Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 9/4/19
SeguridadSocial

#SeguridadSocial

Se formalizó la entrega de los millonarios fondos destinados a las obras sociales sindicales

ADJUNTO
SeguridadSocial

BUENOS AIRES, abril 9: Son los 13 mil millones de pesos comprometidos por la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) para solventar el sistema. Vienen del interés de un bono emitido en 2016 y de los pagos de la deuda de la empresa OSDE con el Estado.

#Vacunación
Sanofi comenzó a entregar a Salud las vacunas contra la meningitis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: La farmacéutica francesa reemplaza a Glaxo en la provisión de esa vacuna, que desde el año pasado tiene problema de abastecimiento al punto de suspenderse una dosis del Calendario Oficial.
#NuevosTratamientos
Crece la participación del país en la realización de ensayos clínicos de nuevos medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: Según un informe de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), se duplicó la cantidad de pruebas de nuevos tratamientos en el país, que ocupa el tercer lugar en la materia en Latinoamérica, detrás de Brasil y México.

A fines de marzo, el gobierno nacional anunció un nuevo protocolo de cobertura de medicamentos oncológicos, una medida reclamada varias veces por las obras sociales sindicales, para intentar mitigar el impacto de la cobertura de estos tratamientos en sus finanzas. La iniciativa buscó tender puentes entre el gobierno y los gremios, en medio de la disputa por un posible paro nacional. Además de este protocolo, el oficialismo prometió girar millonarios fondos para aliviar la situación de las entidades. Ayer lunes, este paso se formalizó, cuando se publicó en el Boletín Oficial la entrega de unos 13 mil millones de pesos. Los recursos provienen del interés de un bono emitido en 2016 y de los pagos e intereses de la deuda de la empresa OSDE con el Estado. De esta forma, se cumple con una de los pedidos del sector, lo cual sería clave para evitar nuevas protestas como las que se vivieron el jueves pasado, cuando hubo una marcha multitudinaria contra las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri.

El decreto 251/2019, que lleva la firma del presidente, Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, entrega los fondos a las obras sociales comprometidos hace unos días, en una reunión entre funcionarios de la Casa Rosada y la conducción de la CGT. "Implementar, reglamentar y administrar los recursos provenientes del Fondo Solidario de Redistribución, dirigiendo todo su accionar al fortalecimiento cabal de la atención de la salud de los beneficiarios del Sistema Nacional del Seguro de Salud, destinando todos los recursos disponibles para la cobertura de subsidios por reintegros y por prestaciones de alto impacto económico y/o que demanden una cobertura prolongada en el tiempo y, asimismo, para la adquisición y provisión de insumos, dispositivos y de medicamentos de alto impacto económico", reza el texto publicado ayer lunes.

El Gobierno, en junio del año pasado, ya había adoptado una medida similar para contener a la CGT y evitar el impacto político de un paro nacional. Se trató de un subsidio global de 4.500 millones de pesos que obra como una habilitación del uso de esos fondos. Es decir, no fueron transferencias directas del Estado sino fondos que en adelante podrán usar las obras sociales. Esta nueva iniciativa busca descomprimir la presión de los sectores gremiales más críticos y permitirá incrementar los recursos de la Superintendencia a partir de estas dos fuentes de financiamiento, que alcanzarían los 13 mil millones de pesos. La propuesta del gobierno fue negociada directamente con uno de los conductores de la CGT, Héctor Daer , y con el ex superintendente de Servicios de Salud, José Luis Lingeri, considerado el “ministro de Salud de la CGT”, por sus conocimientos en seguridad social.

Este paso complementa la puesta en marcha de un nuevo protocolo de cobertura de oncológicos, que se anunció hace unos días. A partir de esto, la Superintendencia acordó con la CGT “protocolizar los medicamentos que se necesitan para el tratamiento de patologías de alta complejidad, una antigua demanda gremial porque implican un impacto económico altísimo para sus obras sociales”. Este nuevo sistema no aumentará los fondos que el gobierno gira a las obras sociales, pero permite limitar la cobertura de estos medicamentos. “La protocolización define los medicamentos que se necesitan para tratar la hemofilia, el cáncer de mama, la mieloma múltiple, la esclerosis múltiple, el cáncer de colon, HIV, Reumatología y la Hipertensión pulmonar. Todas estas patologías están contempladas en el programa SUR que maneja la SSS”, agregó la misma nota que anunció el acuerdo. De esta forma, el protocolo acotará los tipos de medicamentos a suministrar en cada una de las enfermedades referidas. Por ejemplo, para el cáncer de mama se deberá usar: Fulvestran (con un valor de 18.766 pesos), Lapatinib (25.537 pesos), Pertuzumab (44.918 pesos) y Trastuzumab-Emitansine (entre los 35.650 a los 54.617 pesos).

Por otro lado, en los próximos días se intentará tratar la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET), que dirá qué procedimientos ingresarán al Programa Médico Obligatorio (PMO), y que los gremios afirman servirá para “minimizar el boom de juicios a obras sociales”. El proyecto forma parte de la nueva reforma laboral, y es el único que cuenta con el aval del sindicalismo. Luego de varios intentos, se pondría en consideración en estos días. La información indica que la comisión de Salud del Senado, que comanda el legislador radical Mario Fiad (Jujuy), reactivará la discusión. El proyecto de AGNET fue el primero del combo de tres iniciativas sobre “reforma laboral” que impulsó sin éxito el oficialismo el año pasado. El último funcionario nacional que blindó esa iniciativa fue el otrora ministro de Salud y actual secretario del área, Adolfo Rubinstein, quien aseguró que ese tipo de agencias se dan “en todo el mundo” y son necesarias para “comenzar a generar un marco de discusión donde todos los actores tengan una voz y que se discuta de manera transparente cuándo se está obligado a cubrir procedimientos y en qué condiciones y proporción, ya que son decisiones que deben ser objetivas y transparentes”.