Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/4/19
AlertaSanitaria

#AlertaSanitaria

En el país, especialistas están alertas a la llegada de un hongo que resiste casi todos los medicamentosADJUNTO

AlertaSanitaria

BUENOS AIRES, abril 11: Se trata del Candida auris, que disparó una alarma mundial por su rápida propagación y por resistir a casi todos los tratamientos conocidos. Hasta el momento no hay casos en la Argentina, pero los expertos están alertas por la posibilidad de su llegada.

#Regulaciones
Por distintas irregularidades, la ANMAT retiró dos medicamentos de uso hospitalario
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 14: La agencia reguladora informó que junto a los laboratorios productores inició el retiro del mercado de varios lotes un tratamiento contra las alergias y una solución de contraste. Por otro lado, la entidad firmo un acuerdo de colaboración con el SENASA.
#Opinión
Sin neuropsiquiátricos no es posible lograr una acertada política de salud mental
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 13: La semana pasada, se firmó un acuerdo para que en Capital Federal se mantengan abiertos los hospitales neuropsiquiátricos Borda y Moyano, pese a lo que dice la ley nacional de Salud Mental El titular de la Asociación de Médicos Municipales (AMM), Jorge Gilardi, defiende esta medida en esta columna de opinión.

Documentado por primera vez hace poco menos de una década, las infecciones por Candida auris suelen ser muy agresivas, y pueden llevar a la muerte a una persona en 80 días. El gran problema de este hongo es que en el90 por ciento de los casos es resistente a todos los medicamentos conocidos, lo que lo vuelve una preocupación para la salud mundial. En 2016 se emitió la primera alerta por brotes de la infección, y este año se detectaron casos en distintos puntos. Hace poco, Japón registró contagios, lo que generó una nueva alarma planetaria. En la Argentina, los especialistas afirman que no hay registrados casos, pero se mantienen expectantes por la posibilidad que el mal llegue al país. Los síntomas de infección por Candida auris son fiebre, dolor y fatiga, pero no son inusuales, por lo que es difícil diagnosticar la infección sin hacer estudios de laboratorio. En Estados Unidos ya se registraron 587 casos, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Según las autoridades norteamericanas, hasta febrero de 2019 se han notificado infecciones por Candida aurisen más de 20 países. Entre los que se encuentran Australia, Canadá, China, Colombia, Francia, Alemania, India, Israel, Japón, Rusia y Arabia Saudita. El hongo puede ingresar al torrente sanguíneo y diseminarse por todo el cuerpo, lo que causaría infecciones invasivas. También puede causar infecciones de heridas u oídos. Y debido a que esta levadura a menudo no responde a los medicamentos antimicóticos de uso común, el tratamiento de las infecciones se dificulta.Al respecto, los CDC indican que más del 90 por ciento de las infecciones por Candida aurisson resistentes a por lo menos uno de esos medicamentos. Mientras que el 30 por ciento son resistentes a dos o más.

Por el momento, en la Argentina no hay casos confirmados. Constanza Taverna, del departamento de Micología del Instituto Dr. Carlos G. Malbrán, confirma que "hasta el momento no hubo reportes de ningún caso". Ante la consulta de si es capaz de instalarse, responde que "podría llegar a cualquier lado". "En noviembre de 2016 comenzó la alerta por medio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Nosotros también sacamos un comunicado alertando a todos los laboratorios, porque tenemos una red de laboratorios, y también salió publicado en la Asociación Argentina de Microbiología", dijo Taverna, en una nota con el diario Clarín. En ese texto explicaron cómo identificar la Candida auris y cómo manejarse ante estos casos. "Lo que nosotros tenemos es la capacidad diagnóstica de poder detectarlo. Y por eso preparamos a los laboratorios, para que sepan cómo accionar en caso de recibir una cepa. Damos cursos de capacitación y estamos todo el tiempo comunicados con todos los laboratorios", agrega la experta.

Por su parte, el infectólogo Pablo Scapellato explicó en una entrevista con el portal Infobae que este hongo no es un problema "leve". “Lo que ocurre de alguna manera con el hongo Candida auris es el fenómeno de supervivencia del más apto … en esos lugares (salas de neonatología, de cuidados intensivos) se utilizan mucho antifúngicos y antimicrobianos, que hacen que el hongo Candida auris resista”, remarcó. Sobre el contagio de la infección, los CDC señalaron que la Candida auris puede propagarse en entornos de atención médica a través del contacto con superficies o equipos contaminados, así como de persona a persona. Las personas que tienen mayor riesgo de contraer el hongo son aquellas con diabetes, cirugías recientes y que consumen antibióticos de amplio espectro.

Eduardo López, infectólogo del hospital de niños Ricardo Gutiérrez, comenta que “nosotros en el hospital, que tenemos una población importante de inmunosuprimidos, no tenemos casos de Candida auris. Pero eso no descarta que en un futuro aparezca". Ante la consulta de si estos hongos pueden ser traídos por personas que viajan o migran, responde que "sí, estos hongos están distribuidos en el medio ambiente y los puede portar eventualmente alguna persona, pero para que afecte tienen que ser pacientes habitualmente internados, inmunosuprimidos o con tratamientos que bajan las defensas". Y subraya: "a un individuo normal no le va a agarrar". "Hay una alerta a nivel nacional que es sobre gérmenes multiresistentes, y ahí están incluidos tantos bacterias como hongos. No nos olvidemos que en los últimos años aumentó la resistencia a los antifúngicos de varios hongos. Lo mismo pasó con antibióticos para varias bacterias. Son los que se llaman hongos y bacterias intrahospitalarias", sigue López.

Respecto a cómo se da la transmisión, Taverna destaca que "no es un virus", sino que se los llama "patógenos oportunistas". Y agrega: "En general afecta a pacientes con inmunocompromiso, pacientes que llevan muchos días de hospitalización, que llevan muchos días con antibióticos, que tienen catéteres". Ante la consulta de si podría traerlo una persona que se infecta en otro país y después viaja a la Argentina, responde que "sí, persiste en los cuerpos", aunque repite que "no es un virus" y que se da en un contexto hospitalario. Además, explica que "ahora como está todo el alerta, normalmente no le dan de alta al paciente hasta que no le sacan determinadas muestras y se determina que no la tenga más en el cuerpo".