Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/5/19
TecnologíaySalud

#TecnologíaySalud

La tecnología como aliada de la salud contra las “fake news” y la manipulación

ADJUNTO
TecnologíaySalud

BUENOS AIRES, mayo 20: Se suele culpar a los avances tecnológicos de la deshumanización de la atención sanitaria. Pero las redes sociales y las nuevas formas de comunicación pueden ser una gran aliada para combatir los mensajes nocivos. Hay una reconversión de la mirada al estilo de George Orwell o Black Mirror sobre la conectividad extrema.

#TecnologíaySalud
Relanzan en España una app que permite a discapacitados acceder a medicamentos
ADJUNTO
MADRID, junio 5: “Medicamentos Accesibles Plus” fue creada en 2014, y tuvo más de 30 mil descargas. Ahora, el Colegio Oficial de Farmacéuticos presentó una nueva versión, con mejoras para que los pacientes con problemas de visión o físicos tengan información de los tratamientos.

A comienzo de mes, MIRADA PROFESIONAL alertó sobre la puesta en marcha de una farmacia robótica en España, en el marco de una cabina de telemedicina lanzada recientemente. La posibilidad que las nuevas tecnologías reemplacen la atención profesional –de médicos y farmacéuticos –es una amenaza que se cierne en estos tiempos, y generan grandes debates en todo el mundo. La ficción usó esta tensión para crear una de las grandes series de los últimos años: Black Mirror. Pero no todos los avances tiñen de negro el panorama futuro. La masividad de las redes sociales, la idea de “conectividad total”, junto con los avances en materia de tecnología pueden ser grandes aliados a la hora de pensar la salud colectiva. Los mensajes que se reproducen de manera casi instantánea no deben ser todas “fake news”, y la posibilidad de estar en todos lados a la vez no es una nueva forma de Gran Hermano al estilo George Orwell. la potencialidad de las nuevas herramientas es también una oportunidad de generar nuevos y más sólidos vínculos entre pacientes y profesionales de la salud, y de difundir discursos vinculados con los buenos hábitos saludables. La tecnología no es buena o mala, es su uso por los humanos los que marcan la diferencia.

El tema de las noticias falsas o “fake news” alarma por su uso político. Pero en salud, esos conocimientos están haciendo estragos en, por ejemplo, las vacunas. Por eso, el combate de la propagación de estos mensajes no puede hacerse por fuera, sino por dentro de la tecnología. Días atrás, Instagram informo que mediante los algoritmos buscará bloquear todos los hashtags que promuevan información falsa sobre la vacunación. De hecho, ya ha empezado a bloquear un hashtag que estaba ganando popularidad y que afirmaba que las #vacunascausanautismo. Además, la red social también indicó que empezará a rastrear toda esa información que se suba a su red y que esté desinformando sobre la vacunación. “Instagram dijo que no tomará medidas contra personas o cuentas que se identifiquen como ‘anti vacunas’. Sin embargo, trabajará para limitar la propagación de información falsa porque tiene efectos perjudiciales para el público en el mundo real”, explicó una nota de la BBC. Básicamente, lo que hará la red es basarse en recomendaciones que ha dado la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reconocer hashtags o información que no sea verídica. Las etiquetas #Vacunascausansida y #vacunas son veneno ya están prohibidas y no devuelven resultados si se buscan en Instagram.

El caso de los mensajes “anti vacunas” es una forma de como la cultura del “meme” se volvió tan peligrosa que es una de las causantes de la epidemia de sarampión que afronta el mundo pero su combate se hará dentro del escenario virtual. Eso hace por ejemplo la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), que tiene una fuerte actividad en redes sociales, y busca anular la propagación de los discursos. La mayoría de las sociedades científicas trabajan con hilos y otras formas de comunicación en plataformas como Twitter, que suele ser la más proclive a estos debates. Lo mismo sucede con las aplicaciones vinculadas a la salud. Si bien uno de los temas que preocupa a los especialistas es el llamado “doctos Google”, hablando de las consultas de las personas por Internet de síntomas y posibles cuadros, las app pueden generar un buen vínculo más cercano entre los profesionales y los pacientes. En San Luis hay un buen ejemplo: en la provincia funciona Watson Oncology, una herramienta desarrollada por IBM para el estudio del cáncer. Está dotada de inteligencia artificial, lo que significa que puede interpretar el lenguaje tanto escrito como verbal, resolver problemas y analizar en pocos segundos grandes volúmenes de información científica de diversas fuentes indexadas a su base de datos.

Además, las tecnologías sirven para hacer prevención. De la forma que una noticia, un romance o una tragedia dan la vuelta al mundo en un par de minutos, puede pasar que los datos para evitar una tragedia puedan hacer lo mismo. Para esto, Facebook presentó esta semana tres tipos de mapas que ayudarán a las organizaciones sin fines de lucro y a las universidades que trabajan en salud pública a vencer los brotes de enfermedades y llegar a las comunidades vulnerables de manera más efectiva. Según la información, se trata de mapas de densidad de población completos con estimaciones demográficas, mapas de movimiento (en la foto superior, uno correspondiente a movimientos demográficos en Londres) y mapas de cobertura de red, que ayudarán a comprender mejor dónde viven las personas, cómo se mueven y si cuentan con conectividad. Hace dos años, Facebook comenzó a trabajar con la Universidad de Columbia para utilizar imágenes satelitales y datos de censos para construir los mapas de población más detallados del mundo para mejorar los proyectos de conectividad.

Novelas como 1984 o Un mundo feliz hacen de esta hiperconectividad que se da hoy –y que George Orwell y Aldous Huxley ni siquiera soñaron –sea vista como un dato negativo. “En ningún momento de la historia del mundo, la mentira organizada se ha practicado con menos vergüenza, o por lo menos, gracias a la tecnología moderna, más eficientemente o en una escala tan amplia, que por los dictados políticos y económicos de este siglo”, decía en 1973 Huxley en "El fin y los medios". Los ejemplos muestran que bien usadas, estas tecnologías pueden ayudar a cuidar la salud de las personas. Hay una decisión de la humanidad que deberá apropiarse para el bien común de estos avances, y no dejarlo en manos del mercado o de los poderes fácticos. Su uso no deben reemplazar la atención personalizada, en un consultorio o una farmacia, el eje de la salud comunitaria. Pero usar los potenciales actuales para hacer de ese momento algo más extendido, más poderoso y que llega a más gente es un paso fundamental. Falta lo más importante, humanizar la relación entre las personas haciendo que las máquinas y herramientas nos se vuelvan más importantes que el sujeto que las crea y el que las opera.