Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 21/1/19
Regulaciones

#Regulaciones

La ANMAT comenzará a controlar la calidad y seguridad de los anteojos de sol

ADJUNTO
Regulaciones

BUENOS AIRES, enero 21: La agencia reguladora creará un registro para que los fabricantes nacionales e internacionales se anoten. Busca evitar el filtrado de la radiación solar peligrosa.

#NuevosTratamientos
Llega al país un medicamento que combina inmunoterapia para tratar el cáncer de riñón
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 15: La ANMAT aprobó el uso en el país la combinación de drogas avelumab y el antiangiogénico axitinib, para cuando el tumor se encuentra en estado avanzado.
#SaludPrivada
Para el dueño de Swiss Medical, las prepagas deben aumentar otra vez en 2019
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Según Claudio Belocopitt, las cuotas de la medicina deberían subir un 10 o 12 por ciento antes del cierre del año, más allá de los aumentos ya formalizados. Afirman que sus costos están dolarizados y quedaron muy lejos de la inflación.

Los fabricantes nacionales e importadores de anteojos de sol deberán inscribirse desde esta semana ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), y deberán además presentar ante ese organismo los niveles de calidad mínima con que fabrican sus productos, según establece la disposición 562 publicada en el Boletín oficial. De ahora en más los anteojos para sol que no cuenten con la debida inscripción en la agencia reguladora deberán ser retirados de la comercialización y podrán ser individualizados perfectamente por los compradores.

El presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica y Afines (CADIOA), Norberto Fermani, sostuvo que la norma “reglamenta la calidad mínima que deben contar los anteojos para sol. Se trata de una herramienta fundamental para poder construir un mercado sólido, garantizando calidad e información a los consumidores: Así como debemos proteger nuestra piel ante los rayos del sol debemos cuidar nuestros ojos”. Puntualizó que la medida “garantiza la competencia legal y permitirá la incorporación de mano de obra de calidad tanto en los procesos productivos como en los procesos comerciales”.

Para el directivo, existe mucha desinformación por parte de los consumidores. Y no es algo menor. Los datos de CADIOA indican que cada año se comercializan en Argentina unos 4 millones de anteojos, “muchos no podrían venderse legalmente en ningún país desarrollado. Es más, muchas veces llegan a los puestos de ventas callejeros, y también a muchos comercios, partidas de anteojos que fueron rechazadas en su país de origen tras detectarse que no cumplían con el correcto filtrado de la radiación solar peligrosa”. El cumplimiento estricto de la categoría de filtro solar, que debería ser sugerida por un oftalmólogo tras una consulta, no es un problema estético.

La finalidad de los anteojos oscuros es filtrar la radiación dañina –desde los rayos ultravioletas hasta los infrarrojos– para que no lleguen al ojo”, explicó el oftalmólogo Ernesto Ferrer, ex presidente del Consejo Argentino de Oftalmología. “Y si los anteojos oscuros no proporcionan el filtro adecuado para detener la radiación ultravioleta, pueden generarse lesiones en los tejidos conjuntivos. Además, al ser oscuros pero no filtrar los rayos UV, facilitan que la pupila tenga una mayor dilatación sin que esté protegida (por la falta de filtros). De esta manera un anteojo oscuro supuestamente protector termina generando el efecto contrario: potenciando el riesgo de que la córnea, el cristalino y la retina sufran daños graves”. Esto puede abrir el camino a patologías como queratitis, blefaritis o cataratas por irritación. Para Ferrer, mucha gente compra estos lentes en kioskos, supermercados o en la calle, “simplemente porque salen más baratos. Sin embargo, luego sufren un problema de salud que termina siendo mucho más caro