Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/2/19
SeguridadSocial

#SeguridadSocial

Acusan al IOMA de no entregar un medicamento a una afiliada que se trata contra el cáncerADJUNTO

SeguridadSocial

LA PLATA, febrero 15: Se trata de una docente de 47, que vive en la localidad de Almirante Brown. Desde hace días le pide a la obra social que le entrego dos fármacos para paliar los efectos de la quimioterapia, pero no tiene respuesta. Hace un año, otra docente murió esperando un medicamentos oncológico.

#Regulaciones
En España, un plan bajará el precio de los fármacos más vendidos hasta un 8%
ADJUNTO
MADRID, junio 24: Se trata de una iniciativa para recortar el gasto farmacéutico del sistema de sanidad de ese país. La medida tendría un impacto inicial de un ahorro de hasta 1.500 millones de euros al año.
#Opinión
ELA: ofrecer herramientas para que los pacientes tengan mejor calidad de vida
ADJUNTO
BUENOS AIRES, junio 21: En el marco del día que recuerda la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), las neurólogas Mariela Bettini y Florencia Aguirre, del grupo de enfermedades del Sistema Nervioso Periférico de la Sociedad Neurológica Argentina, hablan de la situación en el país y las características principales del mal.

Cuando faltan pocos días para que se cumpla un año de a muerte de de Gabriela Ciuffarella, la docente que falleció esperando que el IOMA le entregue un medicamento oncológico, otro caso similar se conoció en la localidad de Almirante Brown. Se trata de la situación de Marina Mosesso, directora y vice en dos jardines de infantes de esa localidad del sur del conurbano bonaerense, que sufre cáncer, y no logra que la entidad le entregue dos fármacos para paliar los efectos de la quimioterapia. Sus médicos le recetaron Aprepitant (cápsulas) u ondansetron (ampolla), medicamentos que se usan para prevenir las náuseas y los vómitos que causan la quimio y radioterapia. pero hace un mes que no tiene noticias de la entidad.

Según informó el portal DiarioConurbano.com, la docente debía comenzar con su tratamiento oncológico tras las pasadas fiestas, pero la burocracia del ente y la demora en la entrega de los medicamentos obligó a que el mismo se viera retrasado hasta hace pocos días, cuando ella pudo adquirir de forma particular esas drogas. Ante las complicaciones en su camino, Mosesso acudió al municipio para pedir ayuda. Pero pese a todo, IOMA continuó con las trabas a la hora de entregar las sustancias aduciendo un faltante de las sustancias, la cual no se notaron en las farmacias cuando la docente la adquirió o en los laboratorios ante la consulta de los funcionarios. “Comprándola en forma particular la droga apareció, pero por medio de IOMA no está” y por eso “algo raro hay en el medio”, sospechó al tiempo que lamentó: “Nos están abandonando”.

En medio de los tironeos, la docente indicó que está a contrarreloj porque pese a que su médico rehízo las órdenes y ya las presentó porque la entrega de las sustancias tras realizar las autorizaciones tardan días y no llegaría a la segunda sesión de quimioterapia.

“Me tienen que hacer la autorización y tengo que pedir las ampollas en la farmacia pero no me la van a dar de un día para el otro. En definitiva, otra vez voy a tener que comprármela porque no dan los tiempos”, manifestó sobre las peripecias que debe hacer para conseguir la droga que en farmacias ronda los 5 mil pesos y que necesita cada vez que se trata una vez por semana. Ajena a la lógica del resto de empresas en servicios de salud, IOMA no trabaja con sistema de reintegros, según informó la docente, excepto en casos poco habituales, por lo que las únicas opciones para los afiliados son esperar o desembolsar el costo del medicamento contrario a lo que indica la Ley.

“No estoy pendiente de que me reintegren, solo quiero la droga para curarme. Más adelante haré el reclamo” afirmó Mosesso sobre el asesoramiento que recibió desde el municipio y SUTEBA a la hora de los reclamos.

Para la segunda sesión de quimioterapia que debe realizarse a finales de mes, Mosesso acudió a las oficinas de la obra social en Adrogué con las correspondientes recetas autorizadas y recibió la negativa de retirar Aprepitant ante un supuesto faltante de la misma. En ese momento, le informaron que si tenían en stock ondansetronpero debía volver a realizar las órdenes. Al poco tiempo llevó la documentación necesaria para que habiliten el pedido de su médico por las ampollas, pero le realizaron la autorización de cápsulas nuevamente al contrario de lo especificado en la orden y con una fecha de vencimiento anterior a la fecha de emisión. “Estoy luchando por mí, pero esto tiene que cambiar para todos los afiliados porque IOMA nos cuesta mucha plata y hay mucha gente igual que yo”, confesó.