Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 6/3/19
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

Por la fuga de afiliados, las prepagas preparan de cobertura planes “low cost”ADJUNTO

SaludenCrisis

BUENOS AIRES, marzo 6: Gracias a un decreto, se habilita a las empresas a realizar “nuevos planes de coberturas parciales”. En menos de dos meses, las firmaas perdieron unos 100 mil afiliados.

#LuchacontraelSida
El país entre las tasas más bajas de crecimiento de contagios con HIV
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Según el último informe anual global del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), en la Argentina entre el 2010 y el 2018 los contagios de Sida crecieron un 2 por ciento, lejos de los primeros puestos regionales.
#ResistenciaBacteriana
Debate actual: no podemos desestimar nuestra crisis de antibióticos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 11: Michelle A. Williams, decana de la Escuela de Salud Pública THard de Harvard, escribe esta brillante columna de opinión en The Washington Post donde alerta sobre la resistencia microbiana, y remarca que “nos enfrentamos a la selección natural, la propia evolución darwiniana”, por lo cual pide más controles y medidas oficiales.

En menos de dos meses, las empresas de medicina prepaga perdieron unos 100 mil afiliados, que se dieron de baja o volvieron a sus obras sociales de origen. Ante la crisis, las firmas se tomarán de un decreto de enero que permite crear “nuevos planes de coberturas parciales”, en los que habrá que pagar extra, un copago, para ir al kinesiólogo o al dentista, por ejemplo. El decreto 66 de enero pasado pasó caso inadvertido, pero para las empresas que atienden a unos 6 millones de personas de los que 4,5 millones derivan sus aportes de la obra social, gatilló el comienzo de una nueva estrategia. Esa norma, publicada el 23 de enero en el Boletín Oficial, establece entre otras medidas que se podrán “autorizar nuevos planes de coberturas parciales”. Si bien aún resta conocerse una reglamentación más específica por parte de la Superintendencia de Servicios de Salud, órgano rector del mercado, esto les permitirá a las compañías ofrecer una alternativa que no cubra todo lo que hoy incluye el Plan Médico Obligatorio (PMO), sino que pueda, por ejemplo, contemplar la atención más compleja y dejar fuera del alcance el resto.

“Los planes parciales para nosotros pueden ser una gran oportunidad”, dicen en OSDE, la empresa líder del sector, con más de 2 millones de afiliados. “Estamos trabajando en armar planes de internación con o sin copagos, planes con servicios ambulatorios y farmacia también con o sin copagos y otras alternativas”, dijeron por caso en SwissMedical, otra de las firmas top. En Galeno, en tanto, dicen que están en “plena evaluación” del decreto. En otras prepagas de nicho o más chicas también confirmaron que se vienen programas parciales.

La novedad en el mercado de la medicina prepaga es el reflejo de un cambio en la dinámica del negocio desde la llegada de Cambiemos y también de la pérdida de poder adquisitivo del salario. El ítem salud del Índice de Precios al Consumidor saltó 51 por ciento en los últimos doce meses, por arriba de lo que ajustaron los salarios. Es que las cuotas se dispararon. Una familia tipo con cónyuges de 40 años e hijos de 6 y 4 años pueden pagar entre 13 y 20 mil pesos al mes según los planes más populares que releva el comparador de precios Elegimejor.net, un equivalente al Healthcare de Estados Unidos Eso hizo que la gente empezara a cambiarse a planes más baratos o directamente a dar de baja la prepaga y quedarse con la atención pública. “Estamos viendo una cascada”, dicen en una firma líder.

“Hay tanto una caída en el volumen de afiliaciones como un pasaje a los planes más baratos”, agregan, aunque no dan datos. Para intentar frenar la sangría, saldrán a ofrecer coberturas por la mitad de la cuota, y la mitad de los servicios. “El resto se paga aparte, como en España”, dicen los empresarios del ramo. En efecto, los seguros de salud en ese país pueden costar mucho menos que en la Argentina, pero porque cubren una gama muy acotada de servicios, y el resto se paga aparte.