Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 10/6/19
Opinión

#Opinión

Mitos y verdades sobre la gripe, cómo se contagia y qué hacer para evitarlaADJUNTO

Opinión

BUENOS AIRES, junio 10: Ernesto José Ways, especialista en infecciones respiratorias agudas (IRA), analizó las recomendaciones de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) respecto de la enfermedad, y recordó que sus síntomas suelen confundirse con resfríos, “pero hay que prestarles atención”.

#Vacunación
Alertan que este año es bajo el porcentaje de aplicación de la vacuna antigripal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: Desde la secretaría de Salud admiten que por el momento la inmunización está lejos de lo ideal, y que los integrantes de los grupos de riesgo deben aplicarse la dosis correspondiente. Aseguran que hay disponibilidad de la vacuna en todo el país.
#Industriafarmacéutica
Estados Unidos: crece la presión judicial sobre farmacéuticas por crisis de opiáceos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Los laboratorios productores están acusados de insertar en el mercado 75 mil millones de comprimidos en medio del crecimiento de muertes por adicciones a estos poderosos analgésicos.

Es la enfermedad que te tira a la cama varios días y te obliga a cubrirte con la manta hasta el cuello. Te regala toses, estornudos y dolor en todo el cuerpo. También la gripe es la patología que nos llena de dudas: cuando nos ataca, no sabemos si es ella o un resfriado. Hay quienes creen que se cura con antibióticos y otros que no quieren vacunarse por miedo. Año a año, cuando comienza a ascender la curva de contagios por gripe (como justo está ocurriendo ahora) también empiezan a circular los mitos sobre el virus, su prevención y tratamiento. La Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) hizo un listado de esas ideas erróneas.

1- La gripe es un resfrío fuerte

Falso. La gripe es una enfermedad causada por el virus Influenza tipo A o B, y se caracteriza por ocasionar fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza y debilidad general. El resfrío en cambio, es un cuadro respiratorio ocasionado por diferentes virus (coronavirus, rinovirus, adenovirus, para influenza, entre otros), que también circulan durante época invernal como el virus de la influenza, y se caracteriza por catarro de vías aéreas superiores, pudiendo estar o no acompañado de fiebre, con compromiso leve del estado general. El resfrío, a diferencia de la gripe, no produce complicaciones graves. Para los virus que provocan los resfríos no hay vacunas que puedan prevenirlos.

2- Nadie se muere por una gripe

Si bien la mayoría de los casos suelen resolverse favorablemente entre los 5 y 10 días de iniciados los síntomas, en ocasiones, especialmente en quienes pertenecen a los grupos de riesgo, la gripe puede generar complicaciones graves, requerir de internación y provocar la muerte. La gripe no es una enfermedad benigna. Provoca a nivel mundial aproximadamente medio millón de muertes por año. Los niños, las embarazadas, los adultos mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas tienen muchas más probabilidades de tener complicaciones y morir que el resto de la población, por lo que deben vacunarse todos los años.

3- La vacuna de la influenza no siempre es efectiva

La vacuna es la mejor forma de prevenir la gripe. La efectividad, es decir, la protección que brinda, suele ser moderada (del 40 al 60%) y varía cada año. Su efectividad también varía según la edad, el estado de salud y si los virus que circulan son similares a aquellos para los que protege la vacuna. Según la evidencia, si una persona se vacuna frente a la influenza y se contagia, la enfermedad será menos grave que si no se hubiera vacunado, lo que puede evitar complicaciones, hospitalización y hasta la muerte.

4- La vacuna antigripal puede provocar gripe

No. La vacuna antigripal es “inactivada”, no contiene virus vivos, por lo que es imposible que cause la enfermedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta vacuna no protege contra resfríos, catarros o síndromes seudogripales provocados por otros virus que no tienen vinculación con la vacunación antigripal. Por otro lado, no previene el 100% de las infecciones por el virus de la influenza; el objetivo es prevenir complicaciones y muertes.

5- No necesito vacunarme todos los años

El virus de gripe o influenza sufre mutaciones, pequeños cambios, todos los años. Por este motivo, la fórmula de las vacunas se revisa periódicamente y la Organización Mundial de la Salud (OMS) define las nuevas cepas que se incluirán en las vacunas cada temporada. A esto hay que sumarle que la protección dura de 8 a 10 meses, lo que hace necesario que la vacuna se aplique anualmente.

6- La gripe se cura con antibióticos

No. Los antibióticos no son eficaces contra ningún virus. Actúan contra las bacterias. La gripe es una enfermedad frecuentemente autolimitada. Una vez diagnosticado el cuadro gripal, se pueden indicar antivirales que pueden utilizarse para acortar el período de enfermedad. Estos tratamientos pueden reducir las complicaciones graves y las muertes. Por eso, en caso de tener síntomas compatibles con gripe, es importante consultar precozmente al médico y no automedicarse.

7- Enfriarse puede provocar gripe

Algunas investigaciones indican que, al enfriarnos, el cuerpo tiene menos defensas para afrontar los virus. Pero el frío no es lo que enferma, sino el hacinamiento. En invierno solemos pasar más tiempo en espacios cerrados y en estos espacios es más fácil contagiarse si alguna persona está enferma. Por ello, la recomendación es ventilar ambientes, abrir ventanas en medios de transporte, lavarse las manos y cubrirse con el pliegue del codo al toser o estornudar. La transmisión del virus de la gripe se produce por vía aérea a través de estornudos, tos, contacto con las manos o materiales contaminados con el virus como teléfonos, computadoras, utensilios de cocina, entre otros.

8- La vitamina C previene la gripe

A la Vitamina C se le suelen atribuir propiedades que mejoran el sistema inmunológico en la defensa contra el virus de la gripe. A pesar de esta u otras propiedades antivirales, no existen ensayos clínicos que avalen esta teoría.