Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/1/19
Opinión

#Opinión

Tendencia: hoy se come más para anestesiar emociones que para alimentarse

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, enero 30: La nutricionista Cecilia Sánchez analiza en esta columna de opinión publicada por la agencia de noticias Télam la relación entre comida y emociones, y recuerda que “los que comemos no solo afecta a cómo nos sentimos, sino que cómo nos sentimos también afecta a nuestra forma de comer”.

#AccesoalosMedicamentos
En Chile, aumentan los tratamientos que no pueden faltar en farmacias
ADJUNTO
SANTIAGO, noviembre 15: Se trata de una actualización del llamado Petitorio Nacional Farmacéutico, que es un listado de medicamentos esenciales que no pueden faltar en todos los mostradores.
#Opinión
Concientización sobre el Uso de los Antibióticos: ¡las bacterias se resisten!
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 19: En el marco de la Semana Mundial, que se conmemora del 18 al 24 de noviembre, Osvaldo F. Teglia, profesor adjunto de la materia Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, destacó la importancia de la utilización adecuada de los antibióticos para evitar resistencias.

En la actualidad es cada vez menor el tiempo que le dedicamos a elegir y preparar los alimentos. Además, el estrés y el ritmo de vida acelerado nos llevan a comer de forma rápida e inconsciente, con el piloto automático puesto, disfrutando cada vez menos de la comida y al mismo tiempo ingiriendo más.

No hay duda que las emociones y el estado de ánimo influyen en la elección de lo que ingerimos. Comer, en la mayoría de los casos, genera una sensación de bienestar y la comida se convierte en el refugio más fácil y accesible. A veces ésta elección es consciente y se piensa "hoy tuve un mal día y me merezco algo dulce"; en cambio otras puede ser una elección inconsciente, lo que nos hace entrar en un espiral negativo de dependencia hacia algunos alimentos.

Esta oscilación emocional es lo que impide muchas veces seguir una alimentación saludable, una tendencia a descuidarnos o castigarnos. Es por eso que aprender a detectar esas emociones al igual que reconocer cuando comemos por ansiedad, costumbre, aburrimiento, tristeza, o incluso alegría o placer; y cuando verdaderamente lo hacemos por "hambre real", es fundamental.

Hoy se come más para "anestesiar" emociones que para alimentarnos. La comida en muchas ocasiones, es la manera de "tapar" o intentar "digerir" sentimientos, por no poder manejarlas de otra manera. Incluso, muchas veces las personas no tienen "hambre real" y solo comen para calmar su angustia, que puede durar un corto periodo de tiempo, y después reaparece la angustia sumado a la culpa por haber comido de más; y así se genera un círculo vicioso de nunca acabar. Por eso el hecho de aceptar como nos sentimos, de "hacer las paces" con nuestras emociones, ayudará a mantener una relación de confianza y tranquilidad con la comida en lugar de buscar anestesiarlas.

El mindfulness o atención plena es una práctica que tiene como objetivo la autorregulación de mantenerse en el momento presente en el aquí y ahora. Prestar atención tanto a mis pensamientos como a mis emociones y a mi entorno manteniendo una actitud abierta, sin juzgar y aceptando las cosas tal como las percibo. Esto es lo que brinda el mindfulness, la capacidad de introducir cambios, en lugar de permanecer atascados en la misma situación.

Mindfoodness o alimentación consciente. Además de comer alimentos nutritivos es importante ser consciente de la forma en la que comemos, ya que la idea es disfrutar y establecer una conexión armónica con la comida evitando las consecuencias de los excesos (sobrepeso, obesidad, enfermedades) o comportamientos nocivos como los atracones. Aprender a respetar las señales internas, tanto físicas como mentales nos ayudará a desarrollar la capacidad de ajustar, en la medida que se pueda, lo que comemos a las necesidades del cuerpo sin dejar de lado los momentos placenteros vinculados a alimentación. "Para mí es impresionante el hecho de que podamos estar completamente preocupados por la apariencia de nuestro propio cuerpo, y al mismo tiempo, estemos completamente desconectados de él" (Jon Kabat-Zinn).