Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 22/2/19
EstoquePasa

#EstoquePasa

Presión Tributaria Escandalosa

ADJUNTO
EstoquePasa

BUENOS AIRES, febrero 22: En medio de la crisis que vive la economía argentina, las tasas de impuestos se volvieron una carga demasiado pesada, que profundiza el problema general. Las farmacias deben además soportar un proceso de concentración y en distritos como Lanús un aumento de los tributos municipales. Demasiadas malas noticias para un mercado que perdió en menos de dos meses casi 8 puntos en sus ventas.

#Cannabis
Expertos alertan que no hay evidencia científica del uso del cannabis como analgésico
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Si bien se usa para paliar el dolor en pacientes con cáncer terminal, sus beneficios para enfermedades como la artrosis no están comprobados.
#Opinión
Desafío mundial: una alimentación sana, para un mundo hambre cero
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: A propósito de la fecha, que se conmemoró ayer, Francisco Yofre, oficial de programas a cargo de FAO en Argentina, analiza los desafíos más importantes que enfrenta el país y el mundo en la materia.

La economía argentina tiene casi todos sus indicadores al “rojo vivo”, una combinación de males que todos juntos muestran un futuro casi apocalíptico. La sumatoria variantes se superponen en la puerta de cada comercio, de cada fábrica, de cada hogar. Es que los comerciantes argentinos están así, esperando que un pequeño viento termine de derribar su malograda economía, que viene sufriendo de la inflación, recesión, devaluación, y otros golpes que ponen en peligro la viabilidad de varios sectores.

La farmacia no es ajena a este panorama, que quedó al descubierto cuando se confirmó esta semana la baja de la venta de medicamentos, que alcanza al 8 por ciento, lo que afecta directamente en la rentabilidad del sector independiente. Para colmo, como si los males no fueron pocos, la presión tributaria crece, una “pesca en pecera” que muchas veces fue denunciada en este espacio. Lo que preocupa ahora es que el aumento de los impuestos que se pagan en los distintos niveles –nacional, provincial y municipal –en este contexto hace que muchos comercios opten por cerrar antes de terminar de perder lo poco que les queda. Para las oficinas de farmacia, cada día que pasa en este escenario es paso más hacia a la concentración de la oferta de medicamentos en pocos mostradores.

La baja en la venta de medicamentos es la última mala noticia para las farmacias. Las características de un mercado dónde, los únicos que pueden sostener la atención de las Obras Sociales son las Cadeneras de Farmacias. La inflación, la caía del consumo, tasas astronómicas, dólar inestable, más impuestos, todos componentes del escenario que golpean la economía del sector. En el plan de ahogo tributario, la presión que sufre la venta minorista aumenta por ciertas maniobras de las comunas, que buscan cobrar tasas por el uso del espacio público, una maniobra que no hace más que profundizar la crisis.

Como ya denunció MIRADA PROFESIONAL, sólo en una comuna como Lanús se cobra por la mínima ocupación de la vereda por los toldos, incluso si no se despliegan. Además, por estos días, se mandó fotografiar el frente de los comercios, para renovar el canon de Publicidad y Propaganda, una medida que no se condice con los problemas que afrontan las farmacias en particular y el comercio en general. Más allá de los colores políticos de los gobiernos, la respuesta a los problemas financiero de las comunas siempre tiene el mismo destino: el bolsillo del pequeño comerciante. El sector farmacéutico debe afrontar además la concentración, ya que las grandes superficies, con espalda para soportar esta tormenta, buscan quedarse con las ruinas de lo que es una de las redes de asistencia ejemplares de la región.

La presión tributaria en la argentina es un tema muy hablado, pero que hasta ahora no tuvo una discusión de fondo que solucione la cuestión desde la raíz. Muchos gobiernos prometieron una reforma fiscal integral que solucione esta avalancha de tasas que asfixian al sector privado. El instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), el think-tank dedicado a los temas impositivos que dirige Nadin Argañaraz, difundió esta semana lo que dieron en llamar “vademécum tributario 2019”, un análisis de la situación impositiva de la Argentina. El trabajo determino que hay 163 tributos en el país, 40 a nivel nacional, 41 a nivel provincial y 82 a nivel municipal, entre impuestos, tasas y contribuciones. En el informe, se establece que Nación acapara 9 de los primeros 10 tributos de mayor recaudación, siendo el restante de carácter provincial. En cuanto al nivel municipal, si bien las comunas concentran la mayor cantidad de tributos “esto no implica que todos cobren esta cantidad de tasas”. Un promedio realizado por el IARAF muestra que “cada territorio municipal registra cerca de 19 tasas, derechos o contribuciones y hay algunos que cobran hasta 25 tributos”. Además, las 24 provincias recaudan el impuesto sobre los Ingreso Brutos, Impuestos a los sellos, Tasas retributivas de servicios en relación a Actuaciones judiciales y su correspondiente a Servicios Administrativos. Todos cobran, más allá de la crisis.

“La voracidad púbica por recaudar es intolerable”, dicen desde los sectores minoristas, afectados por este combo de crisis más presión tributaria. En un año electoral, se puede esperar que este tipo de actitudes respecto de la recaudación aumente, porque los gobiernos –de todo color político –quieren mantenerse en el poder. El gran problema es que esta “tradición argentina” se hace cuando el margen de la economía hace rato pasó la línea de no retorno. Que una comuna salga a fotografiar frente de comercio para sumar algún porcentaje más en una tasa no sólo marca insensibilidad ante la situación que vive el sector comercial, sino el grado de necesidad e recursos, pensando en algo más que baches y arreglos. Será bueno ver cuántos candidatos hablan de “reforma tributaria”, y cuántos presentan un proyecto integral, que como reclama IARAF “debe ser integral (Nación, provincia y municipios), tanto de política tributaria como de administración tributaria”. Además, los políticos deberían recordar una vieja lección de la historia: la Revolución Francesa se desencadenó por los impuestos que sólo pagaban los pobres, la norteamericana por los tributos a su Majestad, y la de Mayo de 1810 de nuestros próceres; por el control de la Aduana. No es bueno oprimir a los pueblos con impuestos, cualquier sea el tiempo que corra.