Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/1/19
Vacunas

#Vacunas

Por la caída en la vacunación, no cede el brote de sarampión en Nueva YorkADJUNTO

Vacunas

BUENOS AIRES, enero 24: En la “gran manzana”, la enfermedad volvió con fuerza, y ya se confirmaron unos 200 casos, la cantidad más grande en los últimos 30 años. El foco está dado en la comunidad de judíos ortodoxos, que rechazan la vacunación.

#EnfermedadesRespiratorias
Pese a las tareas preventivas, se mantiene en alza la cantidad de casos de tos convulsa
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 20: Según los datos del Boletín Integrado de Vigilancia Epidemiológica, el aumento de los casos de la enfermedad de coqueluche sigue vigente en todo el país, por lo que recomiendan que se complete el esquema de vacunación de los niños.
#Opinión
El miedo a la vacunación ha ocasionado graves daños a nivel mundial
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 15: La abogada especializada en temas de salud Carla Mitelman remarca en esta columna de opinión que los movimientos “anti vacunas” constituyen “una grave amenaza para la sociedad”, y resalta la nueva ley en Argentina que persigue el cumplimiento efectivo de la aplicación de las vacunas obligatorias.

Hay cerca de 200 casos confirmados hasta este momento por las autoridades sanitarias de Estados Unidos, en especial en el condado de Rockland y en la “gran manzana”, como suele llamarse a Nueva York, siempre entre los vecindarios de judíos ultraortodoxos, en especial en los barrios de Williamsburg y, sobre todo, en Borough Park. Sólo en estos dos territorios de Brooklyn se contabilizaron 58 casos confirmados hace una semana. Una vez que han saltado las alarmas, los equipos médicos de emergencia han intentado de manera sistemática frenar la expansión.

En su tarea se topan, sin embargo, con el problema de la falta de cooperación y resistencia de estos ciudadanos cuando acuden a tratar de facilitarles el suero. Una y otra vez van a sus zonas de residencia y se niegan a abrirles las puertas por su oposición a las vacunas. Aun siendo un grupo tan hermético, en este asunto se han ligado al movimiento global en oposición al preparado biológico que protege contra el sarampión, por la suposición de que provoca autismo y otras enfermedades. Si bien los científicos han negado reiteradamente esa relación, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha difundido ese vínculo.

Aseguran los expertos que la propagación del sarampión se explica por los viajes que han realizado estos ultraortodoxos a determinadas áreas de Israel y de algunos países europeos. Allí visitan viviendas, escuelas y tiendas donde muchas personas están sin vacunar por su negativa.

El primero de los niños al que en la oleada reciente se le diagnosticó esta enfermad en Brooklyn no había recibido el suero y se contaminó en octubre, en un viaje al país de Oriente Próximo. Esta misma circunstancia se ha ratificado en otros menores que realizaron idéntico trayecto. A partir de ahí, otros se han visto infectados en Brooklyn o en Rockland. El Departamento de Sanidad de la ciudad de los rascacielos emitió un comunicado de alerta. “Si tienes previsto viajar a Israel, protégete a ti y a tu familia contra el sarampión y vacúnate”.

Sin cooperación, la prevención se hace una cuestión imposible, advierten los expertos. En el rechazo de los judíos ortodoxos a las vacunas, más allá de las teorías conspirativas, se encuentra también una cuestión cultural relacionada con su credo y el estilo de vida que se desprende. Según el profesor Samuel Heilman, del Queens College, que ha estudiado a esta comunidad, sus integrantes tienen miedo a un ainterferencia desde el exterior, lo que enraíza con sus orígenes, en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.