y las categorías más cuestionadas fueron la enfermedad cardiovascular, la salud pública, la medicina preventiva y los cuidados intensivos. El trabajo muestra asimismo que la medicación es el tipo de intervención más común, es decir, lo que más frecuentemente se indica aunque no sea necesario.

“La ergometría no previene el infarto o la muerte súbita, así como una radiografía de pulmón no previene el cáncer de pulmón. Lo mismo pasa con estudios como las radiografías de tórax: si detectás algo con eso, ya es tarde”, aseguró el especialistas en Clínica Médica. Siempre que se trate de personas sanas y sin antecedentes familiares o enfermedades de base, “lo único que se puede hacer es llevar una buena vida, saludable”, sostuvo González Malla.

“Resulta fundamental que más allá de las guías elaboradas por las diferentes sociedades científicas, los médicos evaluemos las características particulares de cada paciente a fin de elegir la alternativa más adecuada”, aseguró también el presidente de la Fundación Cardiológica Argentina, Jorge Tartaglione. El sobrediagnóstico, la preocupación central del estudio publicado en eLife, consiste en diagnosticar una enfermedad que nunca causará síntomas o la muerte del paciente. Se trata de un problema, ya que convierte a las personas en enfermos sin necesidad, y conduce a tratamientos que sólo pueden causar daño al no aportar ningún beneficio a su salud.

Los sobrediagnósticos ocurren cuando una enfermedad se diagnostica correctamente, pero el diagnóstico es irrelevante porque el tratamiento para esa enfermedad no está disponible, no es necesario o no es deseado. Se trata en cualquier caso de una intervención médica que no es inocua, ya que origina numerosos problemas tanto para el paciente que lo sufre como los costos añadidos que implican para el sistema sanitario.