Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 26/2/19
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

Salud en crisis: advierten que el 80% de las clínicas de la Provincia podrían cerrar

ADJUNTO
SaludenCrisis

LA PLATA, febrero 26: Lo aseguraron desde la Federación de Clínicas de la Provincia. Ante la “situación límite”, piden que se apruebe una ley de “emergencia Sanitaria”.

#FakeNews
Google retirará anuncios sobre técnicas médicas que no tengan aval
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: El buscador de Internet prohibirá la publicidad que venden tratamientos que no tienen una base biomédica o científica establecida. Buscan evitar los engaños y los mensajes falsos.
#SeguridadSocial
Polémica en IOMA por el incremento unilateral de los bonos médicos
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 11: La entidad que nuclea a los profesionales decidió subir el valor de las consultas que deben pagar los afiliados, sin autorización de la obra social provincial. Las autoridades adelantaron que podrían ir a la justicia para dar marcha atrás con el aumento. Además, se cortaran varios días los servicios de traumatología y ortopedia por un conflicto por falta de pagos.

El año pasado, varias veces las clínicas y sanatorios de la provincia de Buenos Aires alertaron sobre la situación que se vive en el sector, jaqueado por el aumento de los costos y los problemas para cobrar de la seguridad social. Con el actual panorama, que no mejoró ni mucho menos, la situación no cambió. Al punto, que desde la Federación de Clínicas de la Provincia indicó que el sector se encuentra “en una situación verdaderamente límite, donde el único paraguas protector que nos ha quedado es la ley de emergencia sanitaria”. Si esto no cambia, dijo su titular Néstor Porras, el 80 por ciento de los establecimientos bonaerenses deberán cerrar sus puertas.

“Si no logramos que esa normativa se prorrogue en el tiempo, estaremos hablando del cierre de casi el 80 por ciento de las clínicas de la provincia de Buenos Aires. La alta inflación y la devaluación nos afectan gravemente. IOMA y PAMI son las obras sociales más importantes con las que trabaja nuestra franja. No somos el negocio de un prepago, sino una parte de la seguridad social junto a los hospitales”, añadió Porras. En este sentido, indicó que están en una "fuerte negociación con las obras sociales estatales pero ellos aducen que no tienen el mismo nivel de recaudación que el ritmo inflacionario. La gente debe saber que, en esta situación, la clínica de su zona puede dejar de existir”.

“Nuestros costos están todos dolarizados. Hay una cadena de aumentos de todo tipo, pero no logramos el valor equivalente por las prestaciones. Se nos está haciendo cuesta arriba pagar salarios, aportes y mantener los servicios con calidad. Las autoridades legislativas y ejecutivas para que tomen conciencia de que no somos un gasto sino una inversión. Esperemos que el Estado no se dé cuenta cuando ya no estemos de todo lo que nos necesitan”, completó.

El año pasado, varias veces las clínicas y sanatorios alertaron sobre las posibilidades de colapso del sistema, a pesar de lo cual desde las obras sociales del Estado no terminan de regularizar la situación. Atraso en los valores que abonan los principales prestadores respecto de la inflación, insumos dolarizados y los feroces incrementos de las tarifas, más la constante presión impositiva y la irrupción de un bono de 5 mil pesos - "muy justo pero nunca contemplado en las variables del año"- constituyen un combo "crítico" para el sector sanitario. Según FECLIBA, "las actuales condiciones del país, el brutal impacto de la crisis, y la pasividad del Gobierno Nacional y de los gobiernos provinciales, ponen en serio riesgo el funcionamiento del Sistema Público de Salud de gestión privada, que atiende al 60 por ciento del total de pacientes del sistema público de salud". El aumento de costos por la suba del dólar y la exigencia del cumplimento de los convenios a pesar del cambio de condiciones de la economía, llevaron además a que "principalmente en el interior, cada vez son más las clínicas que se ven en la obligación de cerrar sus puertas, generando una reducción notable en la cantidad de camas disponibles para los pacientes".