Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/8/19
Vacunación

#Vacunación

Piden informes por la falta de producción de la vacuna contra la fiebre hemorrágica

ADJUNTO
Vacunación

LA PLATA, agosto 2: Una diputada de Santa Fe pidió información sobre los problemas presupuestarios que afectan la producción de la vacuna contra el “mal del rastrojo”, que desde el año pasado genera alarma en la región donde la enfermedad es endémica. Además, reclamó saber el stock de dosis disponible. El país es el único que desarrolla esta vacuna, que según especialistas es potencialmente capaz de generar una pandemia.

#ProducciónPública
Ya se usa la primera versión pública del medicamento recomendado por la OMS para realizar abortos seguros
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 19: El sistema de salud de Santa Fe recibió las primeras partidas del misoprostol producido por su planta estatal LIF. El producto pasó las pruebas de seguridad y si lo aprueba la ANMAT podrá usarse en todo el país.
#FarmaciaenCrisis
Farmacias y entidades del sector salud afirman que no pueden pagar el bono extraordinario
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: Es de 5 mil pesos, y lo negocian el gobierno y la CGT. El sector dice que no puede pagarlo, ya que el desplome de la dispensa puso en crisis a los mostradores. “La caída es peor que en 2001”, sostienen.

El popularmente llamado “mal del rastrojo” es una enfermedad endémica en la zona pampeana de nuestro país, producida por el virus Junín. Para la zona, existe una vacuna que produce el instituto Julio I. Maiztegui, y que se aplica a la población de riesgo. Pero hace un tiempo se vienen denunciando problemas en la producción, única en el planeta. Desde el año pasado hay menos dosis disponibles, lo que está cayendo el stock disponible. Esta semana, la diputada de la provincia de Santa Fe Silvia Simoncini presentó dos pedidos de informe para conocer la realidad de la vacuna, y los peligros de que no se revierta esta situación. Le pide al gobierno de su provincia que interceda ante Nación para garantizar los elementos necesarios para producir las dosis. El mal es parte de una serie de virus potencialmente pandémicos, lo que hace necesario tener la vacuna lista.

La legisladora de Santa Fe pidió informes para saber las razones por las que el instituto Maiztegui dejo de fabricar vacunas contra la Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA), que se encuentra incluida en el calendario nacional de vacunas desde el año 2007, para la zona pampeana. Según Simoncini, el problema se produjo por “insuficiencia de partidas presupuestarias asignadas por el gobierno nacional”. La diputada pidió específicamente informe sobre “cuáles son las razones que han llevado a limitar las funciones del Instituto; cuál es el presupuesto asignado y el ejecutado hasta el momento; qué cantidad de personal poseía en diciembre de 2015 y cuál es la dotación actual; cuáles fueron los motivos por los que se decidió la mengua de personal”, entre otras cuestiones. Además, pide saber qué cantidad de vacunas existen para combatir el mal.

“La reducción de la transferencia de fondos de la administración nacional al Instituto Maiztegui pone en peligro el programa de prevención de la FHA. El centro pertenece a la red de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud, dependiente del otrora Ministerio de Salud, hoy Secretaría. Los profesionales del Instituto advierten la falta de partidas presupuestarias que pone en riesgo la provisión de las vacunas contra la enfermedad”, indicó la diputada. Por último, aseguró que “profesionales que tienen conocimiento del costo que significa producir una vacuna califican el presupuesto nacional para el Instituto de «irrisorio», y eso mismo manifiestan todos sus trabajadores. No podemos permitir que la producción y provisión de dicha vacuna sea discontinuada, poniendo en riesgo la vida de muchos argentinos”, concluyó la ex ministra de Salud durante la gestión de Jorge Obeid.

La Fiebre Hemorrágica Argentina o “mal de los rastrojos” afecta particularmente a los trabajadores rurales y es transmitida por el ratón maicero o laucha del maíz (Calomys musculinus) que es portadora del virus Junín, descubierto tras el brote de la enfermedad en 1958 en la localidad de O’Higgins en el partido de Chacabuco. El año pasado se registraron 13 casos, de los cuales cinco fueron fatales. La preocupación de los especialistas es que la falta de producción de vacunas pueda disparar un brote, y extender el mal fuera de la zona endémica. El instituto Maiztegui cuenta con un presupuesto anual de unos 25 millones de pesos, sin contar los salarios. Según expusieron esta semana ante los concejales, casi 15 millones están destinados a pagar el suministro eléctrico, lo que los deja sin posibilidades de funcionar normalmente. Para poner en marcha la producción y el resto del equipamiento, afirman se necesitan unos 54 millones de pesos.

El virus Junín circula solo en el país, pero puede ser potencialmente protagonista de una pandemia. Así lo informó un estudio de 2016 realizado por científicos de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, quienes identificaron al menos 37 virus con el potencial de convertirse en los próximos años en pandemias, como hizo el H1N1 en 2009. El causante de la Fiebre Hemorrágica Argentina se encuentra junto a otros como el virus MERS-CoVM (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio), el guaranito (que provoca la fiebre hemorrágica venezolana), varios de la familia del ébola y otros virus transmitidos por mosquitos como potenciales fuentes de pandemia en el mundo. Para los investigadores, la clave es que estos virus pasen a transmitirse entre humanos. Por esta razón, afirman, hay que controlar su evolución para evitar una crisis de salud pública como la que se ha vivido en África Occidental durante el reciente brote de ébola.