Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 13/2/19
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

Nuevo ataque en un hospital bonaerense reaviva el pedido de seguridadADJUNTO

SaludenCrisis

LA PLATA, febrero 13: Esta vez se dio en el Paroissien de Isidro Casanova. Una enfermera fue asaltada cuando ingresaba al nosocomio. Los médicos y trabajadores reclaman mejores luminarias, más presencia policial cámaras en los ingresos.

#Vacunación
La vacuna contra la bronquiolitis tuvo mejores resultados en el país que en el mundo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 11: Los primeros resultados de los ensayos afirman que a nivel global esta vacuna experimental previno cuatro de cada 10 diez cuadros respiratorios. Pero en la Argentina ese número se elevó a siete de cada 10.
#Opinión
Abortos seguros: aumenta el misoprostol, aumenta la desigualdad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: En esta columna, la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir advierte que cuando este medicamento se torna “económicamente inaccesible” se empuja a las personas de menores recursos económicos a prácticas de aborto inseguras.

La semana pasada, un informe de la entidad no gubernamental Defendamos Buenos Aires, en colaboración con el Estudio Miglino y Abogados, determinó que el año pasado se produjeron “723 episodios de violencia extrema contra facultativos y enfermeros en los nosocomios públicos del área metropolitana”. Esto marca la gravedad de los hechos de inseguridad que se viven en hospitales públicos de Capital Federal y provincia de Buenos Aires, una situación muchas veces denunciada por gremios y entidades médicas, que reclaman medidas para terminar con el flagelo. Esta semana, un nuevo episodio reavivó el reclamo. Se trata de un violento asalto en el hospital Paroissien de Isidro Casanova. Allí, una enfermera fue atacada cuando ingresaba a su puesto de trabajo. Los profesionales de la salud reiteraron el pedido de más seguridad: exigen luminarias, policías y cámaras en los ingresos

El nuevo ataque fue protagonizado por delincuentes que asaltaron a una enfermera del Área de Neonatología del hospital Paroissien, en el partido de La matanza. La mujer sufrió un violentísimo asalto al ingresar a trabajar en el nosocomio, por lo que los profesionales de la salud renovaron el pedido de mayor seguridad, en el marco de una problemática que registra 60 hechos mensuales de características similares en centros médicos públicos del conurbano y la Ciudad de Buenos Aires. Este nuevo caso ocurrió el pasado sábado, en la entrada principal del hospital ubicado a la altura del kilómetro 21 de la Ruta Nacional 3. Al conocerse lo ocurrido, los profesionales de la salud nucleados en el gremio CICOP reafirmaron sus históricos reclamos por la inseguridad que viven a diario en los nosocomios bonaerenses.

Acerca del caso que padeció la enfermera, Marta Márquez, presidenta de la CICOP, sostuvo: “Se volvieron a plantear estos temas en la Mesa Técnica que llevamos adelante con el Ministerio de Salud de la Provincia, porque consideramos que hay cuestiones que deben cumplirse a modo preventivo y somos conscientes de que hay situaciones que no se pueden evitar por el grado de inseguridad que hay en la sociedad”. “Los cuidadores hospitalarios son pocos y no están asegurados”, manifestó Márquez, en declaraciones periodísticas. La titular del sindicato contó que piden la presencia de efectivos policiales, las 24 horas, en los puntos más sensibles de los hospitales, como son los ingresos por las guardias, ya que hay mayor circulación de personas.

El trabajo sobre la situación de violencia en los hospitales del área metropolitana revela que los ataques crecieron en 2018 un 20 por ciento respecto al año anterior. “La violencia física y psicológica intrahospitalaria por causas de agresiones externas, y se afirma que se trata del segundo motivo de baja de médicos, enfermeros y auxiliares en general, luego de las ausencias motivadas por enfermedades personales”, analiza el estudio. “La violencia en los hospitales padecida por facultativos de la medicina, enfermeros, auxiliares de enfermería y todo el personal ligado a la salud, incluidos los propios guardias de seguridad, es un problema que viene creciendo desde hace cinco años”, sostuvo Javier Miglino, uno de sus responsables.