Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 3/4/19
Regulaciones

#Regulaciones

Piden que se prohíba la venta en el país del analgésico cuestionado en los Estados Unidos

ADJUNTO
Regulaciones

BUENOS AIRES, abril 3: Legisladores de la Capital federal presentaron un proyecto para que la ANMAT no permita la venta de oxicondona y otros analgésicos opiáceos, luego de la demanda realizada en el país del norte por la epidemia de consumo abusivo, que generó miles de muertes.

#Regulaciones
La ANMAT retiró dos insecticidas por contener un químico prohibido en el país
ADJUNTO
BUENOS AIRES, abril 25: Luego de una serie de inspecciones, la agencia reguladora informó que retiró del mercado dos marcas, que se producían con el producto químico plaguicida DDVP, que está prohibido para productos de venta libre por ser peligroso para la salud. La noticia se da en el marco que las autoridades sanitarias advierten que se mantiene el alerta por los focos de dengue y zika.
#Regulaciones
Salud lanza una comisión que limitará la cobertura del PMO
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 27: La denominada Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (CONETEC) ya trabaja en una suerte de revisión general del Programa Médico Obligatorio, a la espera que se apruebe la ley que crea una nueva agencia de medicamentos, dedicada a esa tarea.

A fines de marzo, se produjo una demanda colectiva contra la farmacéutica que vende el analgésico OxyContin, un analgésico opiáceo que es parte de la epidemia de consumo abusivo en Estados Unidos. La denuncia generó alarma en el mundo, incluyendo la Argentina, donde especialistas pidieron estar atentos al uso de este tratamiento. En este sentido, esta semana se presentó un proyecto para prohibir la venta del fármaco en el país. Así lo determina la iniciativa presentada por el bloque del Autodeterminación y Libertad (AyL), que advirtió que este medicamento causó miles de muertes en un año en el país del norte. A nivel local, el opiáceo es producido por el laboratorio Purdue Pharma, y que se encuentra a la venta bajo receta.

Con el objetivo de” preservar la salud de los porteños”, los legisladores de AyL Fernando Vilardo y Marta Martinez impulsaron un proyecto de ley en la Legislatura porteña para prohibir la comercialización de OxyContin y otros medicamentos a base de oxicodona; ya que debido al consumo de opiáceos, fallecieron en un año más de 47 mil personas en Estados Unidos. Purdue Pharma es el fabricante de OxyContin, un potente analgésico que también se vende en Argentina -bajo receta médica-, ofrecido por otro laboratorio, Mundipharma Pharmaceuticals SRL, y registrado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). En ese sentido, los diputados pidieron que la normativa tenga vigencia “como aplicación del principio precautorio de defensa de la salud de la población ante la existencia de denuncias y elementos probatorios de los daños causados por su consumo, y regirá hasta que sea científicamente demostrado la inexistencia de efectos nocivos de dicho producto y droga”.

En los fundamentos de la medida advirtieron que la ANMAT autorizó la medicación cuando “las denuncias por adicción y por las muertes provocadas ya se habían producido en los Estados Unidos”. Es que según señalaron diversas fuentes “el abuso de este poderoso analgésico, a partir de la fuerte adicción que genera, conduce todos los años a miles de muertes en ese país y en todo el mundo. También en la Argentina”. Asimismo, los opositores citaron unas declaraciones del secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos en Argentina, Marcelo Peretta, en las que explica que “se trata de un producto altamente adictivo que en Argentina es fácil de conseguir bajo receta” y concluyó que el peligro radica en que “de las tres mil muertes que se producen en el país por consumo de opiáceos, el 10%, es decir, 300 casos corresponden sólo a esta droga”.

Durante el año 2017 se oficializaron importaciones del producto Oxycontin por un total de 28.266 unidades correspondientes a sus diferentes concentraciones autorizadas, produciéndose una disminución durante 2018 a 24.200 unidades en total. Asimismo, durante el año 2017 se ha informado un solo evento adverso relacionado al producto Oxycontin, siendo prurito la reacción reportada. “Como en todo producto incluido en esta categoría, los riesgos y precauciones son conocidos por los profesionales médicos, quienes realizan el seguimiento del tratamiento en cada persona en particular”, remarcó la ANMAT mediante un comunicado, emitido ante las noticias sobre la demanda contra este medicamento.

Ante esto, los especialistas mantienen la alerta respecto del abuso de estos analgésicos. “La oxicodona como medicamento bien utilizado es muy bueno. El peligro es la dependencia física que genera, porque puede llevar a los pacientes a auto prescribirse, a utilizarlo en cantidades cada vez mayores sin el consentimiento del profesional que la administra. Esto hace que la persona termine consumiendo cantidades muy grandes ya no solo buscando un efecto con el que se lo había indicado, como analgésico, sino los efectos placenteros o euforiantes que le causa al consumir. A veces incluso se empiezan a asociar con otro tipo de medicamentos de la misma familia que hacen que se potencie”, señaló a Perfil el jefe de toxicología del Hospital Fernández, Carlos Damin, jefe de Toxicología del hospital Fernández.

En 2018 la epidemia de sobredosis siguió empeorando en Estados Unidos: se registraron, según datos provisionales más de 70.000 muertes, según el último informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), un organismo de Naciones Unidas. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) atribuyen a los opiáceos más del 66% de estas muertes. Una emergencia de salud pública, declaró Donald Trump en 2017. Con razón, pues los fallecimientos por opiáceos superan el total de muertes por VIH, accidentes de tráfico o armas de fuego. Esta crisis comenzó a principios de 2010 por el uso de fármacos con receta médica, como oxicodona y otros analgésicos. Se calcula que 11 millones de personas en Estados Unidos dependen de ellos para tratar dolores incapacitantes.