Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/5/19
Regulaciones

#Regulaciones

En 2018 se duplicó la cantidad de alimentos retirados del mercado por la ANMATADJUNTO

Regulaciones

BUENOS AIRES, mayo 30: Las disposiciones el año pasado fueron 85, contra las 40 de 2017. La mayor eficacia en los controles es una de las explicaciones a la suba, además de un auge de la venta de productos de producción artesanal. Piden a la población estar atentos a las indicaciones de la autoridades.

#Opinión
¿Es posible cambiar hábitos y lograr una alimentación saludable?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 12: A propósito del Día del Nutricionista, que se conmemoró en toda América Latina ayer 11 de agosto, desde la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) recomendaron “concientizar sobre una alimentación saludable para el cuidado de la salud”.
#SeguridadSocial
Docentes piden un aumento en la cobertura de medicamentos por parte del IOMA
ADJUNTO
LA PLATA, agosto 16: El gremio SUTEBA criticó la reciente resolución que mejora los descuentos en tratamientos ambulatorios, al afirmar que “resulta insuficiente”. La situación afecta a los tratamientos ambulatorios para enfermedades agudas.

En la última reunión de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL), el titular de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) anunció medidas para fortalecer el Sistema Nacional de Control de Alimentos, que garantiza la calidad y seguridad de los productos que circulan en el país. Es que en el último tiempo, las disposiciones de la agencia reguladora que alertan sobre distintos problemas en alimentos y derivados crecieron notablemente. El último caso resonante fue el de un humus contaminado con la bacteria que causa botulismo, que generó alarma en todo el país. Los números que maneja la entidad avalan la preocupación: el año pasado, la cantidad de alertas por alimentos irregulares o peligrosos se duplicó. Buena parte de estas apuntan a productos artesanales, que se realizan de forma casi casera, y que no cumplen con los requisitos de calidad impuestos por el Código Alimentario Argentino. Afirman que es fundamental el rol de los consumidores para evitar peligros mayores.

El año pasado, la ANMAT emitió 85 retiros de alimentos por distintas irregularidades. Esto es más del doble de las 40 que se difundieron en 2017. En este tiempo, las prohibiciones fueron de productos muy conocidos de consumo masivo (como una leche para bebé de primera marca) hasta productos artesanales y de poca rotación. Según Evangelina Macías, directora de evaluación y registro de alimentos del Instituto Nacional de Alimentos (INAL), el aumento en las prohibiciones tiene que ver con un mejor acceso a la información relacionado con la posibilidad de digitalizar los datos. “En 2015, incorporamos una plataforma digital en la que autoridades sanitarias provinciales y nacionales comenzamos a compartir información sobre monitoreos e incidentes alimentarios. Los resultados de ese cambio se empezaron a materializar en los últimos años”, destaca Macías.

Si bien el aumento de los controles es una buena noticia para los consumidores, el aumento de la venta informal de productos alimenticios hace que sea difícil evitar la circulación de mercadería no autorizada. El caso de las hermanas contagiadas de botulismo en Capital Federal lo demuestra: compraron un humus artesanal, que se puede adquirir por Internet en todo el país, y que pese a la prohibición de la ANMAT sigue en algunos avisos. “Están apareciendo cada vez más alimentos de fabricación artesanal que no se encuentran registrados y se comercializan en ferias que, en general, no están habilitadas”, aporta el bioquímico especializado en alimentos Gustavo Locati, que es vicepresidente de la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios. “Está la falsa idea de que casero es sinónimo de más saludable. Un producto no regulado es peligroso. Hay que sumar estrategias para llegar a los pequeños emprendedores que no están formalizados, capacitarlos e incluirlos”, sostiene Locati en una nota con el diario Clarín. Y agrega: “Es clave estar atentos a los canales informales de comercialización e intensificar allí los controles”.

Edgardo Ridner, presidente de la Asociación de Profesionales de Salud y Alimentos y médico especialista en Nutrición, también detecta dificultades en la elaboración artesanal. “Hay muchos productos de este tipo y tienden a tener un menor grado de control. En ocasiones, no entran en el circuito formal por lo que resulta más complicada su fiscalización”, se suma. Según el experto, se debe poner énfasis en las “conservas húmedas caseras o semi industriales”, como las mermeladas o algunos vegetales al escabeche. “En ese tipo de preparaciones pueden quedar, con más frecuencia, contaminantes a lo largo del tiempo”, advierte.

Para monitorear y eliminar los productos peligrosos, la ANMAT cuenta con la llamada Red Federal de Vigilancia Alimentaria, que se ocupa de retirar los productos que no cumplen con el Código Alimentario Argentino e iniciar el trámite para su prohibición. “Un alimento se retira cuando hay un incidente alimentario. Es decir, cuando se registra un evento que tiene consecuencias dañinas para la población, como ocurrió en el caso del hummus vegano. También frente a productos contaminados, falsificados o adulterados”, explica Macías. Se puede llegar a detectar esta situación en alguno de los monitoreos que encaran las autoridades sanitarias o a partir de una denuncia que puede realizarse desde el sector público, como el área de epidemiología de un hospital; o desde el privado, a través de ciudadanos, empresas u organizaciones no gubernamentales.