Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 31/1/19
Regulaciones

#Regulaciones

Piden que la ANMAT incaute unos 5 millones de anteojos de sol "truchos"ADJUNTO

Regulaciones

BUENOS AIRES, enero 31: Luego que se confirmara que la agencia reguladora comenzará a controlar estos productos, dos cámaras de ópticos pidieron que se secuestren aquellos que se venden en la vía pública sin ninguna autorización.

#faltantes
Faltante de medicamentos: ahora apuntan a problemas con los oncológicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 12: Desde Santa Fe, la ministra de Salud provincial dijo que el gobierno nacional no envía los fondos para hacer frente a la compra de al menos dos tratamientos contra el cáncer. Los tratamientos llegan a través de un Banco de Drogas, que por el momento tienen retrasos en el giro de los fondos necesarios para su compra.
#cannabis
Se extiende a todo el país la posibilidad que farmacias gestionen cannabis medicinal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 9: El sistema que comenzó a implementarse en los mostradores bonaerenses podría extender a otras provincias, que ya se preparan para ser parte del circuito legal. La COFA se reunió con una entidad de pacientes para ver esta posibilidad.

A partir de este año, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) comenzará a controlar la calidad y legitimidad de los anteojos de sol, ante la posibilidad de daños a la salud visual por el uso de productos “truchos”. La venta callejera proliferó de manera notable en estos últimos años, y hoy los ópticos estiman que hay unos 5 millones de lentes que no están en condiciones de uso, pero que aparecen en puestos callejeros, ferias, y en esta época con los tradicionales vendedores de la costa atlántica. la cámara que agrupa a los productores legales reclamaron que la agencia reguladora comience a hacer uso de sus facultades, y quite de circulación estos productos, que pueden traer serios daños a la vista de quienes los utilizan.

La disposición 562 entregó facultades a la ANMAT para el control de la producción y venta de los anteojos de sol. A partir de esto, quienes fabriquen o vendan lentes deberán presentar ante el organismo los niveles de calidad mínima con que fabrican sus productos. Los anteojos de sol sirven para que uno pueda ver bien a pesar de los rayos fulminantes que provoca un sol como es el del verano. El problema es que si no tiene los filtros necesarios son sólo vidrios negros que no hacen más que exponer la sensibilidad del ojo abierto hacia el sol. El espectro visible está entre 400 nm y 700 nm, estando por debajo de 400 nm los temidos rayos ultra violeta: UVA, UVB y UVC. Son los rayos más peligrosos para la piel y los ojos. Algunos lentes de sol solo protegen hasta los 380 nm, sin embargo la última generación de lentes aseguran la protección hasta los 400 nm. Sin lentes uno tiende a cerrar los ojos y los párpados funcionan de capa protectora. Con lentes sin protección el ojo está a disposición de los rayos UV para que puedan entrar a dañarlos sin restricción.

Por eso es que, a pesar de que el precio sea mayor, desde la Cámara Argentina de Industrias Ópticas y Afines (CADIOA) y la Cámara Argentina de ópticas (CADEO) buscan concientizar a la población de la importancia de no acceder a la compra callejera de lentes de sol. En este marco, la ex presidente de la Cámara Argentina de ópticas (CADEO), empresaria y secretaria de Producción de Ituzaingó, Sandra Rey, afirmó que “se venden anualmente 5 millones de anteojos truchos, provenientes del contrabando, que se consiguen al por mayor a un precio promedio de 30 pesos y se comercializan en la calle a precios que rondan desde los 100 a los 200 pesos”. La funcionaria alertó sobre la peligrosidad de comprarlas sin ningún tipo de filtro solar. "Usar anteojos de sol que tengan una protección de 400 contra los rayos UV es equivalente a llevar protector solar para la piel filtro 50”. Por eso, las entidades pidieron a la ANMAT que secuestre esos 5 millones de productos ilegales.

Lo que el organismo debe revisar es si los anteojos registrados cumplen con la verdadera protección contra los rayos UV que deben tener los anteojos de sol ya que muchos de los lentes truchos tienen el sticker de “filtro UV” aunque no sea verdad que cuenten con esa protección. De esta manera un anteojo oscuro supuestamente protector termina generando el efecto contrario: potenciando el riesgo de que la córnea, el cristalino y la retina sufran daños graves Los peligros para la salud que trae la compra de estos lentes pueden variar desde la irritación, picazón, conjuntivitis y hasta tumores malignos en los ojos.