Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 13/3/19
Opinión

#Opinión

El oxígeno hiperbárico puede cicatrizar lesiones de la radioterapia

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, marzo 13: El tratamiento oncológico deja heridas, que pueden ser curadas por el denominado Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica (TOHB). En esta columna de opinión, Mariana Cannelloto, directora médica de Biobarica, explica de qué se trata esta forma de atención.

#NuevosTratamientos
El gobierno amplió el listado de medicamentos del PMO para pacientes con fibrosis quística
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 11: Mediante una resolución incluyó varios tratamientos al Programa Médico Obligatorio (PMO), todos dedicados a personas que padecen este mal. Los mismos deberán ser cubiertos al 100 por ciento por la seguridad social.
#AccesoalosMedicamentos
Según las estimaciones, sólo el 30% de las recetas del país cumplen la ley de Genéricos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 12: Vigente desde el 2002, la norma se cumple sólo en el 30 por ciento de los casos, según estimaciones de especialistas. Piden que se aprueben los proyectos para profundizar la norma, en medio de la crisis de acceso a los medicamentos.

Cuando hablamos de radioterapia debemos comprender que es un proceso que alcanza varias fases. En una primera instancia, el oncólogo realiza la exploración para definir cuál es el tratamiento adecuado y el volumen a irradiar y así establecer la distribución de la dosis. A partir de ese momento, hay una fluida comunicación entre el paciente y el médico. El primero está en constante control y el segundo debe comprobar frecuentemente que todo funcione bien. Cuando se irradia una parte del cuerpo se produce una destrucción de las células tumorales, que crecen, se dividen rápido y son muy radiosensibles. Por eso mueren en gran cantidad. Esto explica por qué la radioterapia puede acabar con el cáncer.

El tratamiento es indoloro, se administra de forma ambulatoria y dura pocos minutos. Generalmente se administran 25-30 sesiones en 5-6 semanas (una sesión diaria) y en algunos tumores como los de cabeza y cuello y pulmón, las terapias pueden fraccionarse en el mismo día.

¿Cuáles son los efectos adversos de la radioterapia?

Para destruir las células cancerígenas se usan altas dosis de radioterapia. Los efectos secundarios ocurren porque la radioterapia también puede dañar células y tejidos sanos cercanos al área de tratamiento. En algunas personas provoca pocos o ningún efecto adverso. En otras, los efectos secundarios son más graves y dependen del tipo de cáncer, de su ubicación, de las dosis y de su estado de salud general. Las reacciones a menudo empiezan durante la segunda o tercera semana de tratamiento. Asimismo, pueden durar varias semanas una vez finalizado el tratamiento.

La dermitis aguda es el efecto más frecuente de la radioterapia externa, debido a que las radiaciones siempre atraviesan la piel. Es más importante en los tumores de mama, pulmón y cabeza y cuello. Puede evolucionar a un siguiente estadio con dolor e inflamación, continuar su evolución con ampollas o incluso ulceraciones que exijan la suspensión temporal de la radioterapia. El tratamiento además de analgésicos y antinflamatorios se realiza con cremas y apósitos vaselinados.

¿Qué otras alternativas existen para recuperar las lesiones producidas por radioterapia?

El Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica (TOHB) es una terapia usada ampliamente para pacientes oncológicos o con lesiones producidas por radioterapia. Para evaluar su efecto beneficioso en el tratamiento de tumores es importante tener en cuenta algunas cuestiones: el tipo de tumor, el grado de hipoxia (falta de oxígeno), el sitio donde se ubica y su crecimiento tumoral.

Se recomienda utilizar el TOHB de manera previa a la radioterapia, o a lo sumo posterior al tratamiento primario del tumor, pero siempre con un estrecho margen temporal. Normalmente se sugiere realizar TOHB el mismo día de la sesión de radioterapia, porque de esta manera el oxígeno puede actuar como protector de las lesiones que producen los rayos sobre el tejido sano alrededor del tumor.

Incluso en úlceras oncológicas donde el mismo tumor produce daño y hay una herida crónica no cicatrizante muy dolorosa que no tiene curación, el oxígeno hiperbárico reduce significativamente el dolor mejorando la calidad de vida en paciente terminales.

En un análisis retrospectivo de 411 pacientes con lesiones radio necróticas (tejido dañado por las radiaciones en diferentes órganos), el TOHB produjo resultados positivos en pacientes con lesiones en mandíbula, piel con heridas abiertas, laringe, gastrointestinal y cistitis o daño en vejiga, favoreciendo la cicatrización y la resolución de los síntomas que produjo el daño de los rayos sobre los diferentes órganos.

También está ampliamente documentado el uso de TOHB para tratar la necrosis o muerte de tejidos óseos (mayormente mandíbula y dientes), tejidos blandos subcutáneos, laringe, intestino, abdomen, vejiga, recto, tórax y heridas en extremidades, causadas por la radioterapia.

El TOHB puede cicatrizar o sanar tejidos con lesiones que tienen evolución incluso tan larga como meses o años después del tratamiento de la radioterapia, ya que los rayos no son específicos para actuar solamente sobre las células tumorales, sino que dañan también el tejido sano cercano al tumor y esas lesiones tienen una evolución incluso de años sin cicatrizar.