Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 9/5/19
FarmaciadelFuturo

#FarmaciadelFuturo

Farmacia robótica: cuando el mercado se impone sobre la saludADJUNTO

FarmaciadelFuturo

BUENOS AIRES, mayo 9: Una empresa presentó en España un espacio que permite hacer consultas a distancias con médicos, que pueden atender y diagnosticar mediante video. Además, una farmacia automatizada entrega los medicamentos prescriptos por el “tele médico”. Así, se pierde la atención profesional, eje fundamental de la tareaa que se hace en las farmacias.

#SaludPública
En Provincia, acuerdo para usar menos mercurio en el sector de odontológico
ADJUNTO
LA PLATA, agosto 12: Entidades bonaerenses firmaron con el Ministerio de Salud provincial la reducción de la presencia de este material en amalgamas y otros elementos usados en la salud bucal.
#Opinión
La alimentación debe ser adecuada teniendo en cuenta cuestiones personales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 16: Marcela Stambullian, directora de la carrera de Licenciatura en Nutrición de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, resaltó el rol de estos profesionales, como forma de festejar el Día del Nutricionista, conmemorado a principio de semana.

En España, la empresa OnMed desarrolló hace un tiempo una cabina que permite realizar consultas médicas a distancias. Estos lugares, denominados “kioscos interactivos de telemedicina”, contienen especie de consultorios, donde los pacientes pueden ser atendidos de manera virtual por un médico, que le toma a distancia los signos vitales y realizar diagnósticos. Como salida de un capítulo de Black Mirror, esta cabina se la puede instalar en cualquier lado, y hace un poco más cercano dos anhelos de la salud en estos tiempos: la atención constantes y en múltiples puntos. Desde hace un tiempo que la llamada telemedicina se viene implementando en el mundo, potenciando la atención con las nuevas tecnologías. el uso de aplicaciones en celulares inteligentes para realizar diagnósticos, controlar enfermedades o hacer consultas se popularizó en los últimos años, generando algunos problemas vinculados a lo que los especialistas llaman “doctor Google”. Esta iniciativa española va más allá, y a la consulta y el diagnóstico le agrega una farmacia robótica, ubicada en una de las cabinas, que entrega medicamentos según al orden digital del médico. Sin un farmacéuticos que controle la dosificación o calidad de los tratamientos. Un nuevo kiosco que amenaza el rol del profesional en la dispensa de productos farmacéuticos.

Según informa el portal ConSalud.es, las telecabinas de OnMed son “un kiosco interactivo de telemedicina que contiene cabinas de vídeo privadas que permiten a los médicos tomar de forma remota signos vitales y diagnosticar enfermedades”. Asimismo, incluye una “minifarmacia robótica que puede administrar medicamentos”. Según se explico, los medicamentos comunes “se dispensan desde una bóveda automática, que también puede proporcionar scripts en papel o electrónicos para otras farmacias si hay algo fuera de stock”. Inicialmente, OnMed no recetará ningún medicamento programado. Las consultas que se espera se atiendan serán leves, para lo cual los profesionales podrán inspeccionar los ojos, oídos, nariz y garganta de los pacientes, o cualquier lesión de la piel. Las estaciones de primera ejecución de OnMed están diseñadas para ser alojadas en interiores, como en centros médicos o en el lugar de trabajo.

El funcionamiento remite a las viejas películas de ciencia ficción. Mediante grandes pantallas de video, con cámaras térmicas y de alta definición que le permiten al médico realizar la consulta. “OnMed estima que las visitas durarán menos de 15 minutos y costarán menos que ir a una clínica”, informó el mismo medio español. Las unidades exteriores y móviles aún están en desarrollo, y la compañía dice que actualmente se encuentra en conversaciones con los sistemas de salud, las universidades y los principales aeropuertos para la colocación de sus unidades. La primera se lanzará a finales de este año.

El sistema de salud se transforma en todo el mundo, de la mano del avance de las nuevas tecnologías. La ciencia logró que, por ejemplo, las nanopartñiculas mejoren la forma que se absorben los medicamentos oncológicos, y las mejoras en las definiciones en imágenes hacen más certeros los diagnósticos. Es indiscutible que la tecnología mejoró la medicina, pero existe una línea delgada que separa el genuino interés por la salud y los negocios. En tiempos donde se necesita más tiempo para consumir y producir, todo debe ser instantáneo, incluso la salud. La pérdida del contacto humano –que las redes sociales potencian –llega a puntos impensados. Ya no se necesita al médico para un diagnóstico, ni un farmacéutico para la dispensa. Seremos atendidos por un algoritmo, que decide ya no solo la inofensiva cuestión de qué vemos para entretenernos, sino ahora cómo cuidamos nuestra propia salud. En este punto, es vital que los farmacéuticos mantengan la atención como un valor fundamental, eje de la labor diaria, que agregue valor a la vista a la farmacia. Atender y entender a los pacientes no sólo hace la diferencia entre una cabina y un mostrador. Algo que no debe perderse nunca.