Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/3/19
SaludPública

#SaludPública

Día Mundial del Riñón: promueven la detección temprana de los males renalesADJUNTO

SaludPública

BUENOS AIRES, marzo 14: Hoy se conmemora esta jornada que busca concientizar sobre los males renales, que detectados a tiempo son controlables para los pacientes. El día se festeja bajo el lema “Salud renal para todos, en todas partes”.

#Opinión
Sarampión y rubéola: enfermedades infecciosas que resisten a su ocaso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: “Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina”, sostiene Osvaldo Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, respecto de la necesidad de inmunizarse contra estos dos males en la actualidad.
#FarmaciasdelFuturo
Crean un dispositivo que lee en voz alta información de los medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 22: Se denomina “ScripTalk”, y sirve para que las personas con discapacidad visual puedan acceder a la información de recetas y prospectos. En el Estado de Oregón las farmacias deberán tener uno de manera obligatoria.

Este 14 de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón. Como cada segundo jueves de este mes, se realiza esta jornada para concientizar sobre la creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo y la necesidad de implementar estrategias de detección temprana. Se estima que a nivel global, uno de cada 10 personas adultas mayores de 18 años tiene enfermedad renal crónica en alguno de los estadios. Es por eso que el lema 2019 de esta jornada es "Salud renal para todos, en todas partes". Es que a pesar de la creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo, la disparidad y la inequidad en la salud de los riñones siguen siendo generalizadas.

Los riñones son filtros que se encargan de eliminar los productos de desechos del organismo, mantener el equilibrio de agua y producir hormonas importantes para el cuerpo. Cuando estas funciones no se pueden cumplir el cuerpo se ve afectado. Esta pérdida de función renal se conoce como Enfermedad Renal Crónica (ERC) y tiene distintos grados de severidad. Por eso, es importante fomentar y adoptar estilos de vida saludables. En todo el mundo, se estima que 850 millones de personas padecen enfermedades renales por diversas causas. La ERC causa al menos 2,4 millones de muertes por año y ya se posiciona como la sexta causa de muerte que más crece.

Es por eso que el lema 2019 del Día Mundial del Riñón, que se conmemora hoy es "Salud renal para todos, en todas partes". Es que a pesar de la creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo, la disparidad y la inequidad en la salud de los riñones siguen siendo generalizadas. Y si bien las políticas y estrategias nacionales para las enfermedades no transmisibles (ENT) en general están presentes en muchos países, a menudo faltan políticas específicas dirigidas a la detección, prevención y tratamiento de las enfermedades renales. Más de la mitad (53 por ciento) de los países que cuentan con una estrategia general de ENT no tienen pautas de manejo o estrategias para mejorar la atención de las personas con ERC (ya sea específicamente o dentro de una estrategia más amplia de ENT).

"La enfermedad renal crónica se caracteriza por la pérdida del funcionamiento del riñón, que, si bien va disminuyendo con la edad, cuando un paciente tiene esta patología, el rendimiento del riñón baja considerablemente, mucho más rápido", señaló Horacio Trevisani, principal referente de la especialidad de las clínicas Bazterrica y Santa Isabel del grupo Omint. "Si bien hay distintas categorías, el cambio en el estilo de vida es fundamental para que el paciente no siga perdiendo su función renal y pueda volver a los niveles normales de este", destacó Trevisani.

Semana de la sal

En tanto, anualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la conversación a nivel global sobre la importancia de la reducción del consumo de sal para el beneficio de la salud de las personas. Si bien la recomendación de la OMS para la ingesta diaria de sodio es de 5 gramos, en la Argentina se consume habitualmente más del doble -entre 10 y 12 gramos-. Y si bien es clara la relación entre una alta ingesta de sodio con la hipertensión y/o otras enfermedades cardiovasculares nos resulta difícil modificar costumbres. “No alcanza con informar a los pacientes, sino como profesionales de la salud debemos generar acciones que impacten en la sociedad para evitar futuros hipertensos”, asegura Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina e integrante de la Sociedad Argentina de Cardiología -SAC-. “Es importante apostar a las nuevas generaciones, que los padres puedan acompañar a sus hijos en la incorporación de hábitos saludables para que los niños de hoy puedan ser los adultos sanos del mañana”, agregó.

Si bien el sodio es necesario para la salud, en niños su consumo debe ser proporcional a las necesidades energéticas. La Asociación Norteamericana del Corazón varía de un máximo de 1.500mg a 2.300mg/día para ellos, dependiendo de la edad. Una dieta con alto contenido de sodio puede provocar presión arterial más elevada en niños y adolescentes, y esto puede desencadenar en hipertensión en la edad adulta. Además, la asociación entre la ingesta de sodio y el riesgo de hipertensión parece ser más fuerte entre los niños que tienen sobrepeso u obesidad. En este mismo grupo se observa que el sodio que consumen está relacionado con alimentos que presentan un riesgo adicional de obesidad, como las bebidas y los alimentos ultra procesados ricos en sodio. De hecho, algunos estudios sugieren que la ingesta elevada de sal en sí misma está asociada con la obesidad.

Es importante tener en cuenta que más del 70 por ciento de la ingesta de sodio proviene de alimentos procesados y ultraprocesados como panificados (pan, galletitas dulces y saladas, medialunas, facturas, tortas, budines y pizza), embutidos, enlatados, congelados, quesos, caldos, sopas y envasados en general, incluso el agua tiene sodio; de esto se desprende también la importancia de poder leer y comprender las etiquetas nutricionales de los alimentos. “Enfocarnos en los más chicos permite generar hábitos más saludables de forma más fácil, mientras que modificar los malos hábitos en adultos se vuelve más difícil”, agregó Tartaglione.

Las guías de alimentación recomiendan evitar el agregado de sal a los alimentos desde que el bebé comienza a comer a partir de los 6 meses, ya que el contenido natural de sodio de los alimentos es suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo, y permite que el paladar aprenda a disfrutar los sabores naturales. “Si desde la infancia a los niños le generamos hábitos saludables bajos en sodio, en un futuro prefieran elegirán estos alimentos. Las consecuencias de la hipertensión arterial no controlada pueden ser graves, por eso nuestra mejor inversión es trabajar con las nuevas generaciones desde el momento que nacen”, afirmó el profesional.