Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/5/19
ResistenciaBacteriana

#ResistenciaBacteriana

La Argentina se suma al organismo de la OMS para combatir la resistencia a los antibióticos

ADJUNTO
ResistenciaBacteriana

BUENOS AIRES, mayo 15: Desde esta semana, el país será parte del Sistema Mundial de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos (GLASS, por sus siglas en inglés), que le permitirá acceder a datos y sumar experiencia sobre esta problemática.

#Sarampión
Farmacias de Lomas de Zamora siguen vacunando gratis contra el sarampión
ADJUNTO
LA PLATA, noviembre 14: Es en el marco de un plan anunciado el mes pasado, unos 30 mostradores son parte del plan que aplica la “dosis cero” en ese distrito. El objetivo es llevar la atención a todos los barrios, aprovechando la red asistencial. Se suman a los centros asistenciales que aplican la vacuna. Esta es una iniciativa inédita en la región, que amplía la inmunización por el brote epidémico.
#SaludPública
Alerta epidemiológica en el país por los peligros del cigarrillo electrónico
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 11: Las autoridades sanitarias nacionales emitieron el primer informe que busca informar sobre los problemas de salud que genera el uso de este artefacto.

El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una nueva alerta por el crecimiento de la resistencia microbiana, un mal sanitario que preocupa en todo el planeta. En esta alerta, se aseguró que en 2050 los muertos por las “súper bacterias” llegarán a los 10 millones, por lo que piden medidas a los países, para evitar una “crisis potencialmente desastrosa”. En la Argentina se creó un organismo nacional que centraliza las acciones para evitar el avance de esta problemática. Además, esta semana se confirmó que el país se sumará al sistema creado por la OMS para coordinar acciones conjunta contra la resistencia a los antibióticos. De esta forma. se tendrá acceso a información sobre la aparición de “súper bacterias”, y otras situaciones vinculadas con la resistencia microbiana.

Esta semana se confirmó el ingreso del país el denominado Sistema Mundial de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos (GLASS, por sus siglas en inglés), una de las respuestas de la OMS a la problemática. La Argentina se incorpora a este sistema a través del Servicio de Antimicrobianos de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos Malbrán, y a partir de esta medida se tendrá acceso a datos oportunos sobre la actividad de esas “súper bacterias” en cualquier parte del mundo. Además, se podrán aportar datos propios, reforzar la vigilancia sanitaria local o regional, emitir alertas epidemiológicas para la comunidad y los equipos de salud, además de revisar los tratamientos para controlar las infecciones en la comunidad y los centros de salud. "El aumento de la resistencia a los antimicrobianos (RAM) tiene un impacto directo en los sistemas de salud y en la economía de los países -resumen desde la Anlis Malbrán-. Duplica la probabilidad de desarrollar complicaciones, triplica el riesgo de muerte, se asocia directamente a la falla de los tratamientos empíricos (los que se indican hasta conocer qué bacteria causa la infección) y lleva al fracaso de los procedimientos médicos que dependen de la efectividad de los antibióticos".

El Servicio de Antimicrobianos está dirigido por Alejandra Corso, y es el laboratorio regional de referencia de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y cada año revisa información de unas 250 mil muestras de la red de vigilancia de RAM, que forma casi un centenar de hospitales del país de manera representativa de las distintas regiones. Ahí, microbiólogos aíslan las bacterias de muestras de tejidos, sangre, orina y otros fluidos corporales de los pacientes para identificarlas y detectar si responderán o no a la penicilina u otros antibióticos. Con esos aislamientos, la red que coordina el Servicio de Antimicrobianos de la Anlis Malbrán puede detectar mecanismos de resistencia y trazar mapas o tendencias de RAM que comparte con el resto de los países a través del software Whonet de la OMS.

"Nuestra red de vigilancia es representativa de la población", indicó Corso en una nota con el diario La nación. La forman 98 hospitales que actúan como centros centinela. “Es el laboratorio nacional de referencia el que hace las pruebas más complejas y costosas para el estudio molecular y fenotípico de esos aislamientos bacterianos. También, su función es tratar de simplificar esos métodos de detección para que en los hospitales se pueda dar una alerta rápida al equipo de salud y al comité de control de infecciones para impedir que el organismo se disemine”, dijo. "Sin capacidad para detectar ese mecanismo de resistencia y la bacteria, los médicos no pueden actuar", indicó Corso. "Las superbacterias pueden estar en cualquier lugar del planeta y es cuestión de tiempo que vayan de un país a otro."

La resistencia a los antimicrobianos supone una amenaza a la esencia misma de la medicina moderna y a la sostenibilidad de una respuesta de salud pública mundial eficaz Con el tiempo comenzaron a aparecer casos típicos de bacterias multirresistentes que se encuentran en los hospitales y para las que las terapias antibióticas no suelen ser suficientes. El uso de medicamentos debe ser sumamente responsable: ni los médicos deberían abusar de su prescripción ni los pacientes creer que son caramelos y automedicarse. Además, es necesario completar las terapias antibióticas indicadas. "El mal uso y el abuso sistemático de estos fármacos en la medicina y la producción de alimentos puso en riesgo a todas las naciones. Hay pocos productos de recambio en fase de investigación y desarrollo. Sin medidas armonizadas e inmediatas a escala mundial avanzamos hacia una era post antibiótica en la que infecciones comunes podrían volver a ser mortales", alertó la OMS, que adelantó que si no se toman medidas, en el año 2050 habrá unas 10 millones de muertes por esta razón. En la actualidad, son 700 mil las muertes anuales que se producen debido a que los antibióticos dejaron de ser efectivos contra las bacterias. 230 mil se deben a tuberculosis multirresistente, precisa un documento de la OMS.