Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 31/7/19
Opinión

#Opinión

Envases de alimentos y bebidas: ¿se informa bien al consumidor en el país?

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, julio 31: Belén Ríos, abogada y codirectora ejecutiva de FIC Argentina, escribe esta columna de opinión en el diario Clarín donde analiza la realidad de los envases en el país.

#Opinión
Saber comunicar sobre VIH para evitar el estigma y la discriminación
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 23: El periodista científico jujeño Gastón Ortiz escribe para el portal TN sobre el rol de la comunicación respecto de la prevención y la difusión de información sobre el Sida.
#Opinión
Desafío mundial: una alimentación sana, para un mundo hambre cero
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: A propósito de la fecha, que se conmemoró ayer, Francisco Yofre, oficial de programas a cargo de FAO en Argentina, analiza los desafíos más importantes que enfrenta el país y el mundo en la materia.

La regulación de envases de alimentos y bebidas en Argentina no es efectiva para proteger el derecho a la salud ni el derecho a la alimentación adecuada y no cumple con la obligación de informar a los consumidores. Hoy no es posible identificar de modo simple la cantidad de nutrientes críticos que tiene un producto.

La sanción de políticas que mejoren la normativa de etiquetado ha sido recomendada al Estado por organismos de derechos humanos de ONU como un mecanismo efectivo para cumplir con obligaciones constitucionales. En ese sentido, es un gran paso que el Estado argentino esté discutiendo la implementación de un sistema de etiquetado que ayude a los consumidores a saber realmente qué están comprando y, a partir de esta información, se inclinen por las alternativas más saludables.

Sin embargo, a partir de las declaraciones del Secretario de Salud en Clarín supimos que se está evaluando avanzar con un modelo híbrido de etiquetado con elementos de dos sistemas: un GDA monocromático con sello rojo de advertencia. Se trata de un modelo sin ningún tipo de antecedente, que no cuenta con soporte científico ni ha sido implementado en otro país. ¿Qué efectividad puede tener esta política pública si no cuenta con antecedentes ni sustento científico? La evidencia internacional demostró que para reducir los índices de obesidad y sobrepeso se requiere la implementación de un paquete de medidas, como el etiquetado frontal, diseñadas en independencia de las empresas alimenticias y basadas en la mejor evidencia existente para garantizar su efectividad.

Además, la opción que impulsan desde el Estado estaría basada principalmente en el GDA, sistema de etiquetado que, según la evidencia científica, no es efectivo. No sólo la comunidad internacional ha reconocido la ineficacia de este modelo sino también la propia Secretaría de Salud de Nación que, hace unas semanas, presentó estudios que demuestran que el etiquetado de advertencias es superior a todos los demás. ¿Por qué avanzar con esta alternativa entonces?

El sistema de advertencias, con el que avanzaron Chile, Perú y Uruguay, es el etiquetado frontal más efectivo hasta la fecha: empodera a los consumidores a hacer elecciones informadas y más saludables e incentivan a la industria alimentaria a reformular sus productos y así evitar los sellos de advertencia en los envases. Estudios realizados en Chile, donde este sistema rige desde el 2016, indican que el 68% de las personas han cambiado sus hábitos alimentarios y que el 20% de las industrias modificaron sus productos.

Nuestro país tiene una gran oportunidad: implementar una política de probada eficacia para controlar y prevenir la obesidad que tiene cifras alarmantes en Argentina. Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo el 66% de la población adulta tiene exceso de peso. Es una tendencia que viene aumentando a lo largo de los años, también en niños, niñas y adolescentes. En este escenario crítico esperamos que Argentina no adopte una política pública que desconoce las recomendaciones internacionales, que favorece a los intereses corporativos y mantiene un contexto desfavorable para prevenir la obesidad.