Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/2/19
Debates

#Debates

“Ningún tratamiento cumple la promesa de reemplazar un tejido enfermo”ADJUNTO

Debates

BUENOS AIRES, febrero 14: Especialistas de la Argentina advierten sobre el engaño de las células madre, que cada vez se expanden más en el mundo, prometiendo curarlo todo.

#EnfermedadesRespiratorias
Tos convulsa: una enfermedad difícil de controlar que este año creció en el país
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Según los datos oficiales, los contagios de coqueluche casi se duplicaron, superando los 330 casos confirmados. La mayoría son menores de un año. Entre Ríos, Mendoza y Salta, las provincias más complicadas por esta situación. Según los especialistas, la vacunación es una de las formas más efectivas de prevenir el mal.
#FarmaciaenCrisis
El desplome en las farmacias no tiene freno: caen OTC y anticonceptivos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Un relevamiento alertó que hay caídas de hasta el 16 por ciento en algunas categorías, como los analgésicos u antifebriles. Además, cayeron otros de venta bajo receta, como los anticonceptivos. En promedio, en unidades de dosis, la caída de la dispensa es del 8,4 por ciento interanual. En cuanto a los recios, los datos hablan de una suba por encima de la inflación dese 2016 a 2018.

Cuando se comenzó a hablar de células madres, se abrió una enorme expectativa por la posibilidad de curar males complejos y sin tratamiento específico. Pero con el corre de los años, en la mayoría de los países no existen todavía leyes que rijan el uso clínico de estas intervenciones. En la Argentina tampoco hay legislación específica sobre células madre, pero sí marcos regulatorios que dejan en claro cuáles son los tratamientos aprobados y cuáles son los experimentales. Hasta el momento, estas terapias siguen siendo una gran promesa, sin evidencia concreta. Por eso, especialistas alertan sobre los engaños, que se multiplican en estos días, con ofertas online para curar males complejos como el cáncer, en especial provenientes de China.

Entre las descripciones ambiguas y la mala praxis, entre la estafa y el potencial prometedor de las investigaciones: así se mueven algunas clínicas privadas. En Argentina, son espacios casi clandestinos y es difícil saber cuántos hay. “Por motivos que no están claros, en los últimos años las células madre adquirieron un glamour y un impacto mediático notable en el imaginario cultural que también prendió en Argentina”, dice Gustavo Sevlever, director de Docencia e Investigación de la Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia (FLENI).

“Hay muchas de estas clínicas en el mundo. Las más conocidas tal vez sean las chinas. Las advertencias contra estos tratamientos han sido lanzadas desde revistas como Nature, probablemente una de las más prestigiosas en las ciencias. Pero a pesar de ello, algunos medios siguen levantando como noticia, por ejemplo, que cierto famoso viajó a Tailandia para hacerse un implante de células madre”, analiza Gustavo Kusminsky, de la Sociedad Argentina de Hematología. No hay nada comprobado pero sí muchos ensayos clínicos y para llevarlos adelante se requieren condiciones: se debe proceder según un protocolo, el paciente tiene que acordar en todo y se puede retirar cuando quiera, debe haber un investigador principal responsable.

En la Argentina, el ensayo debe ser aprobado por autoridades como el INCUCAI o la ANMAT. Y, un punto crucial, debe ser gratuito. Así lo explica Svlever: “El paciente nos presta su cuerpo para validar un experimento. Todos los códigos legales y éticos en el mundo acuerdan que no se debe vender un tratamiento experimental por la simple razón de que yo no puedo venderle a nadie un auto que no sé si va a explotar”.

En la mayoría de los países no existen todavía leyes que rijan el uso clínico de estas intervenciones. En Argentina tampoco existe legislación específica sobre células madre, pero sí hay marcos regulatorios que dejan en claro cuáles son los tratamientos aprobados, cuáles son los experimentales y cómo se debe proceder con unos y otros. Así lo explica Marisa Aisenberg, especialista en Derecho de Salud y Directora del Observatorio de la Facultad de Derecho de la UBA: “No hay una ley puntual, pero eso no es excusa, porque estos tratamientos entran dentro de otras regulaciones más generales”.

Los tratamientos experimentales necesitan un protocolo de investigación para ser aplicados, que debe ser supervisados por los comités éticos del hospital o clínica donde se realiza la práctica: “No es que se hace como se le ocurre a cada laboratorio. Primero, el tratamiento experimental tiene que haber sido aprobado en humanos bajo un seguimiento muy riguroso. Tampoco se le puede aplicar cualquier ensayo a cualquier paciente. Hay que ver cómo es el protocolo en cada caso, y chequear todo con la Anmat, el Imcucai y la Secretaría de Salud”. Si es un tratamiento experimental para un problema de corazón, por ejemplo, también se puede consultar con la Sociedad Argentina de Cardiología. Aclara Aisenberg: “Las sociedades médicas, frente a un fraude, pueden actuar y quitarle la licencia al profesional en cuestión que esté actuando por fuera de la ley y la ética”.

Para Liliana Bisigniano, directora científico-técnica del INCUCAI, ante las ofertas de estas clínicas de tratamientos médicos aparentemente milagrosos “la Secretaría de Salud o la autoridad sanitaria competente debería actuar de oficio e intervenir. Si lo que ofrecen son puntualmente trasplantes, le corresponde al Incucai hacer lo mismo. Pero, más importante que el poder de policía de los organismos públicos, es dar información a la gente, que se sepa que cuáles son los únicos casos con aval científico. Es casi utópico pensar que se puede terminar con estos espacios. Cerrás uno y aparece otro. El arma realmente efectiva es empoderar a los pacientes con información”.

En Japón se está trabajando con ensayos clínicos para Parkinson y para afecciones cardíacas. “Pero es crucial diferenciar entre lo potencial y lo real”, dice Fernando Pitossi, investigador del Instituto Leloir y del Conicet e integrante de la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa del desguazado Ministerio de Ciencia y Tecnología. Y agrega: “Hay un cóctel explosivo entre la vulnerabilidad de los pacientes que no encuentran cura y la magia que envuelve a las células madre. Les diría a los pacientes que estén explorando el tema que empiecen a sospechar desde el momento en el que alguien les pide dinero por el tratamiento”.