Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/2/19

#ConvenioPAMI

Presión de los laboratorios nacionales al PAMI por el costo de los medicamentos

ConvenioPAMI

BUENOS AIRES, febrero 1º: Varios integrantes de la industria enviaron cartas a las farmacias para que excluyen de la cobertura del convenio varios tratamientos. El organismo respondió con un duro documento, donde asegura que “es el único autorizado a dar de alta o baja productos”. De fondo, la pelea es por la diferencia entre el valor PVP de los fármacos, y el que paga el PAMI, que hoy absorben los productores. “Así es inviable”, dicen.

#MedicamentosCongelados
En medio del congelamiento de precios, cierran paritarias en laboratorios y droguerías
ADJUNTO
BUENOS AIRES, febrero 6: El gremio de la Sanidad informó que completó el último tramo de aumentos para el 2019, con una suba del 11,7 por ciento. De esta forma, casi se empató la inflación del último trimestre. Estos gastos deberán ser absorbido en medio del freno de los precios, que se extendería todo febrero.
#ProfesiónFarmacéutica
Escocia: farmacéuticos podrán recetar algunos tipos de medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, enero 17: Es una prueba piloto en Nueva Escocia. Los fármacos que los pacientes podrán pedirle al profesional que les receten son los usados para el control de la natalidad, infecciones de vejiga de rutina o herpes zóster.
D

urante la negociación del actual convenio del PAMI, las autoridades de la obra social y los laboratorios de bandera nacional tuvieron una importante “guerra fría”, que terminó con la decisión de sacar a la industria farmacéutica del acuerdo, y firmar directamente con las farmacias. Esta medida dejo sus heridas, que se pudieron ver cuando a fin de año, en una charla, el titular de la entidad Sergio Cassinotti tuvo duras palabras contra los productores de medicamentos de nuestro país. La pelea quedo “stand by”, pero el deterioro de la economía del país reflotó la rivalidad. Por estos días, varios laboratorios comenzaron a enviar cartas a la Confederación farmacéutica Argentina (COFA) para que den de baja del convenio de cobertura varios tratamientos, algunos de mucha rotación. Los reclamos incluyen lista de más de 20 fármacos, que según la industria quedarán afuera del acuerdo vigente. Pero el PAMI desmintió a los laboratorios, y le comunicó a las farmacias que es la obra social la única que puede excluir o incluir medicamentos en el acuerdo. De fondo, lo que se disputa es el porcentaje entre el precio que paga la obra social y el precio de venta, un porcentaje que la industria no quiere absorber y pretende que lo haga la entidad.

La “guerra de misivas” se inició en los últimos días de enero, como parte de la renovada tensión entre el PAMI y la industria farmacéutica de bandera nacional. En este sentido, varios laboratorios enviaron cartas a la COFA para que informe a sus farmacia de la exclusión del convenio de la obra social de jubilados y pensionados de varios medicamentos, que reclamaban sean sacados de los descuentos correspondientes. En el caso de Roemmers, por ejemplo, se envió una carta con 21 presentaciones, donde le pidió que “en forma inmediata se haga efectiva la baja de los medicamentos que se indican”. La lista, a la que tuvo acceso MIRADA PROFESIONAL, incluye varios tratamientos con buena rotación, como tres versiones del Amoxidal, la marca comercial del antibiótico amoxicilina. Otros laboratorios enviaron la misma carta, que en el caso de Roemmers se envió también a las autoridades del PAMI. Los laboratorios de bandera nacional se nuclean el CILFA, la cámara empresarial que resistió la firma del nuevo convenio, que se firmó primero en marzo pero que debió reformularse por la devaluación, que dejó los llamados “precios PAMI” muy atrasados. Esta movida generó la pelea entre las partes.

Ante esta movida, desde el PAMI recogieron el guante, y contestaron mediante un documento oficial, elaborado por la Comisión de Seguimiento de Dispensación del convenio de medicamentos Ambulatorios, Clozapinas y Diabetes. El mismo, dirigido a las farmacias registradas como prestadoras de la obra social, remarcó que por “los vínculos jurídicos establecidos en el marco de funcionamiento del convenio”, solo se permite “que la comunicación a las farmacias sobre los productos incluidos en el vademécum sea realizada de forma exclusiva y excluyente por el instituto”, rechazando la carta enviada por los laboratorios. Sobre la exclusión de productos de la cobertura, la entidad advirtió que “se tomarán medidas sobre aquellas farmacias que en función de comunicaciones que provengan de terceros ajenos al presente convenio perjudiquen, atenten, menoscaben y/o dilaten la debida atención a los afiliados del instituto”. Sobre las cartas enviadas por los laboratorios, el PAMI dijo que “no deberán ser tenidas en cuenta, ni trasmitida ni reproducida”. En este sentido, se le pidió que sólo tengan en cuenta únicamente la información enviada por el organismo por los canales oficiales. Por último, la entidad fue tajante y sostuvo que “el instituto es el único autorizado a dar de alta o baja productos o farmacias”, y volvieron a amenazar con sanciones a quienes tengan en cuenta los pedidos de los laboratorios. “Las farmacias deberán dispensar de forma regular todos aquellos productos que no fueron efectivamente notificados como dados de baja por el instituto”, concluyo el documento, al que tuvo acceso MIRADA PROFESIONAL.

La nueva pelea entre la PAMI y la industria tienen una cuestión de fondo. Existe un bache en el financiamiento de los medicamentos, en especial los de cobertura total. El precio que paga la obra social tiene una diferencia con los valores PVP (previos de venta al público) del mercado. Esa diferencia puede llegar a un 25 por ciento, dicen algunos voceros de los laboratorios. “Se vuelve inviable esta diferencia que ponen los productores, entre el precio real y el precio que paga PAMI”, aseguraron estos voceros, ante la consulta de MIRADA PROFESIONAL. Mientras la pelea se profundiza por las posturas rígidas de ambos sectores, el sistema de la seguridad social tambalea, y ve cómo las distintas amenazas que intentan quedarse con este botín acechan a la espera que, parafraseando al Martín Fierro, “devorarlos desde afuera”. En el actual gobierno, la “uberización” de la economía es una tendencia. Lo hizo en el sector aerocomercial, con la inclusión de empresas “low cost”, que no hizo más que flexibilizar las condiciones de trabajo. Lo hace en la provincia de Buenos Aires promoviendo las “farma shopping”, bajo el argumento de la competencia y la mayor atención de los pacientes. Si la pelea PAMI-industria sigue escalando, el camino puede ser el mismo. Y eso dejaría a un sistema de atención ejemplar en el país y la región al borde del colapso.

DESCARGA: Documento enviado por el PAMI alertando sobre la maniobra de la industria.