Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/3/19
SaludPública

#SaludPública

Día Mundial del Sueño: el buen descanso, pilar para el bienestarADJUNTO

SaludPública

BUENOS AIRES, marzo 15: En el marco de la jornada, especialistas afirman que dormir bien mejora la salud, previene el envejecimiento y ayuda a bajar de peso. En el país, más del 60 por ciento de las personas sufre alguno de los trastornos del sueño, como apneas, insomnio o ronquidos. Este año, el lema apunta a dormir bien para envejecer saludable. Se recomienda dormir entre 6 y 8 horas corridas por día.

#ResistenciaBacteriana
Debate actual: no podemos desestimar nuestra crisis de antibióticos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 11: Michelle A. Williams, decana de la Escuela de Salud Pública THard de Harvard, escribe esta brillante columna de opinión en The Washington Post donde alerta sobre la resistencia microbiana, y remarca que “nos enfrentamos a la selección natural, la propia evolución darwiniana”, por lo cual pide más controles y medidas oficiales.
#SaludPública
Alarma en Berazategui por casos de tuberculosis en una escuela
ADJUNTO
LA PLATA, julio 15: Al menos dos alumnas de una escuela de Hudson fueron diagnosticadas con la enfermedad, altamente contagiosa. Desde Provincia suspendieron las clases y confirmaron tareas de desinfección.

La World Sleep Society, la organización médica internacional, organiza cada año el día Mundial del Sueño, para concientizar sobre los problemas que trae a las personas no descasar correctamente. Para este 2019, el lema elegido es “Sueño saludable, envejecimiento saludable”, y apunta generar conciencia de los beneficios para la salud y la calidad de vida que el buen descanso proporciona. Según la encuesta The Global Pursuit of Better Sleep Health (La búsqueda mundial de una mejor salud del sueño), realizada por el grupo KJT mostró que mientras aumenta la conciencia sobre el efecto del sueño en la salud general, para muchos en todo el mundo, lograr una salud del sueño de calidad sigue siendo difícil. El relevamiento anual demostró que a pesar de que el 77 por ciento de los adultos encuestados reconoció que el sueño tiene un efecto sobre la salud, el 62 por ciento admitió que duerme "sólo algo bien". Y el 44 por ciento afirmó que su sueño empeoró en los últimos cinco años. En la Argentina, los especialistas afirman que el 64 por ciento de las personas padece algún trastorno de sueño, como ronquidos, apneas o insomnio.

En la Argentina, la encuesta anual del sueño (2018) de la firma Philips develó que el 64 por ciento de los argentinos admiten padecer insomnio, ronquidos, apnea, síndrome de las piernas inquietas, narcolepsia u otra condición que lleva a un trastorno del sueño. Entre las razones principales se destacaron el preocuparse por cuestiones financieras o económicas y la penetración de la tecnología, con un 36 por ciento. Más allá de estos motivos, en la Argentina, el 54 por ciento de los adultos reconoció el impacto significativo que el sueño y la falta del mismo tienen sobre su salud y bienestar general, incluso más que el ejercicio, la seguridad financiera y el tema de la nutrición.

En el marco del Día Mundial de Sueño, el especialista en Medicina Interna Marcelo Suárez ubicó al descanso dentro de los principales pilares que permiten vivir más y mejor: "Debemos dormir entre 6 y 8 horas corridas por día al mismo horario", indicó. El experto en Conductas Saludables explicó que "una de las actividades reparadoras por excelencia es el sueño. Durante el sueño, el organismo descansa, se relaja, crea, almacena o desecha lo que cree necesario y repara lo dañado o sobre-exigido. También es positivo tomarse 5 minutos por hora durante el trabajo a fin de mejorar el desempeño laboral”. Por último, Suárez –autor del libro "No me enfermo más" – destacó que "cuando nos alimentamos, el organismo debe estar detenido por eso es importante tomarse 30 minutos al momento de comer".

El envejecimiento es un fenómeno complejo que afecta la capacidad para realizar diversas funciones y todos los seres humanos envejecen a distintos ritmos, pero progresivamente. El buen dormir es uno de los factores con evidenciada implicancia en este proceso y existen certezas suficientes de que proporciona un envejecimiento saludable. El sueño tiene un papel importante en la función inmunológica, el metabolismo, la memoria, el estado de ánimo y el aprendizaje. Razón por la cual, la privación del sueño es uno de los factores que -junto a una dieta no balanceada, falta de ejercicio y predisposición genética- puede aumentar las chances de contraer enfermedades metabólicas, como sobrepeso, obesidad, diabetes mellitus tipo 2, infecciones y enfermedades cardiovasculares.

“Biológicamente, las personas están preparadas para dormir un tercio de sus vidas. Dormir mal puede tener importantes consecuencias, ya que durante el estado de sueño se generan procesos homeostáticos o de autorregulación”, explicó la neuróloga Stella Maris Valiensi con motivo de este día. La especialista en Medicina del Sueño detalló que mientras se duerme “aumenta la actividad parasimpática”, lo que permite “recuperar energía, disminuye la presión arterial e incrementa las hormonas anorexígenas”. “En la primera mitad de la noche se eleva la secreción de hormona de crecimiento y antes de despertar se secreta cortisol, hormona que provee la energía necesaria para afrontar el estrés del día que comienza”, agregó.

Así, los beneficios de dormir bien son múltiples: incrementa la creatividad, mejora la memoria, ayuda a perder peso, fortalece el sistema inmunológico, protege el corazón, combate la depresión, recarga energía y favorece el rendimiento laboral. Según Valiensi, cuatro de cada diez personas sufren en Argentina alguna patología del sueño, mientras que más de la mitad de la población tiene “la sensación de dormir mal”.

Por su parte Daniel Pérez Chada, jefe del Servicio de Neumonología y director de la Clínica del Sueño en el Hospital Universitario Austral reflexionó sobre la importancia de las horas de sueño en el proceso de aprendizaje de adolescentes. “Los adolescentes obtienen menos horas de sueño que las necesarias para garantizar el adecuado descanso. Se estima que, en general, duermen menos de ocho horas por noche”, comentó Pérez Chada. Agregó que la “excesiva somnolencia diurna” detectada en niños y adolescentes es un “problema social relevante”.