Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/6/19
Recomendaciones

#Recomendaciones

Descubrir a Sergio Sergi, el genio detrás de la histórica publicidad del medicamento GeniolADJUNTO

Recomendaciones

BUENOS AIRES, junio 19: A propósito de la puesta en marcha de una muestra sobre el artista ítalo-argentino, MIRADA PROFESIONAL repasa la historia de la icónica publicidad del medicamentos, tal vez la más importante de la historia del país. Detalles detrás de la “cabeza más famosa”.

#LuchacontraelSida
Llega al país un medicamento de toma diaria para controlar el HIV que combina cuatro drogas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 21: La alternativa terapéutica es producida por el laboratorio Janssen y fue autorizada para su comercialización en el país. Los estudios afirman que el uso de los cuatro componentes (darunavir, el cobicistat, la emtricitabina y el tenofovir alafenamida” mejora la adhesión al tratamiento.
#NoaFarmacity
Farmacéuticos bonaerenses se reunieron con candidato opositor y le llevaron propuestas y dudas
ADJUNTO
LA PLATA, agosto 23: Una delegación de profesionales se entrevistó con Axel Kicillof, candidato a gobernador por el Frente de Todos, para llevarle proyectos sobre el sector. Además, se habló del tema Farmacity, cuestión central para los farmacéuticos. También se analizó la suba de precios de los medicamentos.

“Venga del aire o del sol/ del vino o de la cerveza/ cualquier dolor de cabeza/ se corta con un Geniol”. El jingle es parte de la historia argentina, y es tal vez el anuncio publicitario más icónico de la Argentina. El aviso se completó con el dibujo de la cabeza con clavos y otros elementos. El autor de aquella imagen fue el italiano Sergio Sergi, un artíta olvidado que entre otras cosas inauguró la sátira social. Creada en la década del 30, la imagen de Geniol fue motivo de polémica, pero la mayoría de los especialistas concuerdan que fue Sergio el creador de la misma, a pedido de la agencia de publicidad “Pum en el ojo”, donde trabajaba. Pero además de crear esa cabeza calva, torturada por clavos, que aún hoy puede verse en farmacias o consultorios médicos, Sergi fue un prolífero artista, que una muestra inaugurada hace unos días recupera para todos.

Según el Archivo de la Ilustración Argentina, Sergio Sergi nació en 1896 en Trieste, Italia. Vivió en Europa hasta los 31 años, luego de pelear en la Primera Guerra Mundial. Estudió en la Escuela de Artes Gráficas de Viena antes de partir al conflicto bélico. En 1927 vino a la Argentina y, luego de un breve paso por Buenos Aires, se instaló en Santa Fe. Más tarde hizo de la ciudad de Mendoza su residencia definitiva. Fue tan importante por su producción artística como por su labor docente. Si bien Sergi realizó esculturas y también pinturas, el núcleo de su obra lo constituye el grabado, especialmente la xilografía. Los grabados de Sergi pueden dividirse en dos grupos bien diferenciados: el de los retratos, serie más bien realista y el de las escenas, marcadas por la deformación de corte más expresionista. En su mayoría están realizados en madera; pero hay algunos en chapa. Murió en 1973.

Según se estima, Sergi creó la icónica cabeza a pedido de Lucien Mauzan, a quien le le habría ocurrido la idea. Sergi se instaló en la Argentina en 1927, el mismo año en que el llegó al país Mauzan. Juntos, el grabador y dibujante italiano (especializado en xilografías) y el prolífico afichista francés (que realizó alrededor de 1.500 carteles publicitarios en los cincos años que vivió en la Argentina) crearon la célebre cabeza de Geniol, con un sentido del humor que marcó para siempre la forma de hacer publicidad.

La campaña publicitaria de Geniol, además de la historia creativa detrás de la cabeza, también produjo un mito: el jingle pegadizo con ritmo de milonga, que decía: "Venga del aire o del sol/ del vino o de la cerveza/ cualquier dolor de cabeza / se quita con un Geniol". Compuesto por Antonio y Jerónimo Sureda, otra leyenda asegura que fue una maestra rural, Aurora Suárez, quien escribió esos versos y los presentó a un concurso organizado por el laboratorio que producía el analgésico. Ganó. ¿Cuál fue el premio? Una caja de cien comprimidos de Geniol. Pero, como si todo esto fuera poco, otra leyenda urbana anónima atribuyó en algún momento la interpretación del jingle a Carlos Gardel que, en realidad, grabó Juan Carlos Marambio Catán.

Más allá de ese trabajo, Sergi fue un ácido crítica de la realidad, y sus dibujos y grabados en blanco y negro inauguran la sátira social. En El banquete, creación de 1943, una mesa desborda de comida, los comensales son corpulentos, mastican con la boca abierta, llevan coronas, joyas, se ríen, brindan, al mismo tiempo que llegan bandejas con cabezas de chancho -la representación del burgués-, mientras que a un costado dos siluetas diminutas y escuálidas observan el festín: “Está dentro del nivel de lo grotesco. Es un espectáculo patético del exceso y la contraposición entre los que lo tienen todo y lo que no tienen nada”, dice el material que repartió la muestra que permite acceder al universo de este genio, un poco olvidado.

Sergio Sergi: la comedia del mundo Museo Nacional del Grabado, Riobamba 985, Ciudad de Buenos Airees. Del viernes 14 de junio hasta el 4 de agosto De martes a domingos y feriados de 12 a 20 Entrada gratuita