Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/8/19
VentaIlegal

#VentaIlegal

El colmo de los colmos: kiosqueros se quejan de las farmacias pero siguen vendiendo medicamentos

ADJUNTO
VentaIlegal

BUENOS AIRES, agosto 2: Desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) dicen que denunciarán a las farmacias del conurbano bonaerense por vender golosinas, cuando son históricos promotores del mercado ilegal de medicamentos. Ironías del mundo del revés.

#SaludenCrisis
Vuelve la tensión entre médicos y el IOMA por el valor de los bonos
ADJUNTO
LA PLATA, octubre 15: La obra social rechaza la suba unilateral del valor de las prestaciones, y quiere negociar otros precios. Si fracasa la negociación, se podría suspender el servicio.
#SeguridadSocial
En defensa del sistema solidario, obras sociales sindicales lanzan un espacio en conjunto
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Unas 30 organizaciones formaron Obras Sociales Unidas (OSU), que busca fortalecer la posición de las entidades ante los “aumentos exagerados de las prestaciones médicas y farmacéuticas”.

De la mano del anuncio del cierre de 30 mil locales, los kioscos lanzaron una ofensiva bastante particular: dicen que denunciarán a farmacias por la venta de golosinas. Si no fuera que la noticia fue publicada por un diario de circulación nacional, podría ser una de las famosas “fake news”, o una postal del Día de los Inocentes para mandarle a un farmacéutico amigo. Es que la queja de un sector que es desde hace años promotor de la venta ilegal de medicamentos, que viola en la provincia de Buenos Aires de manera sistemática la ley 10.606 y que se apoya en el lobby de un sector de la industria farmacéutica para atentar contra el rol sanitario de las farmacias haga una acusación así parece una broma de mal gusto. Fuera de eso, se victimiza bajo el argumento de la crisis actual, cuando durante años generaron enormes ganancias con esta práctica ilegal, y peligrosa para la salud de la población. Ironías de un país habituado a cumplir las leyes según la conveniencia.

Desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) salieron a denunciar a las farmacias por la presencia de alguna golosina en el conurbano bonaerense. Le apuntaron a una red de mostradores, con un ejemplo denunciado en el distrito de Lomas de Zamora. "En la cadena Farma24, en el local de Las Heras y Pavón en Lomas de Zamora, hace meses que vendían golosinas. Desde hace unos días, armaron una especie de laberinto hasta llegar a la caja y ampliaron el espacio dedicado a productos de kioscos. En la provincia de Buenos Aires está prohibido. Haremos la denuncia en el municipio y en la Secretaría de Salud", agregó Adrián Palacios, el presidente de UKRA en declaraciones al diario BAE Negocios.

En el mismo conurbano, miles y miles de kioscos violan la ley 10.606 y venden medicamentos OTC, o incluso algunos que deben llevar receta como antibióticos. El mercado negro tiene una mecánica tan aceitada que en las propias distribuidoras hay acopio de los tratamientos, que llegan a los locales como una mercadería más. Pero no sólo violan la ley: defienden esa ilegalidad. Desde hace años hacen lobby junto a un sector de la industria farmacéutica para violentar la ley provincial. Baje el fallido argumento del “acceso a los medicamentos”, son apoyados por laboratorios poderosos que quieren multiplicar sus bocas de expendio, sin importarles el control y la calidad de los tratamientos. Para eso, usan informes de escasa validez científicas que por lo general elabora la CaPEMVEL, cámara que agrupa a los laboratorios que producen los medicamentos de venta libre.

“Venta libre no significa venta en cualquier lugar. Que sean OTC no quiere decir que son inocuos o que no pueden tener contraindicaciones”, afirman las fuentes del sector consultadas por MIRADA PROFESIONAL. Por esta razón las farmacias vienen batallando hace años para que se ponga en vigencia en todo el país la ley nacional que impide la venta ilegal, y que asegura de que sea un farmacéutico, profesional, formado para la dispensa responsable de los medicamentos. “Sólo así se garantiza que el medicamento sea tratado como un bien social y no como una mercancía más”, agregaron las fuentes. En los países que no cuidaron las farmacias independientes el acceso a los tratamientos se restringió, todo lo contrario a lo que prometen los kiosqueros y los autores intelectuales de su movida, y generaron graves problemas de salud pública en la población. Por eso la denuncia de los kiosqueros parece más una broma o incluso una provocación. Como dice el dicho popular: “el ladrón cree que son todos de su misma condición”.