Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 29/1/19
Nuevosfármacos

#Nuevosfármacos

Nuevo reclamo para que el medicamento contra la atrofia muscular espinal se cubra en el paísADJUNTO

Nuevosfármacos

BUENOS AIRES, enero 29: Familiares de niños con este severo mal insisten que la seguridad social o el Estado permitan que la compra del tratamiento Spinraza, con buenos resultados en esta patología, pero con un precio que hace imposible su adquisición.

#FarmaciadelFuturo
Farmacias de San Juan utilizan dos robots para dispensar medicamentos de manera automática
ADJUNTO
SAN JUAN, agosto 19: Dos locales de esa provincia ya utilizan un dispositivo que entrega en segundos los tratamientos que previamente se dispensan en el mostrador. Este tipo de aparatos ya se usan en varios países, y comienzan a llegar a la Argentina.
#SaludenCrisis
Piden nuevas medidas para garantizar acceso a medicamentos y otros insumos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 20: En plena crisis, los laboratorios de análisis clínicos piden ser exceptuados del IVA para poder reponer insumos y reactivos, y así garantizar la atención. Desde las farmacias, dicen que está garantizada la dispensa de los tratamientos, pese a la brutal devaluación.

Durante el 2018, varias familias le reclamaron al entonces Ministerio de Salud nacional que se autorice la llegada al país del medicamento Spinraza, un tratamiento de última generación con buenos resultados para tratar la atrofia muscular espinal (AME), una rara enfermedad pediátrica que afecta a unos 400 niños en la Argentina. El reclamo no sólo es para lograr el visto bueno para el ingreso, sino fundamentalmente para que el valor del tratamiento sea cubierto por la seguridad social y el Estado, ya que el valor del fármaco lo vuelve prohibitivo. Según las familias, el costo del mismo ronda los 125 mil dólares, lo que hace imposible su acceso. Esta semana, se renovaron los pedidos, ya que la evidencia científica avanza en la eficacia del tratamiento. Por el momento, el camino del amparo judicial es el único que tienen los padres de niños afectados con AME, en momentos que el gobierno nacional busca limitar la cobertura de tratamientos experimentales.

Spinraza es el nombre comercial del medicamento nusinersen, que desde el 2016 está autorizado por la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, según sus siglas en inglés). Por los buenos resultados certificados por esta agencia, cada vez más pacientes son tratados con el fármaco. En el país, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) todavía no dio el visto bueno para su uso en el país, pero mediante distintos mecanismo ya hubo familias que lograron acceder al tratamiento. En la Argentina hay 400 niños que sufren esa severa patología que afecta progresivamente a los músculos.

La familia Cabada cambió su vida tras un fallo judicial que autorizó la cobertura de la droga. Pero el proceso en la Justicia es largo y fueron muy pocos los pacientes que en Argentina lograron tratarse hasta ahora. Cada paciente debe recibir cuatro inyecciones de Spinraza dentro de la columna vertebral, distribuidas a lo largo del primer año. Pero el precio es prohibitivo: en su cuenta de Twitter, el especialista en medicina crítica Alejandro Risso Vázquez, señaló (antes de la última devaluación del peso) que el costo anual del tratamiento llega a 6.660.240 de pesos, lo que excede el monto que destina el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación para financiar todos los programas de vacunación.

Ante este pedido, ANMAT sólo autoriza el ingreso de drogas no comercializadas a través de un formulario bajo lo que se conoce como “uso compasivo”, pero no interviene en las coberturas de las obras sociales ni en los trámites de adquisición del producto en el exterior. En un informe publicado en diciembre del 2016, la ANMAT hizo un detallado informe sobre el medicamento, a partir del caso de un niño de siete meses afectado con AME. De allí se desprenden como recomendaciones que Spinraza “constituye un tratamiento experimental, destinado al uso compasivo, exclusivamente a los pocos pacientes con AME tipo 1, 2 ó 3. Debe controlarse su efectividad durante el tratamiento y la aparición de efectos adversos inmediatos y de largo plazo, antes de decidir una nueva aplicación. No se encontró ningún agente terapéutico aprobado en n las agencias más importantes, para el tratamiento de esta enfermedad”. En ese sentido, según una nota de la agencia CyTA, el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, indicó que la situación representa un dilema ético. Recalcó que es preciso contemplar la problemática de niños enfermos y a su vez “definir cuáles son las condiciones en las cuales el tratamiento ha demostrado ser efectivo” para asegurar que se destinen fondos a terapias eficaces.

Desde el punto de vista estrictamente médico, los resultados son alentadores. En febrero de 2018, el equipo liderado por el médico Eugenio Mercuri de la Universidad Católica de Roma publicó un trabajo en “The New England Journal of Medicine” que revela que existe una mejora significativa en la función motora de chicos con AME de inicio tardío tratados con el fármaco. El estudio fue patrocinado por las compañías Biogen e Ionis Pharmaceuticals, responsables de la molécula.